EL CIRCO DE JAVIER CACERES CONTRA MARIAMULATA




Por Edison Lucio Torres

Todo comenzó con el rumor de una bomba y terminó en triquitraque .

Periodistas y microfoneros, expertos en chisme parroquial, regaron la bola: el senador Cáceres tiene una bomba que pondría de patitas en la calle a la alcaldesa de Cartagena, Judith Pinedo Flórez.

No era el proceso que cursa en el Consejo de Estado. Hoy, al leer La Verdad, me di cuenta de la clase de bomba: Tatiana Lucía Darisich, contratista de la Oficina de Protocolo de la Alcaldía Distrital de Cartagena de Indias, le habían pagado el 18 de diciembre de 2008 antes que se cumpliera el mes, y se había trasladado a los Estados Unidos junto con María José Zea, hija de la alcaldesa con Arturo Zea Solano.

¿Cuáles son las pruebas reinas del Todopoderoso senador, Rey de la Comisión Quinta del Senado? Contrato de prestación de servicio de Darisich, fotocopia de la planilla de pago, tiquetes, permiso de salida de la menor, fotos, entre otras pruebas menos relevantes.

El popular Chuzo debía terminar pidiéndole a la Procuraduría General la suspensión provisional de la alcaldesa, ya que podría interferir en el proceso de investigación. Igualmente presentaría una denuncia ante la Fiscalía General.

¿Las pruebas aportadas por el todopoderoso senador podrían ser cabeza de proceso para una investigación de carácter disciplinaria o penal contra la alcaldesa Pinedo? Enfáticamente digo que NO. Veamos las premisas:

1. Una orden de prestación de servicio (OPS) no es un contrato laboral y, por tanto no hay una relación de subordinación, no cumple horario y necesariamente no debe esperar hasta el último minuto del mes para que sea pagado, siempre y cuando se haya cumplido con el objeto del mismo. El Distrito le paga no un salario sino unos honorarios, cuya cantidad puede ser superior o inferior a los sueldos de los profesionales universitarios o especializados, según el caso. O sea, el hecho de que le hayan pagado el 18 de diciembre de 2008 no incurre necesariamente en una irregularidad.

2. La Señorita Darisich es libre de hacer de su dinero lo que le provoque: Irse de vacaciones a los Estados Unidos o quedarse en las playas de la Boquilla. Que haya viajado acompañando a María José Zea, tampoco hay una falta ni ética ni disciplinaria ni penal. Tengo entendido, porque así lo dijo la alcaldesa, que los tiquetes, la manutención y la estadía de María José los pagó la familia Zea. Es decir, que no se utilizaron dineros oficiales para gastárselo en el susodicho viaje.

Como vemos, no se cumple ninguna de las premisas para que sea abierta una investigación seria contra Mariamulata. Puedo intuir que todo obedece a una perversa campaña de propaganda sucia contra Judith Pinedo, porque el Todopoderoso tiene buenos asesores en lo penal, constitucional y laboral. ¿Será que avizoran buenos resultados para la alcaldesa en el proceso del Consejo de Estado?

Si se abre una investigación, estaría por creer que la justicia disciplinaria y penal no tuviese oficio y se dedicara a servir de eco a la inquina de un todopoderoso senador que tiene la palanca suficiente para que procesen periodistas, ciudadanos o veedores honestos que tienen la valentía de denunciarlo y ponerlo al descubierto por sus relaciones peligrosas con miembros del bajo mundo. Remember, Carlos Gutiérrez Cote, detenido en La Picota por concierto para delinquir y acusado de ser miembro de la Banda de los 40 unida al genocida Jorge 40. Remember, declaraciones de los paramilitares Juancho Dique y Zambrano, en Justicia y Paz.

Es extraño que la investigación por concierto para delinquir contra Javier Cáceres Leal, que realiza la Corte Suprema de Justicia, se haya estancado. Algunos le atribuyen como causa a la amistad que tiene con varios magistrados.

El senador es ducho en estos espectáculos. Lo curioso es que haya sido un triquitraque mojado. ¿O es el paroxismo de su propaganda sucia, en la cual es un experto?

Si quieren saber más del todopoderoso senador, favor hacer clic en mi blog:

http://lucioysusnotas.blogspot.com/2008/07/no-se-present-el-senador-cceres-y-el.html

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.