“ORA POR ARRÁZOLA Y DA LA OFRENDA, QUE DIOS TE LO MULTIPLICARÁ”

El pastor de las lucas

El pastor Lucas Arrázola, vive como un pachá, viste a la moda, vestido a la medida, cartera Cartier, y siempre está oloroso con perfumes exclusivos.

El pastor Lucas Arrázola, vive como un pachá, viste a la moda, vestido a la medida, cartera Cartier, y siempre está oloroso con perfumes exclusivos. ¿De dónde saca las lucas? Foto web Ríos de Vida.

Un vale (amigo) me invitó a una Casa de Vida de la iglesia cristiana Ríos de Vida. Hubo dos cosas que el líder hacía énfasis: orar y adorar al pastor Miguel Arrázola, y dar ofrendas a la iglesia. Semanalmente nos reuníamos en la casa del vale y luego salíamos a comer pizza y tomar gaseosas. Al principio todo era chévere. Pero las conversaciones siempre se centraban en el pastor Arrázola, el máximo líder de la iglesia, y la necesidad de la ofrenda. Esto era lo que nos inculcaba el líder de la Casa de Vida, especialmente dar el diezmo. Nos decía: ‘Ora por el Pastor Arrázola y da la ofrenda que Dios te lo multiplicará’.

Luego de varios meses de adoctrinamiento sobre la necesidad de la ofrenda para que la prosperidad se multiplicara, me llevaron a un Encuentro Juvenil en un hotel de la ciudad cerca de Blas El Tezo. Para ir al evento debía pagar $500 mil. Me puse a vender arepas por más de una semana. Un día antes de la fecha del encuentro solo había reunido $345 mil. El líder me decía que debía seguir vendiendo. Entonces fui a vender de casa en casa, hasta que conseguí todo el dinero. Esa noche -aunque me había estresado- estaba feliz porque había reunido todo el dinero para poder participar, ya que el pastor Arrázola en la predica nos decía que en esos encuentros nos trataban como reyes, como se lo merece un hijo de Dios. Pero lo más importante, nos iban a sacar los demonios que teníamos en el interior de nuestros cuerpos. La expectativa crecía en la medida que se acercaba la hora para internarnos.

Por fin llegó el día y nos fuimos al hotel. Allí duramos dos días encerrados. El primer día nos llenaron de música cristiana, alabanzas, y nos prepararon para recibir al Espíritu Santo que debía ser al final del segundo día. Llegó la hora esperada: Se hizo presente un pastor afro, delgado, cuyo nombre no recuerdo, y nos dijo que hoy nos iban a sacar los demonios con la presencia del Espíritu Santo. El pastor afro nos dijo: ‘Todos cierren los ojos y escuchen. Oremos por nuestro pastor Arrázola y bendícelo Señor por ser el máximo líder de nuestra iglesia. Dios está aquí para demostrar que Él existe. Siente la presencia del Espíritu Santo’, y comenzó a hablar en lengua, y tocó a uno, y cayó dando tumbos, luego vino otro, y después otro. Sentí como un mareo, y me puse a dar vueltas y gritar. Quería gritar más que los demás. Mientras oía al pastor lanzar gritos en nombre de Jesucristo para que los demonios salieran de mi cuerpo, y del cuerpo de los demás. Al final, estaba como enmarijuanado, drogado, diciendo cosas incoherentes.

Ese es el relato de Mike Preciado*, un joven de 20 años que fue reclutado por la iglesia cristiana Ríos de Vida. Pertenece a una familia de clase media. Es un joven que está en búsqueda de la fe. Y por esas cosas de la vida, aceptó la invitación a una congregación que Arrázola denomina Casa de Vida, la cual es una red de centenares de unidades que últimamente se han multiplicado en Cartagena y varios municipios de Bolívar. Ya existe en Barranquilla y en poco tiempo se expandirá a Estados Unidos. Cada Casa de Vida está compuesta por 12 feligreses que se clasifican por edad y género. Los dos principales postulados que enseña el líder de cada Casa de Vida es orar y adorar al pastor Arrázola y dar la ofrenda. Tanto es así que al recién reclutado lo responsabilizan para que diserte sobre la ofrenda, ya que ésta hace que Dios le de prosperidad. “Hermano, Dios te lo multiplicará”, “Pide, y pide en grande, que Dios te lo concederá”, “da la ofrenda y serás próspero”, son algunas de las frases que predican los pastores de la iglesia Ríos de Vida encabezados por Arrázola

La Nena Arrázola, jefe de prensa de la alcaldesa Judith Pinedo, y ahora periodista de Los Informante de Caracol TV, es la hermana amada de Miguel Arrázola. La última vino a ayudarle para impulsar el No en el plebiscito.

