¿Quién definirá las modificaciones en el gabinete del alcalde Manolo Duque?

Google+ Whatsapp
  • Luz Estela Cáceres sería la Directora de los Juegos Nacionales 2019

  • El oculto alter ego resolverá esta semana la incertidumbre en el gabinete Distrital

Manolo Duque no se quiere estresar como le pasó al difunto Campo Elías Terán. Por eso se la pasa como pez en su agua.

Manolo Duque no se quiere estresar, como le pasó al difunto Campo Elías Terán. Por eso se la pasa como pez en su agua. El Selfi de Hegel Ortega que publicamos luciotorres.co cuando los medios se preguntaban ¿dónde estaba Manolo?

El alcalde Manolo Duque en estos días de preludio novembrino no está preocupado por su gabinete. Manolo no se quiere estresar. Este desgastante oficio de mover sus alfiles y peones para darle juego a sus financistas y senadores o exsenadores de cabecera, se lo deja a su oculto alter ego que, como una proyección de manera holográmica en el Palacio de la Aduana, se ideó la primera solicitud de renuncia colectiva de los secretarios y directores de instituciones descentralizadas del Distrito de Cartagena de Indias.

William Montes, en su época de senador, mucho antes de ser encarcelado por la parapolítica.

William Montes, en su época de senador, mucho antes de ser encarcelado por la parapolítica.

Es una jugada maestra para ajustar sus fichas y satisfacer a sus grandes favorecedores. ¿Qué acuerdos políticos hizo Manolo Duque en su campaña electoral para darle gobernabilidad a sus financistas? De hecho, el alcalde no está pensando en hacer cambio radical, si lo quería hacer en alguno de los sectores, la decisión la hubiese tomado de inmediato, tal como lo hizo el gobernador de Bolívar Dumek Turbay en el área de Hacienda Pública. Escarbando un poco, más allá del Palacio de la Aduana, el alter ego solo quiere renegociar con los financistas, senadores y exsenadores. Por ejemplo, el exsenador William Alfonso Montes Medina -niño mimado de Enilce López condenado por parapolítica– acompañó con todos sus juguetes a Manolo. Montes -pese a estar inhabilitado- fue un puntal decisivo para la campaña electoral. ¿Qué le dieron a cambio? Existen evidencias que indican que la Secretaría de Infraestructura se la adjudicaron por intermedio de Wilson Herrera Díaz. ¿Cuáles serían los móviles que tiene Manolo para zafar a Herrera, como dicen los mentideros políticos procedentes del mismo Palacio de la Aduana? ¿Será que William Medina ya está despachado con casi un año de gabela en Infraestructura? ¿O será que William Medina quiere que le cambien su ficha porque no le funciona?

Luz Estela Cáceres con su amado padre.

Luz Estela Cáceres, virtual directora de los Juegos Nacionales 2019, con su amado padre.

Curucuteando un poco en el ágora local, sabemos que el Distrito de Cartagena tendrá la mayor responsabilidad de los XXI Juegos Deportivos Nacionales y V Paranacionales, ya que en un 90% se realizará en Cartagena y el resto, en los otros municipios de Bolívar, como Magangué, El Carmen de Bolívar y Arjona. Sabemos -y esto se tiene claro- que gracias a la gestión administrativa del entonces director del Iderbol, Dumek Turbay, y del exgobernador Juan Carlos Gossaín, el presidente Juan Manuel Santos no tuvo otra salida que adjudicarle la sede de los Juegos Nacionales a Bolívar que ocupó el cuarto lugar en las pasadas justas. El Presidente cumplió la palabra este año, y tanto el gobernador como el alcalde brincaron en un solo pie. ¿Quién construirá la infraestructura? ¿La gobernación o el Distrito? Ninguna de las dos probablemente, porque la Dirección de los Juegos determinará el modo, las circunstancias y los contratistas de las megaobras que se realizarán en Cartagena. Y si éstas megaobras se realizan en nuestra ciudad, la Secretaría de Infraestructura tendría una participación que lo determinará la Dirección de los Juegos Nacionales. Si para la consecución de la sede Dumek Turbay hizo el mayor esfuerzo, ¿cómo aseguraría su participación en la organización del magno evento?

