MI PRIMERA VEZ

Por Edison Lucio Torres*

Pertenezco a esa generación que en las elecciones presidenciales había sido un perdedor. Por primera vez en mi vida voté por un candidato a la presidencia ganador, Juan Manuel Santos. Siempre había votado por perdedores: Pardo Leal, Navarro Wolf, Lucho Garzón, Carlos Gaviria, Gustavo Petro. Y es mejor ser perdedor cuando los ganadores destruyen a la nación.

No solamente voté por Santos sino que le hice campaña desde la segunda vuelta cuando analicé que no teníamos otra salida, ya que los candidatos alternativos como Clara López y Peñalosa no calificaron. Lo más complicado fue convencer a muchos amigos de la izquierda que solo miran en blanco o negro, desconociendo el mundo de matices que podrían marcar las diferencias políticas, que en este caso fue el fin de la guerra.

Nuestra corriente política Polo Caribe, impulsada desde Revolución de la Esperanza, aportó su granito de arena junto a las mujeres del Caribe realizando los plantones por la paz, yendo a los barrios para convencer a líderes y lideresas que había que tomar partido por el fin de la guerra.

Por primera vez en la historia de casi 60 años de confrontación armada, nace la esperanza de la paz. Pero esta no depende solo del mandato que le dimos al presidente de la República este 15 de junio, sino de la acción que los demócratas podamos desarrollar para apoyarlo en “todo lo que tiene que hacer”, empujarlo cuando dude y exigirle cuando se desvié de su compromiso por la paz y la democratización del país. El aporte de la izquierda democrática no puede constituirse en un cheque en blanco girado a Santos.

La historia no perdona. Y este es el momento justo para desarrollar un proceso de paz, por lo que Santos –si es inteligente- sabrá aprovechar al máximo. Primero se tendrá que desprender del lastre del uribismo y de la mermelada en su gobierno, y segundo, propiciar las reformas fundamentales que necesita nuestra Patria. Santos es la expresión de una oligarquía que prepara a sus alfiles para gobernar.

En el primer caso deberá salir de la burocracia uribista que se ha afincado en 12 años de régimen. Pero también de las maquinarias electorales que ponen a su servicio los bienes del Estado impidiendo que estos lleguen a su destino: el ciudadano/a.

Esas maquinarias que no funcionaron en la Costa Caribe -muchos de los parlamentarios les apagaron el teléfono a sus líderes en la segunda vuelta- trabajaron con poco combustible y solo se mostraron cuando el presidente candidato Santos cerró campaña.

En el segundo caso, Santos debe transformar la inversión social para que sea efectiva y eficaz y llegue a la población más necesitada. Las políticas sociales no pueden seguir siendo dirigidas por las maquinarias de viejo o nuevo cuño, porque los recursos se los roban o los despilfarran. Hay que pasar de la política social asistencialista a una inversión social estructurada que mejore las condiciones humanas de la población.

*Director de Vox Populi
editormoreno@hotmail.com

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.