Tragedia de trabajadores de Aguas (Aguas de Barcelona) FUERON MUERTES PREVISIBLES

La trágica muerte de dos humildes trabajadores del contratista de Aguas de Cartagena Consorcio San Francisco (Robinson Antonio y Donny Pérez Pérez, de 24 y 21 años), y de un miembro de la comunidad de San Francisco (el fotógrafo Luis Vega Sabayé) acaecida a las 10:30 de la mañana del 15 de agosto, ya había sido advertido por dirigentes comunales de los barrios La María, San Francisco y La Esperanza de Cartagena de Indias Colombia, y Vox Populi Corporación, entidad sin ánimo de lucro para la promoción y defensa de los derechos humanos que coadyuvó 30 tutelas para la protección a la vida y a la vivienda digna de los afectados de esos barrios.

La instalación del colector San Francisco – María Auxiliadora dejó una estela de muertes, ruinas y desdichas para centenares de familias que no solo vieron cómo sus viviendas quedaron vueltas añicos sino también cómo las calles quedaron destruidas, sin cunetas y sin bordillos, los manjoles vueltos trampas mortales, muy a pesar de que los obligaba el diseño del Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado a cumplir la reparación de daños a terceros y derechos colectivos y atender las medidas de seguridad correspondiente.

Aclaramos que no es cierto, como lo dice Aguas de Cartagena, que los trabajadores del Consorcio contaban con las medidas de protección que el alto riesgo le demandaba, por ejemplo, no tenían máscaras especiales antigas, guantes, arnés, correa de seguridad, motobomba en buenas condiciones, ni tampoco un plan de contingencia. José Miguel González, vecino del lugar y que fue una de las personas que socorrió a las víctimas fatales, dijo:

“Uno de los trabajadores de Aguas de Cartagena se introdujo en el fondo de la cámara sin nada solamente con una escobilla para impermeabilizarla. A los 10 minutos comenzó a convulsionar. El otro trabajador, que era su hermano, bajó de inmediato, pero también corrió con la misma suerte. Al ver esta situación yo iba a meterme en el manjol, pero el fotógrafo me dijo que él mejor lo hacía. Cuando tenía agarrado a uno de los trabajadores, el fotógrafo comenzó a convulsionar, y fue cuando cayeron al fondo de la cámara. El agua solo le llegaba a los talones. Ellos murieron por asfixia. (Presuntamente inhalaron gases tóxicos). Yo que estaba asomado al manjol ya estaba mareado. Encontraron la muerte ganándose $12 mil el día. ”

Una tragedia advertida

Es necesario indicar que la apoderada de los tutelantes, Ruby Beleño Suárez, manifestó que esta tragedia puso al descubierto el peligro tantas veces advertido ante las autoridades públicas y jurisdiccionales. Pero también es el resultado de la omisión y posición renuente de Aguas de Cartagena de cumplir con los 25 fallos de tutelas para la protección de los derechos a la vida y a la vivienda digna de las familias propietarias de las viviendas destruidas por esa entidad. Esta situación le acarrea responsabilidad civil al Distrito, Aguas de Cartagena y al Consorcio San Francisco en la ejecución del Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado.

En el inicio de la acción administrativa contra el Distrito se le advirtió el 7 de junio de 2005 al alcalde de Cartagena, Alberto Barbosa Senior, textualmente lo siguiente: “Cualquier tragedia que suceda, esperamos que no ocurra, será bajo la responsabilidad inmediata de la administración Distrital en su papel de garante y de contratante, y de Aguas de Cartagena como contratista del Consorcio San Francisco.” Hasta ahora la administración distrital ha brillado por su silencio. Por esta razón requerimos urgentemente que el primer mandatario de la ciudad se pronuncie públicamente sobre esta situación.

Aguas de Cartagena no solo ha violado los derechos fundamentales reseñados, y por lo cual ha sido condenada en 25 oportunidades por jueces de la república, sino que también los derechos colectivos a un buen medio ambiente y al saneamiento ambiental. Aguas de Cartagena hizo fraude a resolución judicial de medidas provisionales de varios jueces que paralizaron las obras para evitar un perjuicio irremediable, por ejemplo, la pérdida de vidas humanas o el deterioro de las condiciones de vida de los habitantes.

Hoy, tres humildes familias residentes en Cartagena de Indias, lloran a sus muertos. Fueron muertes que Aguas de Cartagena y su contratista Consorcio San Francisco pudieron prevenir, cuyos representantes legales son JHON MONTOYA CAÑAS Y YAMILE SABAGH, respectivamente.

FIN DEL COMUNICADO

Oficina de Prensa, Cartagena de Indias, 17 de Agosto 2005
CORPORACIÓN VOX POPULI
Edison Lucio Torres
Móvil 315 7331243 – 310 6267101
Director Ejecutivo
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.