LA PIRAMIDE INVERTIDA


LA REVOLUCION DE LA ESPERANZA

Reproducimos el discurso de Edison Lucio Torres* –miembro de la dirección nacional del Polo y precandidato a la Presidencia pronunciado en la Comisión Política. Si estás de acuerdo con estas nuevas ideas para transformar el Polo y el país, ¡únete ya! El Polo es más que Petro, Garzón o Gaviria. Es tiempo de renovar el liderazgo.

¿Quién dijo que todo está perdido? El 7 de agosto de 2010, Colombia tendrá un gobierno dirigido por el Polo Democrático Alternativo. ¿Es posible? ¡Claro que es posible! Repito, ¿es posible? ¡Sí es posible! Hay que tener fe y esperanza.

El sueño empieza ahora. La esperanza es la transformación individual y colectiva de Colombia. Esta encrucijada económica, social y política, que se profundizará en los próximos días, tiene una solución: la Paz Democrática y un gobierno que reviva la esperanza de los colombianos/as.

La pirámide del actual gobierno –que produce riquezas a unos pocos- hay que invertirla. Si en la era Republicana –desde Santander a Uribe- unos pocos han gobernado a las inmensas mayorías para enriquecerse extremadamente hasta reventarse, en el marco de esta crisis que no solo es económica sino humanitaria, se hace necesario un gobierno democrático de transición. Este es el gobierno de la Paz Democrática que proponemos desde estos momentos.

Es un gobierno de las mayorías para que la riqueza nacional se ponga al servicio de la calidad de vida de todos y todas sin distinción alguna.

Colombia, país dependiente del capitalismo especulativo, verá profundizada su crisis social y moral en los próximos días: más empobrecimiento, y más violencia y escándalos del alto gobierno que nos rige. Todos los caminos conducen a una Paz Democrática o a la barbarie.

LA PAZ DEMOCRATICA

Primero quiero decirle lo que no es la Paz Democrática. No es una paz dolorosa, porque no está basada en el triunfo de la muerte y de la tortura, mientras predica una falsa seguridad. Tampoco se basará en resultados –y menos en falsos positivos- de la guerra que desmoraliza a nuestras Fuerzas Públicas. No dividirá a Colombia entre amigos y enemigos. Su presupuesto no será para matar al enemigo sino para reconciliarnos. No habrá más impuestos para la guerra. Ni la paz se alzará sobre los cadáveres de la guerra, especialmente de los inocentes.

Entonces, ¿Qué es la Paz Democrática? Es un proceso de cambio político, social, económico y cultural. Es una paz incluyente que nos dará seguridad a empresarios y trabajadores, al rico y al pobre, a las regiones y al centro. Es una paz reconciliadora porque reconoceremos al Otro –aunque sea nuestro adversario- como a un hermano o hermana. Si está descarriado, le daremos una mano fuerte pero piadosa.

La Paz Democrática será el triunfo de la vida sobre la muerte. Colombia será un país próspero y lleno de oportunidades, incluso para el más humilde y analfabeta. Crecerá sosteniblemente la economía porque el dinero se invertirá en grandes obras públicas para la superación de la pobreza extrema y enfrentar la crisis financiera y económica. Esto activará la potencialidad individual y colectiva de la sociedad colombiana.

La Paz Democrática derrotará al terrorismo sin terrorismo. Nuestras Fuerzas Militares –y las armas que son monopolio del Estado- se pondrán al servicio de la vida sabiendo que su causa es justa y su moral aumentará para garantizar un triunfo total y seguro. Ninguna guerra que trata de perpetuar iniquidades puede ser victoriosa aunque destruya al supuesto enemigo.

La Paz Democrática tendrá una administración de justicia autónoma, robusta y libre de corrupción y de la mafia. Garantizará la seguridad jurídica basada en la equidad y la seguridad ciudadana para combatir la impunidad. Como la paz es un derecho y un deber fundamental, habrá despeje jurídico para que los secuestrados y guerrilleros regresen a casa en el marco de un gran acuerdo de reconciliación nacional y social que será una fiesta nacional por la vida.

La Paz Democrática significa también reencontrarnos con nuestros países hermanos, Ecuador, Venezuela, Brasil, y Perú. Las fronteras no serán escenarios de confrontación sino de encuentros para el desarrollo bilateral. Respetaremos el camino que ellos elijan, pero también exigiremos que nos respeten. En política exterior, firmaremos tratados comerciales bajo el principio de equidad, incluso con Estados Unidos, inspirados en los derechos humanos y la libre determinación de los pueblos.

La Paz Democrática será gozosa. Viable y sostenible. Gozosa, porque nos la gozaremos como si fuera el carnaval de Barranquilla. Viable, porque nuestra historia republicana nos ha demostrado que no hay otro camino. Sostenible, porque sin desarrollo a escala humana no podrá haber paz permanente y el futuro de Colombia sería de barbarie. Los recursos naturales se explotarán pensando en las generaciones futuras, en el bienestar colectivo y en el respeto de los territorios ancestrales.

