¿PARAPOLÌTICOS DAN ORDEN DE AGONÌA DESDE LA PICOTA?

Censurado el informativo Vox Populi

Por Edison Lucio Torres

Que Juancho Dique acuse ahora a Javier Cáceres Leal de presionarlo y amenazarlo con la Fiscalía para que se retracte y no cuente la verdad de lo acontecido, no puede causarle sorpresa a ninguno que conozca la verdadera catadura del hasta ahora senador de Cambio Radical preso en La Picota por la parapolítica.

Uber Banquez (a. Juancho Dique) intentó la reculada del ovejo en su primera comparecencia dentro del proceso contra el senador Cáceres por pérdida de investidura en el Consejo de Estado, demanda presentada por el veedor Pablo Bustos. Reculada que analizamos como inocua en un escrito anterior titulado ¿SERVIRÁ LA RECULADA DE JUANCHO DIQUE?, ya que sobre el sindicado en el caso de la parapolítica de Bolívar existen diferentes testimonios en su contra.

La reciente audiencia se cumplió el 16 de febrero de 2011 desde La Picota por teleconferencia, donde Banquez además de confirmar lo dicho, explotó diciendo: Me manda a decir que él tiene poderes en la Fiscalía, que si quiere me hace mandar a Estados Unidos o puede poner a mi esposa presa.”

Cáceres no solo tiene o tenía poder en la Fiscalía, sino también en la Procuraduría y en algunos jueces venales de Cartagena y Bolívar que es necesario detectar para denunciarlos por prevaricadores, ya que se han prestado para fines non santos.

Yo he sido victima de la persecución desatada por el ¿otrora? todopoderoso senador. Un fiscal de Cartagena de sus entrañas casi me mete preso, porque supuestamente no había atendido varias citaciones a su despacho dentro del proceso por injuria y calumnia que me iniciaron en octubre de 2006. Todo con la mirada complaciente de su amiga la directora de Fiscalía de Bolívar, Iveth Hernández Sampayo, quien un familiar suyo (como también del Procurador Ordóñez) era parte de la unidad legislativa del mentado senador.

Han pasado 4 años y 5 meses sin que se conozca un fallo sobre el proceso que se me sigue por injuria y calumnia instaurado por el honorable senador. ¿Qué espera la juez 5 Penal del Circuito de Cartagena para fallar? Me responden que está en el turno 9.

No podemos olvidar que una hermana del detenido senador fue nombrada juez en Cartagena, ya que a su vez la hermana de la que fuera en esos momentos presidenta del Tribunal Superior de Cartagena, magistrada Betty Fortich, fue designada en un alto cargo de Etesa a petición del senador, según manifestara Mery Luz Londoño, expresidenta de esa entidad. En este carrusel, aun no investigado por autoridad alguna, podría ser una Caja de Pandora sobre la forma cómo se nombran jueces y fiscales en las regiones, especialmente en la región Caribe.

El hecho de que desde La Picota el senador Cáceres amenace con la Fiscalía a un exparamilitar que lo ha comprometido en sus declaraciones, es diciente de la influencia que tiene en el poder judicial y en la Procuraduría General, entidad ésta que fue incapaz de sancionarlo disciplinariamente por la mala conducta que demostró al aliarse con los paramilitares que cometieron crímenes que ofenden a la humanidad.

¿Es de dudar que desde La Picota haya podido salir la orden de que sacaran del aire a Vox Populi y silenciaran al periodista Edison Lucio Torres? Es la única explicación que la gerencia del Circuito Radial de Bolívar de Todelar tendría para que por la vía de hecho me suspendiera unilateralmente el informativo desde el 10 de enero de 2011. No hay otra explicación, pues estoy a paz y salvo, lo cual demuestra que no hay razones contractuales para esa suspensión arbitraria.

Tan burda fue la suspensión que el hecho se produjo el 10 de enero y la carta de terminación del contrato me la envían el 21de enero, un día después de que el Juzgado Octavo Civil del Circuito, cuya titular es Rosiris Llerena, le notificó una acción judicial en su contra.

En Cartagena, Todelar tiene dos emisoras: Voz de las Antillas y Radio Vigía. La franja noticiosa de la Voz de las Antillas ahora la dirige Rafael Puello Montero, quien fuera empleado en el Congreso por Javier Cáceres. Hoy, en ambas emisoras existen programas y periodistas que ADULAN LOCAMENTE al senador Cáceres.

Al salir del aire Vox Populi de Radio Vigía, se acabaría el dolor de cabeza que nosotros representábamos para el distinguido senador Cáceres, sobretodo en este año electoral. La justicia no puede ser injusta, ya que cualquier intento por callar a un periodista o a un medio de comunicación es altamente sospechoso, tal como lo señala la Corte Constitucional en la sentencia T-391/09.

Aparte de censurar a Vox Populi en Todelar, ¿no les parece sospechoso que coincidencialmente el Ministerio de Justicia, cuyo titular es íntimo de Cáceres, me quite el esquema de seguridad por las amenazas de muerte que he recibido últimamente?

Soy consciente de mi situación de seguridad personal y profesional. Cuando uno hace un periodismo comprometido con la verdad y la sociedad, puede ser blanco de los malvados y malvadas que viven del poder. Pero lo que uno no acepta es que las personas que uno cree que deben administrar justicia se pongan del lado de la iniquidad.

No creo que desde La Picota hayan llamado a la gerente de Radio Vigía para que cancelaran Vox populi, pero los amigos del todopoderoso senador –hoy caído en desgracia- que reciben órdenes desde la cárcel pudieron determinar esa decisión. Todelar debe explicar la conducta asumida por la funcionaria que cometió la arbitrariedad de suspender mi programa para que se pueda seguir diciendo: “Nos oyen y nos creen”.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.