COLOMBIA, UN EQUIPAZO, MI VALE!

Tengo sed. Necesitamos una victoria. Ganarle a la selección Brasil es como un vaso de agua después de 50 años de guerra, de muerte, de motosierra, de corte de franela, de sequía y de derrotas. ¿Iluso? ¿Necio? ¿Utópico? ¿Soñador? Me pongo a pensar que si uno tiene todo para ganar, ¿por qué dudarlo?
¿Qué tiene Brasil que no tenga nuestra Selección Colombia? Ellos tienen a Neymar, nosotros a James. Ellos tienen a Fred, nosotros a Teo. Ellos tienen a Alves, nosotros a Cuadrado. Ellos tienen a Julio César, nosotros a Ospina.
Pero ellos no tienen lo que nosotros tenemos: un equipazo, mi vale! Ver cómo Ospina tapa los tiros desde cualquier ángulo, ver a un Teo trabajando no para el gol sino para el equipo, ver a Cuadrado corriendo los laterales para centrarle a sus compañeros, ver a un Yepes impasable, a un Sánchez fuerte y limpio como una roca, ver a once personas colaborando como uno solo, pero, sobre todo, ver el gol de nuestra selección, es un éxtasis, es un orgasmo después de un prolongado juego erótico!
Los goles de Colombia no son productos del azar ni de la genialidad de un superdotado. No! Los goles de Colombia son la síntesis de un trabajo en equipo que tiene un director de orquesta en el banco (Pékerman) y un decodificador musical en el campo (Yepes). Si, nuestra selección es una orquesta, una Big Band Caribe, todos tocan y cantan en armonía, pero cualquiera le pone su genialidad, su chispa! Como ese primer gol de James contra Uruguay, que lo sacó de su cubilete, quiero decir, de su pié mágico.
Colombia es una verdadera Big Band, señores! Es una enseñanza para nosotros, que teniendo un país rico, de una naturaleza exuberante, tenemos malos conductores, malos coachs, que los elegimos cada  cuatro u ocho años para el desastre.
La victoria de Colombia sobre Brasil en su propio feudo será una pincelada tricolor a la historia del futbol mundial, pero también una demostración que si trabajamos en equipo, nuestra patria sería una nación próspera, equitativa, unitaria y victoriosa. Si le ganamos a Brasil, no lo duden, Colombia será Campeona Mundial!
Los que detentan el poder, hablan de jerarquía, de historia, y que la historia pesa. Sí, pero ellos desconocen que en la historia hay discontinuidades, rupturas. Y en este Mundial Brasil 2014, puede haber una ruptura total de la historia del futbol, y esa “manga” de viejitos chochos de la FIFA tendrán que saber que la historia ha cambiado. AMEN!

(Si te interesa mi artículo, critícalo, compártelo!)
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.