LA OEA: HIJA LEGÍTIMA DE LA CIA


NOTA: Publicamos este interesante artículo de la economista e ingeniera cultural, Gloria Gaitán Jaramillo, que una vez más manifiesta que no fue casual el asesinato de su padre, el caudillo popular Jorge Eliécer Gaitán, simultáneamente cuando se encontraban en Colombia sesionando los delegados de los países de América para la creación de la OEA. 
Por Gloria Gaitán 
Como bien se sabe, la OEA fue creada en Bogotá en 1948 a instancias del General Marshall, a quien el Presidente Truman – terminada la Segunda Guerra Mundial que le abrió paso a la Guerra Fría –   le encargó la ardua tarea de frenar el auge del comunismo y la simpatía por Rusia, resultado de la admiración que produjo en Occidente el valor y el sacrificio del pueblo soviético, que permitió la derrota del nazismo.
Para Europa, el general puso en marcha el llamado “Plan Marshall”, que se fundamentó en la ayuda económica a los países donde se presumía que triunfaría la izquierda, como era el caso de Grecia, alimentando los frentes de lucha reaccionarios que enfrentaban a las organizaciones comunistas.
Tratándose de la Guerra Fría, era necesario implementar las herramientas de la “guerra de baja intensidad”, cuyo eje fundamental es el espionaje o “inteligencia”, razón por la cual Marshall fundó e impulsó la CIA, que nació en 1947. 
Para la América Latina, la herramienta anticomunista fue la propuesta de creación de la Organización de Estados Americanos (OEA), habiendo escogido a Colombia como lugar estratégico para su fundación en el marco de lo que denominaron la Conferencia Panamericana, que se reunió en Bogotá en abril de 1948.
Marshall recibió el apoyo explícito e incondicional del Ministro de Relaciones Exteriores de Colombia el falangista Laureano Gómez – como lo comprueban las comunicaciones que se conservan en el Archivo Gaitán de propiedad de mi familia – y de uno de los más grandes reaccionarios del Partido Liberal, el ex presidente de Colombia, Alberto Lleras Camargo (no es una casualidad que fueran los dos quienes firmaran el llamado Pacto de Sitges para conformar el Frente Nacional).
¿Por qué escogieron a Bogotá como sede de esta Conferencia? Porque Colombia era, para ese momento histórico – como sucede ahora –, uno de los pocos países latinoamericanos aliado categóricamente y sin matices a los dictados de los Estados Unidos. 
Pero no solo por ello, sino porque el Movimiento Gaitanista, liderado por el socialista Jorge Eliécer Gaitán, avanzaba inexorablemente, no solo hacia la toma del poder, sino hacia un cambio radical de las estructuras del Estado, proponiendo sustituir la Democracia Representativa o burguesa por una Democracia Directa, donde la participación popular tuviera carácter decisorio en la conducción del Estado,  despertando su propuesta la pasión mayoritaria de los ciudadanos colombianos.
Para frenar este avance incontenible de un Movimiento Revolucionario, como era el Movimiento Gaitanista, bajo el gobierno de Alberto Lleras Camargo se toleró el asesinato de decenas de militantes del gaitanismo. Pero ya posesionado su sucesor, el derechista Mariano Ospina Pérez, el gobierno preparó sistemática, premeditada y en forma generalizada, el genocidio al Movimiento Gaitanista, que cobró centenares de víctimas, lo que hacía temer por la vida de su jefe máximo, Jorge Eliécer Gaitán.
Cuando se lo advertían, él respondía: “Las oligarquías no me matan, porque saben que el país se vuelca y habrá de pasar mucho tiempo antes de que las agua regresen a su nivel normal”. En 1998, cuando se cumplieron 50 años de su asesinato, yo comenté que ya habíamos tenido que esperar 50 años para el regreso a la normalidad y los periodistas incluyeron “50 años” a la frase de mi padre… Así se escribe la historia. Es mi experiencia como estudiosa del tema.
Es cierto que la oligarquía pensó que era preferible asesinar a los seguidores de Gaitán para despojarlo de su poder, que radicaba en el inmenso apoyo popular con que contaba el maestro y no tomar el riesgo de enfrentar un alzamiento colectivo como fruto del magnicidio del líder popular. Pero así no pensaba Marshall. MUY POR EL CONTRARIO: el alzamiento revoltoso del pueblo le era útil a su proyecto de crear la OEA.
En efecto, durante los preparativos de la Conferencia Panamericana pudo constatarse que la mayoría de los gobiernos latinoamericanos no deseaban la creación de un organismo para combatir el comunismo porque, conociendo la mentalidad norteamericana, ellos mismos serían incluidos en  esa persecución por aquello del motete de “comunistas” que suele endilgarle Norteamérica a todo aquel que sustenta ideas progresistas. 
Para enfrentar la resistencia mayoritaria latinoamericana, el General Marshall le ordenó a la CIA preparar un complot, al que denominóOperación Pantomima (ver por Internet Confesiones del agente de la CIA John Merpples Espirito), para asesinar a Gaitán, preparando, incluso, la salida de los presos de la cárcel con la colaboración del gobierno colombiano a fin de crear el caos en el alzamiento previsto en Bogotá como reacción al asesinato del líder amado y achacarle la sublevación al COMUNISMO para atemorizar a los delegados a la Conferencia.
No fue, entonces, una “casualidad” que a Jorge Eliécer Gaitán lo asesinaran cuando estaban reunidos los delegados del continente en la Conferencia Panamericana. Fue un acto premeditado para acusar de los actos de insurrección que desató la muerte del maestro Gaitán al comunismo, logrando así que, atemorizadas las delegaciones, aprobaran unánimemente la creación de un organismo que, como la OEA, tenía como objetivo frenar el comunismo.
No es de extrañar, entonces, que en la llamada Cumbre de América de la semana que acaba de terminar en Cartagena, no hayan podido firmar una declaración final, porque los latinoamericanos exigían que en la próxima cumbre se incluyera a Cuba. ¡Imposible! Los Estados Unidos y su aliado, el Canadá, no podían traicionar los orígenes y razón de ser de la organización.
En cuanto al silencio del Presidente Santos frente a las Malvinas, no hay que olvidar que él es hijo putativo de Inglaterra… ese será el tema de otra nota.
Bogotá, abril 16 de 2012
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.