JUICIO MORAL POR LA DEMOCRACIA EN CARTAGENA

Proyecto Heroico
JUICIO MORAL POR LA DEMOCRACIA LOCAL
– Foro Ciudadano –
Cartagena de Indias, 13 de Octubre de 2005
(Este es un segundo borrador)

Lo que nos mata es la indiferencia de las gentes que nos consideramos buenas, y no solo las acciones de los malos, puesto que algunas veces la legaña de Uno es más grande que la del vecino descarriado.

A un año de haberse realizado el foro Una Salida a la Crisis, hemos llamado la atención nacional y la búsqueda de salidas ciertas a la inviabilidad política y social de la ciudad heroica que en este mismo período se ha profundizado. Gracias a la falta de gobernabilidad y a la captura del capital perverso de los procesos electorales, Cartagena y Bolívar está en la mera postración. Sus administraciones públicas se han rajado en las calificaciones del pacto de transparencia.

¿Podemos seguir siendo esclavos y serviles criados del poder tradicional y de la perversidad de jefes políticos y financistas electorales? ¿Podemos seguir vendiendo el voto al mejor postor como si fuera una vil mercancía? O ¿podemos romper esta cadena de ignominia desde nuestro cambio de actitud personal frente a la gran tragedia que soporta Cartagena? El voto es un pasaporte a la desdicha o a la alegría y esperanza de un pueblo, depende del sentido de pertenencia de cada uno de nosotros.

Después del primer foro se ha acrecentado el descontento ciudadano contra sus dirigentes políticos y económicos, pero especialmente contra el capital perverso que presuntamente se apoderó de campañas electorales y, por ende, del aparato público. La democracia local es una mera caricatura basada en una nefasta y burda transacción comercial. Ese foro significó la propuesta de un Proyecto Heroico que ahora lanzamos a todos los vientos para que el pueblo cartagenero lo asuma desde lo público como desde lo privado.

Si uno no cambia, no cambia la ciudad

Ese aire de cambio se ha dejado traslucir en foros ciudadanos, encuentros y desencuentros, en informaciones de prensa y en toda clase de participación ciudadana en los barrios de Cartagena y en la mayoría de los municipios de Bolívar. Por ejemplo, hay propuestas de solución para el problema de la salud, de la inequidad de género, entre otras, pero necesitan el apoyo ciudadano.

Ahora que se avecina una jornada electoral atípica para elegir nuevo alcalde o alcaldesa, es imprescindible realizar un juicio moral con altura desde la ciudadanía que tiene el poder de elegirlo, y de transformar a Cartagena en una ciudad viable en lo moral, social, político y económico. Esta coyuntura electoral es la oportunidad para crear una gobernancia basada en la transparencia, la participación y eficiencia de lo público con el apoyo decidido de la ciudadanía.

Indudablemente para que haya cambio sustancial de cualquier fenómeno, se debe partir de un diagnóstico real de la situación de la ciudad que se ha venido haciendo en los diferentes eventos públicos y académicos que ponen al descubierto las consecuencias nefastas de esta democracia perversa: la extrema pobreza del pueblo cartagenero.

La mayoría de veedores, líderes y liderezas sociales y comunitarios, dueños de medios de comunicación y periodistas, desafortunadamente han sido captados por la clase política y sus financistas que los han puesto al servicio de sus proyectos electorales corruptos. Los organismos de control institucional han sido pocos efectivos en el control y vigilancia. En tanto la justicia, que debe castigar a los corruptos, prevarica para dejar absueltos a los más conspicuos exponentes de la corrupción política local y departamental. Ningún pez gordo de la corrupción ha sido condenado por la justicia ordinaria o disciplinaria.

El valor del voto

Es paradójico: los empobrecidos de la ciudad le transfieren el poder a los de arriba para que los sigan engañando, empobreciendo y esclavizando. Un voto es un poder que tiene el ciudadano o la ciudadana para cambiar o para seguir como está. Un voto es un acto de fe, de dignidad humana y de poder ciudadano. El voto iguala al rico con el pobre, al negro con el blanco, al hombre con la mujer, porque el valor del voto es uno solo y no tiene precio. Pero cuando se vende o se compra el voto, se vende el poder y la dignidad, y de paso creamos el oscuro destino del empobrecimiento y el olvido. Los recursos que son para el desarrollo social de todos y de todas, sirven para enriquecer a políticos y financistas deshonestos y para perpetuarse en el poder. Es cierto, no solo los empobrecidos se venden; también lo hacen muchos concejales, ediles, parlamentarios, candidatos, periodistas y dueños de medios de comunicación. ¿De qué le ha servido al ciudadano pobre vender su voto?

