MUJER, NO TE PRETENDO CASTA

Google+ Whatsapp
 Por Edison Lucio Torres
Foto. Richard Jiménez. Esta es una sociedad hipócrita. Mientras pregonan que a la mujer
no se le toca con el pétalo de una flor, la maltratan y la matan.
“Y cuando las carnes
Te sean tornadas,
Y cuando hayas puesto
En ellas el alma
Que por las alcobas
Se quedó enredada,
Entonces, buen hombre,
Preténdeme blanca,
Preténdeme nívea,
Preténdeme casta.”
(Alfonsina Storni)
En mi época de bachiller me encontré una edición antigua de Los gigantes de la poesía. En la ojeada me topé con Me pretendes blanca, de Josefina Storni, una gran poetisa de Argentina. Era marzo y debíamos conmemorar el Día Internacional de la Mujer con el liderazgo de las mujeres trabajadores de Barranquilla.
 En la guitarra me acompañaba un amigo y leí sentidamente la poesía. Mi activismo por los derechos de la gente lo expresaba no solo con el discurso sino también con mis acciones cotidianas. Defendíamos los derechos de las negritudes (hoy afros), de los indígenas, de las mujeres y de los maricas. En esa época, los medios de comunicación ni mencionaban esas fechas conmemorativas.
 A los hombres nos enseñaban desear, juntarse y casarse con una mujer virgen, casta, sumisa y hacendosa. Como activista de los derechos humanos íbamos en contravía del imaginario popular y del establecimiento: relaciones sexuales premaritales, respeto por el deseo y sentir de las mujeres, compartir los oficios domésticos, igualdad de oportunidades.
 En la “Isla Antillana” de la 21, sitio de salsa famoso de Barranquilla, fuimos con varias compañeras militantes socialistas –entre ellas una argentina- a compartir nuestra música Caribe después de participar de los eventos conmemorativos del Día Internacional de la Mujer. El administrador del negocio nos dijo respetuosamente que lo sentía pero no podíamos estar con nuestras amigas en el sitio. ¿Por qué? “Porque nos pueden multar.” ¿Por qué? “Porque la policía no acepta mujeres en sitios públicos como este,” atinó a decir el hombre, mientras se escuchaba una canción jíbara machista.
 Los primeros que protestamos fuimos los hombres, ya habíamos pedido la primera ronda de frías. ¿Por qué no podíamos compartir una cerveza con nuestras amigas? Para nosotros era inadmisible. Para el administrador era el cumplimiento de la ley y del imaginario popular. En esos tiempos, hace 30-35 años, a estos sitios públicos solo podían ir las putas. Y mujer que se tomaba una cerveza con uno en público, era calificada de libertina, borracha o puta.
 Las cosas han cambiado. El Día de la Mujer se encuentra institucionalizado. No se conmemora. Se celebra. Se festeja. Las jóvenes no tienen idea de las luchas que libraron las trabajadoras, las universitarias, las campesinas por sus derechos. Y los activistas que desafiamos al establecimiento en Colombia, y fuimos perseguidos. No saben quién es María Cano, Socorro Ramírez, Rafaela Vos y centenares de mujeres que iniciaron el movimiento feminista colombiano.
 El capitalismo salvaje ha asesinado a millones de seres humanos. Es el principal depredador de la humanidad. Las trabajadoras en huelga de una fábrica de Nueva York que exigían una jornada laboral de 10 horas –ellas trabajaban 16 horas diarias- fueron quemadas vivas en su interior en 1857. En los Estados Unidos se seguía conmemorando esas muertes que eran respondidas con otras muertes por los capitalistas salvajes. Desde 1908, elWoman’s Day -realizado por las socialistas y sufragistas- que se hizo en el teatro Garrick de Chicago, se convirtió en una jornada de reflexión de las mujeres por el sufragio femenino, la violencia sexual, y contra la guerra.
 El 25 de marzo de 1911, al producirse otro incendio que destruyó gran parte de las instalaciones de la fábrica Triangle, donde las trabajadoras hicieron una huelga, dejó como saldo 146 trabajadoras muertas y numerosas mujeres heridas. Se acusó a su propietario de ser el autor intelectual del incendio. Desde este momento las socialistas, sufragistas y mujeres de la burguesía de Nueva York y Chicago y de otras regiones de Estados Unidos y Europa vienen conmemorado el Día Internacional de la Mujer.
 Nuestra constitución establece la igualdad material. La igualdad incluye todos los derechos de todos y todas. No hay excepción alguna. Por eso recuerdo la primera masacre sucedida en el corazón de Cartagena el 13 de febrero de 2003 donde fueron asesinadas cuatro mujeres: Lourdes Lara Champen, Ofelia del Rosario Correa Torres, Betsabit Obaida Espitia Nerio y Heidy Mailth Smith Pérez.
 La sociedad cartagenera no las recuerda porque vendían su cuerpo al mejor postor. ¡Eran putas! ¿Y cuál es la diferencia de esas mujeres asesinadas, trabajadores del sexo, con aquella que se considera casta, nívea y pura por el solo hecho de estar sometida por su marido bajo el contrato del matrimonio? Si los hombres pueden ir a putear ¿pueden pretender que sus compañeras sean castas y níveas? Mujer, no te pretendo casta. ¿Quién soy yo para desearte virgen?
  Director de Vox Populi 101.6 FM


voxpopulinoticiasya@gmail.com
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.