¿POR QUÉ HAN CRUCIFICADO A LA USO?



Por Edison Lucio Torres




¿Por qué algunos miembros de la Red de Promotores de DDHH se han empecinado en crucificar a la USO y, en particular, a su secretaria MARTA ANGULO, quien expresó su desacuerdo de firmar una petición que reconoce el derecho a la igualdad de las minorías sexuales de casarse y tener familia y patrimonio familiar?

¿Acaso no es una forma inversa de atentar contra el derecho de opinión que tiene la mujer heterosexual? ¿Por qué tanta intolerancia ante una opinión contraria a la que tenemos los defensores de derechos humanos, la cual contempla la defensa de los derechos de la minorías sexuales?

Una persona puede o no adherirse a una opinión que reconoce la diversidad sexual en el sentido del matrimonio homosexual. Está en su derecho. No podemos crucificar a una persona u organización que piense diferente a nosotros. Es absurdo, en cuanto a los derechos humanos se refiere.

El problema nuestro es que solemos pontificar sobre X o Y tema, y lo hacemos desde una posición absoluta, casi que dogmática, rayando con la intolerancia. En mi cátedra de derechos humanos siempre les digo a los beneficiarios de mi facilitación que debemos despojarnos de ideas preconcebidas. Eso no es saludable. Ni tampoco razonable.

El derecho a disentir es tan importante como el derecho a reconocer la diversidad sexual. ¿Puede la señora MARTA ÁNGULO estar en desacuerdo con nosotros que reconocemos los derechos de la población LGTB? Por supuesto que sí. Otro problema es que actúe en forma homofóbica, que no es el problema en concreto que se presenta.

Soy muy respetuoso de la opinión de todos y todas. Cada quien tiene el presupuesto de información y conocimiento para opinar. ¿Por qué no permiten que otras opiniones se manifiesten, aún cuando sean absurdas o llenas de prejuicios? ¿Por qué ese fundamentalismo rampante que produce miedo a los que puedan tener una idea contraria?
Pude leer voces que condenaron de antemano a la USO. También hubo manifestaciones de no solidarizarse con sus justas luchas. Un defensor de los derechos humanos no actúa de esa manera.

Ahora pregunto: ¿Las manifestaciones que se presentaron en la Red las hicieron desde el activismo de los derechos de la población LGTB o desde la acción para la defensa de los derechos humanos? Es tan importante el derecho a la diversidad sexual como el derecho a la libertad de expresión.

Esta pregunta puede ser muy extrema, pero no lo es. ¿Acaso no jugaron al papel de inquisidores los que condenaron sin misericordia a la señora Ángulo? ¿Qué tal si ellos y ellas fueran miembros de un tribunal de la libertad de expresión, una de las grandes conquistas de la humanidad?
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.