Si el ciudadano o la ciudadana común y corriente no cambian, la ciudad no lo puede hacer. Es hora de actuar, es hora de cambiar. Tampoco podemos esperar que nuestros políticos y dirigentes empresariales lo hagan espontáneamente. Nuestros hijos e hijas necesitan una ciudad viable y justa. Y solamente nosotros podemos construirla con liderezas y líderes honestos y comprometidos realmente con el pueblo. De nosotros depende el cambio, no podemos esperar salvadores.

OBJETIVO GENERAL DEL FORO

Realizar un juicio moral contra la clase política, y financistas electorales partiendo desde una autocrítica de la sociedad civil que provoque un cambio de actitud y aptitud ciudadana en procura de construir una ciudad justa e incluyente.

Objetivos particulares

– Propiciar un cambio de actitud y aptitud ciudadana para iniciar un proceso de transición política hacia una gobernancia pública transparente y eficaz.
– Fortalecer la agenda política alternativa que se le propone al nuevo alcalde o alcaldesa de la ciudad.
– Iniciar una campaña de cultura ciudadana basada en la participación política de la comunidad.

Temario:
8:00 a.m. Inscripciones
8:45 a.m. Instalación: Transparencia Internacional

TRIBUNAL MORAL POR LA DEMOCRACIA LOCAL

9:00 a.m. 1. Juicio moral por la democracia local: La responsabilidad de la sociedad civil en la perversión de los procesos electorales.
Intervención de 10 minutos por sector social:

– Gremial: Compromiso de los empresarios con el cambio moral de la ciudad.
– Cámara de Comercio de Cartagena: ¿Cómo pensar una ciudad sin corrupción?
– Sindical: Compromiso del sindicalismo para el cambio moral de la ciudad.
– Comunal: Asociación Distrital de Juntas de Acción Comunal: Compromiso de los comuneros para no vender el empoderamiento social en la jornada electoral.
– Periodístico: ¿A quién le sirve los periodistas de Cartagena?

Preguntas del público

10:30 a.m. 2. Si no se sancionan, enjuician y condenan a los corruptos, no se superará la crisis de lo público en Cartagena y Bolívar.

Procurador General Dr. Edgardo Maya Villazón
Contralor General Dr. Hernández Gamarra.
Fiscal General Dr. Mario Iguarán.
Presidente del Consejo Superior de la Judicatura
Presidente de la Corte Constitucional

Preguntas del público

Compromisos

12:00 a.m. Refrigerio reforzado

¿HACIA DONDE VA LA CIUDAD?

12: 15 m. Experiencia de casos

– Alberto Barboza Senior, alcalde de Cartagena: 20 minutos.
– Guillermo Hoenigsberg, alcalde de Barranquilla: 20 minutos
– Lucho Garzón, alcalde de Bogotá: 20 minutos.

Preguntas del público

1:30 p.m. Compromiso del nuevo alcalde con la ciudad

Candidatos invitados. Intervención de 10 minutos:

2:30 p.m. Cierre

Convocan:
Ongs, organizaciones sociales, dirigentes cívicos y comunales, periodistas y ciudadanos/as de las tres localidades de Cartagena de Indias. Agenda Caribe
Organiza:
Secretaría Técnica del Foro Participativo: Vox Populi Corporación.
Conductor General:
Edison Lucio Torres, Comunicador Social – Periodista y Docente Universitario de Derechos Humanos. Contacto: 6565252. E-mail: editormoreno@yahoo.es
Dirección del blog: lucioysusnotas.blogspot.com Haga Sus comentarios y aportes.
Escuche:
Informaciones del Foro en Vox Populi 7:30 de la mañana, 820 en el dial AM.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.