ENTRE CHANA Y SEBASTANA: LA PAZ

¿Por qué buscaré los votos para Santos? ¿Por qué Zuluaga ganó en los territorios del paramilitarismo?
Como precandidato presidencial del Polo en 2009 sufrí la polarización entre Carlos Gaviria y Gustavo Petro, tanto como que la dirección del Polo no fue capaz de organizar el debate para que las tres posiciones fueran conocidas por sus bases. La maquinaria confío en su fuerza pero fue derrotada por Petro.
Hoy, pude observar que la polarización conseguida por los asesores de Zuluaga fue un éxito parcial para su candidato, relegando a Clara López y Peñalosa como alternativa real, porque da lo mismo Chana que Sebastiana. Aunque, luego de los debates televisivos, Clara se erigió como la candidata con mejor claridad en sus planteamientos y Peñalosa se debilitó por su posición ambivalente, causa de sus derrotas electorales.
Siempre he votado por la izquierda, como lo hice en esta primera vuelta. ¿Por qué ahora he decidido acompañar a Santos? Son miles de razones, pero veamos seis argumentos precisos:
1.  En Colombia es un imperativo categórico acabar la guerra por el camino de la paz: más de 300 mil muertos, 6 millones de víctimas, 65 mil desaparecidos y más del 6% del PIB quemados anualmente que pueden servir para disminuir la tasa de mortalidad infantil, mejorar la educación, reducir la desigualdad y estimular la prosperidad del país.
2. Zuluaga es un instrumento de guerra que lo incapacita para llegar a un acuerdo de paz con la guerrilla. Si es presidente, saboteará un inminente acuerdo. Si lo está haciendo como candidato, ¿cómo será como presidente?
3. Santos fue un ministro de guerra, representante de un sector de la oligarquía que ahora quiere acabarla con un acuerdo de paz.
4. Si el Estado somete a las FARC y al ELN por la vía de la negociación, podrá concentrar sus fuerzas contra la mafia del narcotráfico y las Bacrim, que se multiplicaron y se apoderaron de las ciudades luego de la Ley de Justicia y Paz de Uribe que, con su política, ayudó a su fortalecimiento.
5. Quienes promueven la guerra son los más custodiados por el Estado, como Álvaro Uribe y Oscar Iván Zuluaga, cuyos hijos jamás serán enviados al campo de batalla, porque la carne de cañón de ambos bandos y de todos los bandos son los hijos de los empobrecidos, que solo ven en la guerra una forma de inclusión económica, aunque mueran en ella.
6. En esta primera vuelta, Zuluaga ganó en los territorios que ayer estaban bajo el control del paramilitarismo. En Cartagena le ganó a Santos, ya que los líderes que históricamente acompañan a la Gata, lo hicieron con Zuluaga. ¿Sospechoso?
Ni Santos ni Zuluaga podrán resolver los grandes problemas del país. Pero de algo estamos seguros que un acuerdo de paz sería el inicio para una reforma política que nos podría traer una verdadera reconciliación. Todo depende del papel del pueblo y de quienes nos gobiernan. Por eso la diferencia entre Chana y Sebastiana es la paz.
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.