La Nena Arrázola, jefe de prensa de la alcaldesa Judith Pinedo, y ahora periodista de Los Informante de Caracol TV, es la hermana amada de Miguel Arrázola. La última vez vino a ayudarle para impulsar el No en el plebiscito./Cortesía de Facebook.

Ríos de Vida está por estos días en ojo del huracán, por algunas denuncias que su máximo líder, Miguel Arrázola, le hace fraude al Sistema de Seguridad Social, puesto que cotiza como si fuera un obrero que recibiera salario mínimo. Pero también porque puso en venta el penthouse que tiene en un edificio en la 4 Avenida de Manga, ya que se fue para su mansión en Barcelona de Indias, donde “vive como un rey, un hijo de Dios”. Lucas Arrázola publicó un comunicado donde se limitó a descalificar el medio que la difundió, pero no desmintió la información. La mejor forma de desmentir, es publicar la planilla del pago al sistema de Seguridad Social. No lo hizo, y nunca lo hará.

El pastor de las lucas

Aquí aparece con el gerente de la Campaña Uribista del No, Juan Carlos Vélez Uribe, quien se hizo famoso por aceptar la manipulación del No./Cortesía El Universal.

El gerente de la campaña uribista del NO, Juan Carlos Vélez Uribe, quien se hizo famoso por aceptar la manipulación que hicieron. Aparece junto a los senadores Paloma valencia y Fernando Araújo. En el medio la periodista Nena Arrázola, hermana del pastor de las lucas./Cortesía El Universal.

Carlos “Cash” Luna, apóstol de la iglesia Casa de Dios de Guatemala, es la figura sobre la cual se inspira el líder de Ríos de Vida. Tanto es así, que los jóvenes que entrevisté para este escrito, le llaman a Miguel Arrázola el “Pastor de las lucas”. ¿Por qué? Porque son 30 lucas ($30 mil pesos) que cada Casa de Vida debe llevarle como mínimo a la iglesia, luego de una reunión. Un encuentro juvenil le cuesta a cada pelao -a precio actual- $600 mil pesos.

Preciado me dijo:

“Cuando a mi me dijeron que debía participar en la siembra con $2 millones como ofrenda para comprar el lote donde se va a construir la megaiglesia, yo me estresé. Si para reunir el año pasado $500 mil para participar en el Encuentro Juvenil me demoré una semana vendiendo arepas con la ayuda de varios amigos, ahora para reunir $2 millones, ¿cuánto tiempo debía trabajar?”

Lo que Preciado no sabe es que en America Latina y el Caribe, y entre los hispanos de Estados Unidos, viene proliferando desde la década de los 90 una corriente cristiana denominada “iglesia de la prosperidad”. Solo en Brasil, existen 5 pastores de los más ricos del mundo, lo encabeza Edir Macedo con un patrimonio de 2 mil millones de dólares. En Colombia se encuentra en ese top María Piraquive de la Iglesia Internacional Cristiana con 12 millones de dólares,  y en Guatemala Cash Luna, inspirador de Arrázola, tiene un patrimonio de 7 millones de dólares. Cash Luna creó la Mega Iglesia Casa de Dios con una inversión superior a los 1.5 millones de dólares. Lo propio pretende hacer el pastor Miguel “Lucas” Arrázola, quien se ufana que la construcción será de más de 20.000 mt2. con parqueadero para mil vehículos, parque infantil y 2.500 sillas. “Será un destino turístico”, señala el pastor que ahora hace como la pobre viejecita de Pombo, sin casa donde vivir, solo una mansión en Barcelona de Indias que puede rondar en los $4 mil millones y un penthouse en la Cuarta Avenida de Manga que llega a los $2 mil millones. El reloj de “Lucas” Arrázola, como del pastor Cash (dinero en efectivo) Luna, cuesta lo que vale una casa de interés prioritario de un pobre de El Centenario en Cartagena de indias. La llanta de su vehículo, cuesta el salario anual de un empleado con el mínimo. Y lo peor, cada día crece el número de almas que busca prosperidad en su iglesia.

