PODRIA HABER EMPATE EN EL CASO DE MARIAMULATA

Por Edison Lucio Torres

¿Judith Pinedo Flórez, será confirmada como alcaldesa de Cartagena de Indias? Tal es la pregunta que suelen hacerme cada vez que salgo a la calle. Sinceramente, si de mi dependiera yo la confirmara en el cargo, y no porque lo haya hecho bien en 2008, sino porque no le podemos dar papaya a los que siempre han detentado el poder. ¿Pero esto lo ha entendido nuestra alcaldesa con su incapacidad de no escuchar?

Su suerte debe definirla la Sección Quinta del Consejo de Estado en segunda instancia. Puede haber noticias antes de que concluya el mes de enero o a principio de febrero en un sentido o en otro.

Una fuente de entero crédito, que anda en los recovecos del alto tribunal, me ha dicho que Mariamulata la tiene muy difícil. Al parecer, dos de los cuatro magistrados ya tienen una tesis que es coincidente con la de Javier Ortiz del Valle, el magistrado ponente del Tribunal Administrativo de Bolívar que falló en su contra considerando que su elección estuvo viciada de nulidad por inhabilidad. Si esta coincidencia contagia a otro magistrado, la Mariamulata se despediría del cargo una vez le sea confirmado el fallo. Pero si los otros dos tienen una tesis contraria, habría un empate. Entonces elegirían un conjuez para definir la situación. Se prolongaría su incertidumbre.

¿Por qué la tiene difícil? El Consejo de Estado no tiene un concepto de autoridad civil unánime. Incluso, el fallo (febrero 2008) sobre el cual se basa Ortiz del Valle no fue pacífico, y hubo un salvamento de voto. La piedra de toque que profundiza la contradicción estriba en que para algunos magistrados la autoridad que ejercen funcionarios públicos con capacidad de dirección puede influir en el electorado, como el caso de los defensores regionales del Pueblo.
Por el contrario, otros creen que se debe aplicar la norma de inhabilidad en forma restrictiva basada en el principio pro homine, es decir, que no restrinja los derechos fundamentales de la implicada. Esto confirma lo que siempre he dicho: las cosas están 50/50.

Por tanto, no nos sorprendería que la suerte de Pinedo Flórez estuviese en manos de un conjuez, como está sucediendo con el alcalde de Magangué Anuar Arana Gechen donde Dolly Pedraza de Arenas será su jueza definitiva. Al final un conjuez definiría el problema, reemplazando al colegiado, que entre otras cosas ha estado nublado por una serie de denuncias sobre presuntos sobornos, lo cual sería materia de investigación. Así el Consejo de Estado, para evitar suspicacias, se lavaría las manos como Poncio Pilatos.

La Sección Quinta tiene varios casos en sus manos. El más problemático es el de Judith Pinedo, porque una sentencia confirmando o revocando el fallo de primera instancia definiría una jurisprudencia del Consejo de Estado.
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.