LA PIRAMIDE INVERTIDA

Como las pirámides, nuestra propuesta de gobierno tiene tres aristas que será la revolución de la esperanza para construir una COLOMBIA PROSPERA, UNITARIA, DIVERSA Y REGIONAL. Este es el gobierno de las tres C:

Primer Cambio. Transformaremos el patrón del mercado nacional. El mercado colombiano no girará exclusivamente hacia un club de extremadamente ricos nacionales e internacionales que reciben el 87% de los ingresos. El mercado girará en torno a las necesidades del consumidor/a. La producción y el consumo estarán al servicio del ser humano, y no lo contrario como sucede ahora. Los consumidores participaremos en la producción para que consumo y producción se humanicen y sean armónicos. Fomentaremos la libre empresa y otras alternativas de mercadeo más solidario y humanista. Combatiremos el monopolio con la democratización de la economía. La salud, la educación, los servicios públicos domiciliarios, y la cultura y el deporte, estarán por fuera de la dinámica del mercado y de la mafia, con controles eficaces. El Estado, despojado de su burocratismo, ejercerá su papel regulador para ajustar las cargas y alcanzar el equilibrio social que el mercado no produce. La industria y los servicios serán limpios con la naturaleza humana y su entorno ambiental. El productor respetará los derechos humanos del trabajador y del consumidor.

Segundo Cambio. Creación del Cuarto Poder. Así como el consumidor/a participará en la producción para garantizar un consumo limpio y humanamente sostenible, el ciudadano/a ejercerá un control social directo sobre las tres ramas del poder público para que haya un equilibrio político entre el pueblo y el Estado, y entre las tres ramas del poder público para que no haya “choque de trenes”. El Poder Ciudadano, como Cuarto Poder, será vinculante –tendrá dientes- para las decisiones públicas en todos los niveles territoriales e institucionales. Se fomentará la independencia de periodistas, intelectuales –y de los medios de comunicación alternativos- para que construyan una opinión pública crítica y creativa. Fomentaremos la participación de los sectores sociales más vulnerables (mujeres, minorías étnicas y sexuales y víctimas del conflicto) elevando sus potencialidades individuales para el trabajo y el bienestar: educación técnica pero humanística, y mejor salud. Construiremos nuevas ciudadanías para que efectivamente ejerzan el Cuarto Poder. Buscaremos la participación activa y creativa de las regiones –incluyendo los territorios ancestrales. Sin democracia territorial no puede haber desarrollo social.

Tercer Cambio. Revolución cultural. La revolución cultural la iniciamos desde un cambio de actitud y aptitud individual para formar una nueva ciudadanía democrática, diversa, pluricultural y policrómica. Seremos colombianos/as activos y creativos con capacidad de materializar sus sueños desde el derecho privado. Pasaremos del tener a ser. Cada quien será dueño de su propio destino pero tendrá una responsabilidad con la sociedad. Hombres y mujeres, en igualdad de condiciones, transformaremos esta sociedad alienada por la violencia y los preconceptos. La cultura de la vida vencerá sobre la cultura de la muerte. Construiremos una sociedad con un nuevo contrato social basado en la solidaridad y el respeto de los derechos humanos, como lo establece la Constitución. Uniremos política, humanismo y espiritualidad –que no religiosidad- para que la gestión pública y privada recobren su contenido ético y sea un dique irrompible contra la descomposición moral y material. A diferencia de nuestros abuelos y padres, la lucha por estas ideas, las estamos realizando desde el respeto de las diferencias y del amor eficaz al prójimo. Proscribiremos el uso de la violencia privada, sea de cualquier tipo, y la combatiremos eficazmente con las fuerzas del Estado.

Para alcanzar éste sueño, que es exclusivamente colombiano, se necesita un gobierno dirigido por un Presidente que no confunda autoridad con autoritarismo, firmeza con odio. Un Presidente comprensivo y compasivo que nunca se haya torcido, y que no se tuerza ni engañe jamás. Un Presidente que no sea individualista con pose de caudillo mediático y mesiánico, y que desdeñe el esfuerzo, incluso, de su gente más cercana. Colombia necesita ahora un Presidente que en la práctica personal y política haya demostrado su coherencia, espiritualidad y tolerancia, y, sobretodo, compasión por los más débiles y excluidos/as.

Queridos hermanos y hermanas, juro por Dios, por la Madre Naturaleza, y por las gentes que más quiero y por mi nieta Lucía -de dos meses de nacida- que si el pueblo me escucha y me acompaña en este sueño posible, el 7 de agosto de 2010 iniciaremos la Revolución de la Esperanza con los Tres Cambios en un gobierno de transición democrática que dirigirá el Polo Democrático, y seré el Presidente que Colombia necesita.

Cuando Lucía tenga 5 años, le pueda mirar sus ojitos y decirle: cumplimos. ¿Es posible? ¡Claro que es posible! Solo falta que tu lo decidas con fe y esperanza, porque tu tienes el poder. Gracias

Lucio

¡Abran paso! _______________________________

*EDISON LUCIO TORRES, nació en Magangué-Bolívar, el 13 de diciembre de 1959. Es un activista político desde que tenía 13 años. Es barranquillero y cartagenero. Es del Caribe. Es Periodista, Comunicador Social, defensor y docente universitario de Derechos Humanos. Autor de tres libros que resumen su pensamiento político: La Sociedad secuestrada, el Lado Oscuro del Príncipe, Perdón y no Olvido. La Revolución de la Esperanza. LUCIO ¡Preparado para gobernar!

TÚ CUENTAS PARA EL CAMBIO: CREA EN TU CIUDAD O MUNICIPIO EL COMITÉ DE VOLUNTARIOS.

Comité de Impulso Precandidatura de Edison Lucio Torres

POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO

Email: luciopresidente@gmail.com —– Blog: lucioysusnotas.blogspot.com

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.