¿QUIEN CUIDARÁ MI QUESO?


Un reo detrás de la elección de nuevos contralores

Por Edison Lucio Torres

(Periodista de investigación

director del Informativo Vox Populi)

Si bien me sustraje del debate electoral de Cartagena que llevó a la elección arrolladora de Campo Elías Terán Dix, alcalde, y de Juan Carlos Gossaín, gobernador de Bolívar, lo seguí de cerca. Pero una vez pasado el sabor de la victoria o de la derrota, los analistas tienen que seguir haciendo su labor.

Los dos últimos meses que pasé en Bogotá acompañando a Gustavo Petro, el alcalde electo, me permitieron tener una perspectiva clara de la cosa política nacional. Y la de Cartagena, en particular.

Los mandatarios elegidos deberán gobernar, según sus programas de gobierno, bajo el control político de las corporaciones legislativas también electas y del control social de las contralorías, las personerías y la ciudadanía organizada.

Ya comenzó el pulso para escoger a los nuevos contralores, del Distrito y de Bolívar, los cuales deben velar que el alcalde y el gobernador, y las personas que manejan dineros del Estado, lo hagan en concordancia con la ley y la constitución. Son recursos sagrados, porque son de la ciudadanía. De su cuidado, depende el grado de corrupción que se anide en un gobierno.

Por eso la elección de los contralores es esencial para evitar que los carteles de la corrupción se reproduzcan como verdolagas. Son los que cuidan el queso, el tuyo y el mío. ¿Es posible que los ratones cuiden nuestro queso? Por esta razón, la selección debe ser rigurosa. Existen dos etapas. En la primera participan los tribunales judiciales territoriales que designan las ternas mediante un proceso selectivo. En la segunda es un acto meramente político, donde las mayorías del Concejo o de la Asamblea escogen el contralor/a.

Ya el Tribunal Superior hizo las entrevistas para escoger a los dos que le corresponde de la terna. El lobby de los candidatos a contralor concluyó. La primera lista que nos entrega el Tribunal Superior de Cartagena para la Contraloría Distrital están: Cristobal Monterroza Mosquera, Wadi Romano Jácome, José Ricaurte Gómez (hermano de Pacho Ricaurte), Rocío Castillo, entre otros conocidos y desconocidos. En la Contraloría de Bolívar: Verena Lucía Guerrero, Fabio Castellanos Herrera, Jacqueline Howard, William Matson, Ricardo Mezamell, entre otros. Un candidato del representante William García, cuando iba a presentar un recurso para que lo admitieran en la lista, finalmente no lo hizo porque su mentor le había dicho que eso estaba destinado para otra persona que había designado su jefe político preso, según el comentario de una persona cercana al parlamentario.

Como en todo proceso de elección, muchos candidatos tienen sus padrinos, y éstos hicieron el lobby correspondiente. Esto es normal y permitido por la ley. O por lo menos, no lo prohíbe.

Pero tengo información de primera mano que en la contienda participan tras bambalinas pesos pesados de la política, como sucedió en la elección pasada de contralores del Distrito y de Bolívar, Hernando Sierra Porto y Fabián Ochoa, respectivamente. Todos los caminos conducen al senador de la silla vacía JAVIER CÁCERES LEAL, quien descansa en La Picota y sufre en el juicio ante la Corte Suprema de Justicia. Hace 4 años hizo el lobby personal con magistrados para que sus amigos estuviesen en las ternas, y luego consiguió los votos necesarios en el Concejo y en la Asamblea. Yo lo ví alegre y victorioso en el Concejo de Cartagena. Ganó por punta y punta. Obtuvo contralores y personería. Y de ñapa, le nombraron procuradurías provinciales en donde él quería.

Me dirán ¿cómo un preso por concierto para delinquir agravado puede tener el don de la ubicuidad? Y como en realidad no lo tiene, me preguntarán, ¿quiénes les están haciendo la vuelta para que un amigo suyo cuide el queso? ¿Lo permitirá Campo Elías terán?

Aparte de sus aliados naturales, es decir, de su cuerda política, existe un aliado tácito pero es un peso pesado. Nada más y nada menos que un prestigioso miembro de la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia que participó de la francachela en el matrimonio de la hija del senador. Es su amigo. Y para más señas, es del Caribe. Mejor dicho, es cartagenero. O sea, es PACHO JAVIER RICAURTE. En menos de pocos días, ha llegado varias veces a Cartagena. Se le ha visto en reuniones con algunos magistrados del Tribunal Superior de Cartagena (Tengo la lista que por prudencia no la publico), y todo indica que hizo lobby para las ternas de contralores. “Has tu el trabajo ante los tribunales que yo lo hago ante el Concejo y la Asamblea.” Podría ser la advertencia del senador.

Existe un malestar entre la mayoría de aspirantes –así me lo han contado algunos de ellos- porque no están en igualdad de condiciones con respecto a uno de los participantes. Y consideran que el magistrado de la Corte Suprema de Justicia le está haciendo el mandado a su amigo el senador de la silla vacía que sigue siendo todopoderoso desde La Picota. En el Tribunal la elección de las ternas será pan comido. En el Concejo Distrital idem. ¿Acaso el ilustre senador no es uno de los ganadores de la alcaldía que apoyó a mi amigo Campo? En la asamblea las cosas no son tan fáciles.

Finalmente, un interrogante: ¿El todopoderoso senador logrará elegir contralores y personería como hace 4 años? Estemos alerta para no quedarnos con esta pregunta tonta: “¿quién se comió mi queso?”

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.