LA PAZ, CRUZANDO EL NIÁGARA EN BICICLETA

Acuerdo Especial y Constituyente

La paz está cruzando el Niágara en bicicleta. Con el triunfo del No la incertidumbre se hace más evidente, aunque si hubiera triunfado el Sí, no hubiera desaparecido, ya que su implementación debía pasar por el congreso de la República. La salvación de los acuerdos de La Habana, paradójicamente, son los acuerdos que el gobierno podría llegar con el ELN en Ecuador. En esta mesa se  negociaría una Asamblea Nacional Constituyente, o también que se eleve a un Acuerdo Especial.

“No me rendiré. Seguiré buscando la paz hasta el último día de mi mandato”, dijo el Presidente Santos al pronunciarse sobre los resultados del plebiscito, acompañado por el equipo negociador de paz.

“No me rendiré. Seguiré buscando la paz hasta el último día de mi mandato”, dijo el Presidente Santos al pronunciarse sobre los resultados del plebiscito, acompañado por el equipo negociador de paz.

En el último capítulo de mi libro ¿Adiós a la guerra? Cinco claves para la paz, señalo la importancia de convocar la Asamblea Nacional Constituyente después del plebiscito, aun cuando creía que el Sí iba a ganar. Las Farc están de acuerdo, también el uribismo, el petrismo e importantes sectores sociales. El presidente Santos y su bancada deberán ahora ceder y convocar la Constituyente una vez se apruebe el acuerdo con el ELN. Mientras tanto, debe continuarse con el proceso de desmovilización de las FARC con el fin de que se convierta en movimiento político y se habilite su participación en la conformación de la Asamblea Constituyente junto con el ELN. Recordemos, que el plebiscito es vinculante para el presidente Santos y el Congreso en el sentido que no podrán presentar las iniciativas legislativas (20 leyes aproximadamente) que se necesitan para implementar los acuerdos. Pero un Acuerdo Especial podría habilitar los acuerdos de La Habana para ser concretado como compromiso humanitario del Cese al fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de Armas, a la luz del artículo 3 común de los pactos de Ginebra, tomando en cuenta la participación de la ONU.

Al respecto, Camilo González Posso, respondiendo a Rodrigo Umprimny, dijo:

“Pero ya se ha dicho que un voto refrendatorio de ese corte no le da fuerza constitucional ni legal al pacto de paz. Sólo consagra una obligación al congreso de hacer los trámites a los proyectos que presente el ejecutivo o los congresistas para la implementación de los acuerdos que se consagren en La Habana”.

Los Acuerdos de La Habana cuentan con el apoyo de la comunidad internacional, y especialmente de la ONU, cuyo Secretario General, Ban Kee Moon, fue testigo excepcional de los mismos en Cartagena de Indias. Esto tiene un gran significado para que dichos acuerdos sean introducidos como un Acuerdo Especial.

Cruzando el Niágara

Hoy muy temprano salí a votar en bicicleta, y es como si hubiera cruzado las cataratas del Niágara, pero llegué al lugar de votación en la Universidad de Cartagena. Presagiando lo que podía suceder, hice la lo que llamé la Ruta de la Paz para votar por el Sí. Narré mi recorrido pese a la tormenta que tuve que padecer. Y es el recorrido que está sufriendo la paz, pero llegará.

La victoria del Sí se hubiese alcanzado con la votación de la Costa Caribe. Hubo dos hechos que lo impidieron: los parlamentarios y gobernantes realmente no sudaron la camiseta, y apareció el huracán “Mateo” , una excusa para los perezosos. Solamente con los votos individuales de Dayra Galvis,  Felipe García o de Antonio Correa, el Sí hubiera ganado. ¿Pero que se hicieron los votos de los parlamentarios de la Unidad Nacional? ¿Dónde están los votos de Manolo, Dumek Turbay, Alejandro Char, Eduardo Verano de la Rosa? ¿Qué se hicieron los votos de los concejales de Cartagena, Barranquilla o Santa Marta? ¿Dónde están los votos de la izquierda en el Caribe?

Sabes que -pensándolo bien- el triunfo pírrico del No es un buen coletazo de los estertores de la guerra que debe hacer rectificar al gobierno de Juan Manuel Santos para que no se siga apoyando en una bancada que solo se mueve con mermelada. Santos deberá apelar a las organizaciones sociales para hacer pedagogía para la paz, elevar los acuerdos de La Habana en Acuerdo Especial, como lo hicieron países como Mali y El Salvador, y convocar una Asamblea Nacional Constituyente. Este es el camino.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.