Manolo Duque, ¿un alcalde embustero?

¿Cuáles son las consecuencias penales y disciplinarias cuando un alcalde miente en una Rendición de Cuentas?

Momentos de esparcimiento de José Julián con su hermano Manolo.

Momentos de esparcimiento de José Julián con su hermano Manolo Duque.

Manolo Duque dio un salto muy alto, del micrófono a huésped del Palacio de la Aduana. Una cosa es informar como periodista -que estamos obligados constitucionalmente a informar con veracidad- y otra  como servidor público. En el primer caso nos censura la sociedad y, si la información falsa afecta el buen nombre de alguien, sufrimos consecuencias penales (delito de injuria y calumnia).

En los 100 días Manolo Duque le dijo a la ciudadanía cartagenera en su Rendición de Cuentas -y los periodistas lo repetimos- que solo había firmado 451 órdenes de prestación de servicios (OPS), pero luego Funcicar lo desmintió, ya que en el derecho de petición la alcaldía respondió que las OPS eran 3.512. Es decir, ¡casi 8 veces la cifra que nos había dicho!

¿Por qué mintió Manolo Duque? Tengo dos hipótesis que profundizaré, en los próximos días, para despejar cualquier duda.

Primera hipótesis: Manolo y su administración le respondía a miles de dirigentes – a quienes les había prometido vincularlos con OPS, una vez estuviera en el poder- que la contratación estaba paralizada, porque los recursos estaban escasos. Una fuente me informa -estuvo como candidato a la Junta Administradora Local (JAL)- que el mismo Manolo le había dicho que no había plata para contratarle  con OPS y le bailó el indio hasta ahora. Otro que estuvo esperanzado que lo incluyeran en la terna de la alcaldía local, le dijeron que la OPS se la darían una vez incorporaran nuevos recursos.

Segunda hipótesis: En la alcaldía distrital de Cartagena de Indias existen dos sistemas de información, el oficial y el pirata. El Sistema de Gestión para la Gobernabilidad (SIGOB), que se maneja desde la alcaldía, es un sistema en línea que los titulares de dependencia del Distrito actualizan y son los que reportan en tiempo real los avances en cada meta para que los ciudadanos le podamos hacer seguimiento. Fue creado por la exalcaldesa Judith Pinedo Flórez en un pacto de transparencia con el PNUD. Un dirigente sindical de la alcaldía, cuyo nombre omito porque me lo pidió, me dijo que existe otro Sistema en Línea (el pirata) que decide las cuentas a pagar, y no el sistema SIGOB. Pareciera -me dijo- que el pirata es el que siguen los servidores públicos, y el oficial, es para que el público crea que en la administración es “todo bien”, como el Pibe. ¿Quién maneja el software pirata? ¿Desde qué residencia se maneja la información de contrataciones, cuentas y pagos que debe hacer la alcaldía?

Como se puede observar, el embuste de Manolo Duque de las OPS, podría ser el isberg de un bloque de hielo más grande que hizo naufragar al Titanic: es un fraude al principio de transparencia, jurídicamente reglado y que tiene consecuencias penales y disciplinarias. A manera de ejemplo puedo señalar que al amparo de la Ley 489 de 1998, se expidió el decreto 3622 de 2005 en el cual se adopta como una de las políticas de desarrollo administrativo:

“La democratización de la administración pública, dirigida a consolidar la cultura de la participación social en la gestión pública, con el fin de facilitar la integración de los ciudadanos y servidores públicos en el logro de las metas económicas y sociales del país y a construir organizaciones abiertas que permitan la rendición social de cuentas y propicien la atención oportuna de quejas y reclamos, para el mejoramiento de los niveles de gobernabilidad”.

La información pública no solo debe ser veraz, sino clara, precisa, medible y comprobable. No puede convertirse en propaganda política engañosa como hacen los políticos en campañas. Un servidor público no le puede mentir al ciudadano, porque estamos en una democracia representativa, y ello es una herramienta para uno realizar un verdadero control sobre los mandatarios.

Viviana Malo Lecompte, directora administrativa de Talento Humano, en su respuesta al derecho de petición de Funcicar, omitió decir el quantum de esa contratación de OPS, y quiénes se beneficiaron. Pero en el transcurso de la próxima semana ampliaré este informe.

El corte de la información de los 3.512 OPS se dio en el período enero-marzo, lo cual indicaría que la cifra podría duplicarse. Verdaderamente Manolo Duque le bailó el indio a miles de sus líderes que -hasta hoy- los mantienen engañados con una OPS que no les llega.

¿Es Manolo Duque un alcalde embustero? Tu tiene la respuesta.

Mire el documento de Viviana Malo Lecompte

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.