LA NIÑA BONITA DEL POLO




¿Quién podrá salvar la unidad del polo?


Por Edison Lucio Torres

Lista 10 del Polo Caribe



El Segundo Congreso del Polo Democrático Alternativo puede resolver las contradicciones políticas internas del partido y construir una salida de esperanza para 44 millones de colombianos y colombianas que soportan las consecuencias de la encrucijada política y social del régimen actual.



O también el Congreso puede construir una unidad basada en el aplastamiento de la minoría o la creación de acuerdos intergrupos que rayarían en componendas electoreras. La contradicción fundamental estriba en las alianzas, tiempo y modo. ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Con quién? ¿Para qué?



El sector que lideran los senadores Iván Moreno y Hernando Dussán, calificados por algunos como Los pragmáticos, se han convertido como la niña bonita del baile. El senador Gustavo Petro la sacó a bailar primero, y cuando se reunió con César Gaviria, el expresidente Samper le picó el ojo, se separó y la niña bonita no tuvo empache de irse a bailar con Jorge Robledo y expresar todo su respaldo a Carlos Gaviria.



Carlos Marx lo dijo: Si los de arriba tocan el violín ¿por qué no es de esperar que los de abajo bailen?” Y en efecto, eso es lo que han hecho los de arriba: tocar el violín para ponernos a nosotros a bailar con la niña bonita y coquetona que se puede ir para cualquier regazo siempre y cuando le satisfagan sus apetencias pragmáticas.



Los ideales de Petro y compañía están más cerca de la izquierda tradicional del Polo que de Los pragmáticos. Y más de los sectores independientes. Nadie lo duda. Petro se equivocó de camino. Primero debió buscar conglomerar los sectores independientes dispersos y elaborar conjuntamente una propuesta.

Pero por razones de la real política, hoy Los pragmáticos están más cerca de la izquierda ortodoxa que puede dejar en minoría lo que hubiese sido la mayoría del Partido.



De allí parte la jugada audaz de Gustavo Petro cuando renunció al Comité Ejecutivo. Fue una salida peligrosa, por no decir suicida, para la unidad del Polo. Atacó a Carlos Gaviria Díaz de un oportunismo que no era de éste sino de la ortodoxia del Polo liderada por el senador Jorge Robledo. Gaviria Díaz, quien es poco ducho de la intríngulis política, contraatacó y dijo: “Decían no tengo garantías, cuando en realidad lo que deberían decir es no tengo mayorías.”



Sepan una cosa, el senador Gustavo Petro tiene razón en cuanto a la necesidad de pensar en una alianza interpartidista para enfrentar los retos de la encrucijada política y ser opción de gobierno. Pero esa alianza solo debe concretarse una vez concluya la primera vuelta presidencial, cuando ya el Polo haya demostrado su crecimiento y fortalecimiento cualitativo y cuantitativo superior al Partido Liberal y a cualquier otro movimiento de oposición. Renunciar a esa posibilidad podría ser un suicidio político o entregarle un cheque en blanco al Partido Liberal o a la disidencia uribista antes de tiempo.



Los sectores independientes debemos asumir un compromiso real con la unidad del Polo, y proponer una salida a esta encrucijada interna con base en la siguiente propuesta:

1. Construir una alianza interpartidista con base en los resultados de la primera vuelta presidencial para enfrentar al candidato del régimen. Esta alianza debe partir de puntos mínimos que incluya el fortalecimiento del Estado Social de Derecho y un gobierno de transición –concebido desde las regiones- separados de la mafia y de la voracidad del mercado.

2. Convocar a una consulta abierta para escoger nuestro candidato presidencial en marzo de 2010 y construir un partido fuerte y democrático. Esto permitirá modernizar el partido y despertar el sentido de pertenencia partidario y el afianzamiento de nuestras figuras públicas.

3. Escoger una presidencia colegiada con un sistema de vocería que permita la rotación democrática y refleje la visión diversa del partido. Así evitaremos el mayoritarismo y el falso hegemonismo que le ha causado mucho daño a la izquierda y al Polo.



El Segundo Congreso del Polo no solo puede salvarnos de una división interna sino de un fracaso electoral y político, que sería un fracaso para los 44 millones de colombianos y colombianas que esperan una salida esperanzadora para el 2010.

Que nuestros procelosos dirigentes nacionales sean iluminados por la gracia de la sabiduría y de las divinidades ancestrales de la Madre Tierra.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.