LAS REGIONES TAMBIEN CUENTAN

NOS CONOCEMOS PERO NO NOS RECONOCEMOS
Declaración política delegados/das independientes del PDA al II Congreso
(En construcción-borrador)
Delegados y delegadas independientes y de las regiones al II Congreso Nacional del PDA, solicitamos se incluya el tema regional en la Agenda, tomando en cuenta las 10 tesis que exponemos a continuación:

1. CRISIS POLITICA Y MORAL. Ahora que el Congreso y el Ejecutivo de Colombia se encuentran en una encrucijada moral y política que marca su crisis total, ahora que el pueblo comienza a abrir sus ojos frente al horror de la guerra, la pobreza y el olvido, es imperativo la construcción de una propuesta política desde las regiones, de abajo hacia arriba, de la periferia al Centro.
2. ESTADO CENTRALISTA Y AUTORITARIO. En los casi 200 años de vida republicana –desde Santander hasta Uribe- se ha impuesto en Colombia –en la sociedad y el Estado- una visión política y social centralista, discriminatoria y autoritaria, reduciendo las regiones del país a simples zonas de abastecimiento, de explotación de sus materias primas y recursos naturales. Al mismo tiempo se consolidó un proceso de exclusión territorial, una dependencia política férrea a las decisiones del Centro y un desconocimiento de la diversidad cultural y territorial regional.
3. TRIANGULO DE ORO OLIGARQUICO. En el presente siglo se ha consolidado un triángulo de desarrollo elitista que gira en torno a las oligarquías y plutocracias de Bogotá conjuntamente con las de Cali y Medellín, en reemplazo de la alianza interoligárquica de Bogotá-Cartagena del siglo XIX, cuyos beneficios solo han enriquecido a unas pocas familias en detrimento del bienestar de las inmensas mayorías. Los peores indicadores de desarrollo humano están en las regiones, especialmente en el sur, la pacífica y en la Costa Caribe. Todo esto produjo un estado de cosas inconstitucional, desde el punto de vista de los derechos humanos, que se manifiesta en violencia sistemática, desplazamiento forzado y corrupción política-administrativa.
4. PARTIDOS POLITICOS CENTRALISTAS. Los partidos políticos del régimen -incluidos los de nueva data, y nosotros no nos salvamos- en su práctica política han reproducido la visión centralista que excluye la región como realidad política, social y cultural, reflejo de esa visión tradicional occidental que niega la nación pluriétnica, multicultural, multiregional y diversa que es Colombia. Se desconoce que existen otras miradas e identidades que necesariamente no corresponden a los patrones históricos predominantes en los regímenes políticos y en la sociedad colombiana.
5. CONSTRUCCION DE UNA AGENDA REGIONAL. Si bien es cierto que la Constitución de 1991 descubrió que existían otros pueblos (indígenas, afro y mestizos), hemos sido incapaces de reconocernos en nuestra diversidad para la inclusión territorial. No solo basta que la Constitución y la ley abran las puertas de la regionalización (por ejemplo, la aprobación de la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial-LOOT) sino que también esté en la agenda de los círculos de poder político y económico, incluyendo a los partidos que en estos momentos nos encontramos en la oposición.
6. EL CARIBE CARECE DE REPRESENTACION. El Caribe Colombiano carece de representatividad real en la dirección y en la bancada del Polo. Tan patética es esta situación que el representante a la cámara Wilson Borja, siendo cartagenero, está en representación de Bogotá. El Caribe no cuenta –porque no existe- en el ideario de unidad ni en la agenda de un importante congreso del Polo como el que se va a realizar el próximo año. El Caribe y las otras regiones no existen si no está en la agenda política. El centralismo político se impone sobre las regiones.
7. SIN RECONOCIMIENTO PROPIO. ¿Es negligencia de las direcciones regionales que se presente este proceso de exclusión de la mirada regional en el Poolo? ¿En manos de quienes están? De acuerdo, somos tan responsables como la dirección central del Polo, crasa práctica tradicional de las organizaciones nacionales de la izquierda, reproductoras de esa visión centralista y autoritaria predominante en nuestra sociedad colombiana. Nos conocemos pero no nos reconocemos. Entre más cerca está nuestro hermano o hermana, más lejos está el reconocimiento.
8. NEGAR LO REGIONAL ES NEGAR EL DESARROLLO NACIONAL. La exclusión territorial es una negación no solo del territorio como algo físico –tierra, agua y aire- sino de la población, de su cultura, sus costumbres, su modo de ser, de su cosmovisión y de su identidad. Excluir un territorio es una de las peores exclusiones que en la contemporaneidad se puedan dar. Es una negación a su existencia como sujeto político y social, al desarrollo soco-económico y una condena al ostracismo espiritual y material.
9. EL POLO DEBE ABANDERAR LA AGENDA REGIONAL. El Polo ha sido inferior –la dirección central debería autocriticarse- ante el reto de la regionalización, habiendo sido su presidente honorario ORLANDO FALS BORDA, recientemente fallecido, su principal animador desde la academia y la política. El tema de la Región no existe para el Polo, salvo para captar los votos y referirse a la corrupción y al fenómeno paramilitar que se dan profusamente en las regiones. Desde el Centro imponen todo, y lo que es peor, nosotros nos lo dejamos imponer.
10. AUTONOMIA REGIONAL PARA UN NUEVO PAIS. No pedimos privilegios. Solo exigimos un derecho: el reconocimiento. Si un hombre caribe (¡qué paradoja!) como Rafael Núñez -cabeza de la alianza aristocrática santafereña y cartagenera- inauguró la imposición violenta del centralismo político con el gobierno de la Regeneración y el Orden en detrimento de las regiones, la democracia y el desarrollo, ¿por qué no desde éstas tierras podemos encontrar el sendero de la paz para construir un nuevo país basado en la autonomía regional? La Costa Caribe tiene una tradición de lucha por su identidad regional, el Polo asumirá este reto.

Nosotros y nosotras también estamos preparados para gobernar, romper paradigmas y encausar el destino de Colombia hacia la inclusión territorial, el desarrollo social, la democracia, la convivencia y la paz.

El único camino para alcanzar estos objetivos es la reconciliación. ¡Empecemos ya!
—————-

NOTA: si eres delegado o delegada, suscribe esta declaración. Tel: 311 6981190- Comentarios: editormoreno@hotmail.com
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.