Imelda Daza, una sobreviviente del genocidio político en Valledupar

Después de 1987, los líderes de izquierda que se quedaron en Valledupar fueron asesinados. Los que se fueron al exilio y a la guerrilla sobrevivieron. Imelda duró más de 26 años en Suecia, Ricardo Palmera (“Simón Trinidad”) purga una pena en E.U.

Imelda Daza, es de esas mujeres descritas en la canción “Como la cigarra”, de Walsh, que hizo famosa la desaparecida Mercedes Sosa: “Tantas veces me mataron/Tantas veces me morí/Sin embargo estoy aquí resucitando”.

Para esta lideresa es un verdadero reverdecer regresar a las cálidas tierras del Caribe, a su amada Valledupar, para seguir luchando por sus ideas, por su sueños. En su espíritu no hay sosiego si no le dedica los últimos años de su vida a la gente, a la tierra que la vio nacer y crecer.  A los 67 años, la voz de Imelda se hace más firme y resoluta, sus ideas son expresadas con claridad y certeza:

“El país exige de nosotros un compromiso con coraje, y lo asumo con responsabilidad. Es difícil hacer política en Colombia, y más en la región. Existe una cultura traqueta.”

Su vitalidad es enorme. Recorre ahora la región para una pedagogía para la paz. Reclama del Estado compromiso para exterminar a los grupos paramilitares que existen bajo otra modalidad. Sin miedo hace ese recorrido. Cuestiona a los grandes medios de comunicación que siguen parcializados al entregar una verdad a media de los acuerdos de La Habana. Se lamenta que la ciudadanía, en su mayoría, tiene una visión distorsionada del proceso de paz y se lo atribuye al sistema informativo imperante.

“Es mi deber regresar, mi vida tiene sentido seguir luchando por mis ideales políticos. Cada día me despierto con la esperanza de que todo va a cambiar”, me manifiesta Imelda daza en una entrevista telefónica en Vox Populi 101.6 FM con ocasión de su visita a Cartagena.

ESCUCHE

 

 

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.