Palabra de Gobierno, un discurso vital

Aquí el gobernador Marún Gossaín junto al alcalde de cartagena Hanz Gerts Martínez cuando recibían al papa Juan Pablo II

Aquí el gobernador Marún Gossaín junto al alcalde de Cartagena Hanz Gerts Martínez cuando recibían al papa Juan Pablo II (Cortesía de El Universal).

Pensar en Grande

Pensar en Grande

En nuestro medio nos hemos acostumbrado al discurso de la clase política cargado de retórica, que hace de la palabra un accesorio insulso, vacuo y vacío. Una palabra que pierde valor porque no tiene contenido y sí muchos lugares comunes.

Think Big fue la guía del Bolívar Ganador y de su líder, el gobernador Juan Carlos Gossaín. No por pensar en grande hizo de la palabra una brizna ilusoria y fugaz. No, porque pensar en grande es transformar la realidad, y es la oportunidad que tiene un líder y, especialmente un gobernante para transformar la realidad. Si la palabra no busca cambiar esa realidad, no sirve de nada, por muchos adornos y perfumes que contenga.

Leer Palabra de Gobierno -el libro de despedida de Gossaín editado por la Fundación Ciudad en Movimiento- desde el discurso de posesión (Arjona, 02-01-12) hasta el festival de los Montes de María (San Juan Nepomuceno, 29-11-2015) es seguir la correspondencia entre la idea y la realidad, es saltar del verbo a la materia. El discurso de Gossaín (el político) es ir mucho más allá del verbo, es la materialización de la palabra.

“Bolívar levanta con dignidad la frente y no está dispuesto a seguir siendo considerado como un departamento de segunda categoría”.

Eso prometió Gossaín en su primer discurso hace cuatro años cuando todo estaba por hacer en este desgarrado territorio. ¿Por dónde comenzar? Tal fue la pregunta al encontrar un reto inmenso de organizar un departamento completamente descuadernado. Era un departamento fallido: Las finanzas en ley 550, la salud intervenida, la educación contratada y en crisis, los municipios desintegrados, los planes de desarrollo no se integraban a la realidad local y se convertían en un rosario de promesas que era repetido por el sucesor en un circulo vicioso interminable. ¡Bolívar estaba en un laberinto! Un gobernador sin brújula se hubiese perdido en su marasmo complejo. Pienso, a juzgar por lo sucedido, el primer año de gobierno de Gossaín fue de reconocimiento, cual si fuese una pelea pactada a cuatro vueltas. No podemos decir que perdió el primer round, pero fue un año de poca realizaciones, cosa distinta al resto de su mandato.

No me gusta el estilo de gobernar de Gossaín. ¿Cómo gobernar en medio de una burocracia ociosa que responde a los intereses de los políticos que lo llevaron a ese cargo? Nicolás de Maquiavelo, dice que el Príncipe precisa del temor o el amor para gobernar. Para gobernar con amor se necesitan muchos años de construcción de los afectos, pero el temor no. Gossaín infundió temor a sus subalternos cuando no podía con su persuasión. Creo que fue formado para gobernar, y no en vano pertenece a una élite que sabe para qué es el poder.

Gossaín no solo le dio valor a la palabra comprometida sino que también dignificó la institución que encontró maltrecha. Existen lunares, pero quiero pensar asertivamente. Los lunares hacen parte del paisaje al final del viaje, porque no todo se puede resolver cuando todo está por resolver. Bolívar, nuestro glorioso departamento se había venido a menos, pero ya está volviendo por lo alto como cuando nuestros padres lo edificaron con sacrificio y honor. Hay que pensar en grande, y de verdad que Gossaín lo hizo, independientemente de que entre su pensamiento político y el mío dista una gran diferencia. Yo soy un hombre de izquierda, y debo reconocer las realizaciones de los que no lo son. Hay gobernantes de izquierda que brillan por su negligencia.

Quiero destacar que Gossaín es un buen comunicador social, porque él es en si mismo el mensaje y, al mismo tiempo, el canal o medio. En términos de marketing político, sabe para qué es la palabra y cómo hacer de cada hecho un acontecimiento que quede en la memoria colectiva.

Gossaín es un hombre de pensamiento liberal que quiere ser recordado como recuerdan a su padre Marún Gossaín, quien fuera gobernador de Bolívar en dos oportunidades, cuando fueron presidentes de la República Julio César Turbay (78-82) y Belisario Betancur (82-86). Marún Gossaín murió a los 68 años el 4 de septiembre de 2000.

La estirpe de los Gossaín quiere dejar huellas no solo en las obras de gobierno sino también en la palabra y en la historia. En este sentido, Palabra de Gobierno será un instrumento útil para los historiadores que quieran escribir sobre la obra gubernamental de Juan Carlos Gossaín, quien realmente ha pensado en grande y allí están sus hechos de gobierno para que sean juzgados por la historia y por sus electores.

PRESENTACIÓN DE ROXANA SEGOVIA DEL LIBRO DE GOSSAÍN:

Roxana Segovia, rectora de la Universidad Jorge Tadeo del Caribe

Roxana Segovia, rectora de la Universidad Jorge Tadeo del Caribe

 

Escuche el audio de Roxana Segovia, transmitido por Vox Populi 101.6 FM

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.