Reino Ahora

Hasta la policía se reúne en Ríos de Vida. Uno de los guardaespalda de Lucas Arrázola, es Intendente (r) de la Policía Nacional.

Hasta la Policía Nacional se reúne en Ríos de Vida. Uno de los guardaespaldas de Lucas Arrázola, es Intendente (r) de la Policía Nacional, Gustavo Rodríguez Cáceres, acusado de amenazar a algunos de los jóvenes que fueron a protestar frente a la iglesia Ríos de Vida./Cortesía Facebook.

Ríos de Vida de Lucas Arrázola, como Casa de Dios de Cash Luna, están dentro de la corriente de la Restauración que habla de Reino Ahora, que predica la prosperidad, los megatemplos, forman líderes carismáticos que inciden en la política y hasta disputan el poder político y mediático. Buscan manejar las estructuras del Estado y se alían con representantes políticos. Incluso, hacen alianzas hasta con narcotraficantes o corruptos para sacar adelante sus megaobras, como le sucedió a Cash Luna que recibió 100 mil dólares de la exvicepresidenta de Guatemala destituida por corrupta en un país donde el 43% son pobres, y donde hay más iglesias evangélicas que colegios. Estos son los principales elementos que según algunos críticos, predica esta corriente donde se encuentra matriculado Arrázola, discípulo en lo político de Álvaro Uribe:

1. Requiere un Reino Universal de Dios en la Tierra
2. Le roba a los judíos su herencia
3. Remueve la conciencia del Retorno del Señor
4. Niega las profecías escriturales de los tiempos finales
5. Niega la soberanía de Dios
6. Requiere unidad religiosa
7. Descansa en habilidad y sabiduría humanas
8. Requiere un sistema de Iglesia estructurada basado en liderazgo humano
9. Reemplaza a Jesús con la Iglesia
10. Surge de raíces corruptas.

En esta corriente teológica están muchas iglesias de Colombia que facturan más de $6 mil millones promedio, es decir, más de $1 billón, ¡y no pagan impuestos! En Cartagena están proliferando líderes como Lucas Arrázola. Recordemos que en esta línea de Dios están los apóstoles Johnny Copete, Esteban Acosta, Simón Bermúdez, Diomedes Ramos. Lucas Arrázola decía en una de sus últimas prédicas:

“Dios me dijo que vendrán días de prosperidad, me dijo que te dijera que prepares la mandíbula para gritar gozo, para reírte, empieza a reírte, empieza a reírte. ¡Ríete!”

Y los feligreses le entraban un ataque de risas, algunos una risa fingida, otros una mueca. Pero todos aplaudían, especialmente los más jóvenes, entre los cuales se encontraban algunos amigos de Preciado.

Y en otras predicas Lucas Arrázola suele decir:

“Tu sueldo depende del número de personas que logras salvar, entre más almas ganas para el Señor, más se te multiplicará tu sueldo. Dios paga a los obreros que dan muchos frutos. Esta es la manera de cómo nosotros somos prosperado, porque tu prosperidad económica depende del fruto que le has dado a la iglesia. ¡Dios paga, paga, paga a todo cosechador de almas!”

¿Qué significa para Lucas Arrázola un alma? El alma de un joven son $30 mil semanales. Una familia siembra (diezma) $2 millones, más otras arandelas. Lo paradójico de todo es que en estas predicas producen más dinero para la familia Arrázola que vive en la prosperidad, y más pobreza para sus feligreses, como el caso de Preciado que deberá trabajar un mes, quizás dos meses, para conseguirse $2 millones. Preciado entendió que la cosecha de almas, es realmente una cosecha de dinero para el pastor de las lucas, Miguel Arrázola, más bien Lucas Arrázola, quien predica la Palabra por fuera de las escrituras.

*Nombre ficticio para preservar la integridad física del joven. Me dijo que siente temor por su seguridad si conocen su identidad.
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.