Ahora bien. ¿A quién nombrarán en la dirección de los Juegos Nacionales que le de seguridad tanto a Dumek como a Manolo? Debe ser una persona que tenga aceptabilidad entre los dos mandatarios. Una fuente de alto crédito me informó que muy probablemente designen en ese cargo a la actual Secretaria General de la alcaldía de Cartagena, Luz Estela Cáceres, quien este año ha manejado un presupuesto de $16.917 millones. Si las cosas marchan como la alcaldía espera, la hija del exsenador Javier Cáceres sería la Zarina de los Juegos Nacionales, y tendría un gran poder en la contratación de la infraestructura. Pero para Luz Estela lo importante no es ese poder, sino la posibilidad de brillar a nivel nacional y erigirse como una líder política de grandes proyecciones nacionales, posibilidad que le fue negada por una desacertada campaña al senado. Esta sería la segunda sustitución de Manolo Duque en su gabinete. El interrogante que surge es, ¿aceptará la renuncia ahora con esta crisis o espera un poco hasta cuando salga el decreto de su nombramiento? Esta pregunta no se la puedo hacer a Luz Estela Cáceres ni mucho menos a Manolo Duque. Tal vez la secretaria General esté más enterada de lo que hace su padre en el manejo de los hilos políticos, pero Manolo no tiene ni idea de lo que hace su alter ego.

Aquí María Elvira Faciolince firmando convenio con la directora del ICBF Bolívar

Aquí María Elvira Faciolince firmando convenio con la directora del ICBF Bolívar

La senadora Dayra Galvis -según una fuente credible- se siente conforme con el papel desempeñado por la Secretaria de Participación y Desarrollo Social, María Elvira Márquez Faciolince. Al parecer, los rumores de su salida surgieron del mismo seno de la alcaldía que muy probablemente estén interesados en manejar esa poderosa dependencia, no tanto por el presupuesto ($12.635 millones)  sino por la capacidad de manejar una potencial fuerza social (electoral) en la ciudad que para las próximas elecciones parlamentarias es una cantera de votos como lo demostró Quinto Guerra cuando fue el patrón de esa secretaría. Si esto es así, Márquez Faciolince se queda.

Probablemente se va a presentar una rotación de cargos con el fin de satisfacer algunas necesidades politicoburocráticas de los financistas. Es decir, un movimiento interno que le permita al alcalde pasarle seguro a su continuidad, ya que hay algunas fuerzas que acechan con pasos firmes, pues Cáceres perdió juego con la salida de su amigo Alejandro Ordoñez de la Procuraduría General, y Manolo no pudo poner los votos que le había prometido al presidente Santos en el pasado plebiscito. El Si solo le pudo ganar al No con un margen de 20 mil votos. ¿Dónde están los 200 mil votos que se pensaba obtener, los 120 de Manolo y los 80 de los concejales de Quinto Guerra? Además, ahora hay una nueva coalición en el concejo distrital liderada por el quintismo a la cabeza de Lewis Montero y César Pión, quienes piden pista en el gobierno. Pión goza de Espacio Público, pero al parecer quiere más.

La caída de la imagen de Manolo se va hacer evidente. Y no es un problema de manejo de imagen o de las comunicaciones, pues Juan Carlos Díaz Martínez lo hace bien. El mismo Manolo es un excelente comunicador. Y esto no es suficiente. Su discurso no tiene fondo. El desparpajo con que habla sobre los problemas fundamentales de la ciudad se convertirá en un acicate que desinflaría la burbuja de popularidad con la que inició su mandato. Su imagen no la salvaría nadie, ni siquiera el multimillonario presupuesto que maneja directamente ($95 mil millones su despacho y $40 mil millones con los alcaldes locales) equivale a 9 veces el que tiene la Secretaría General,  el 95% de su contratación ha sido por contratación directa. La pregunta: ¿Quién le maneja esos recursos al alcalde? ¿Su alter ego?

Napoleón de la Rosa rodeado de empresarios y dirigentes sindicales como Gil Falcon y Rugero Pérez

Napoleón de la Rosa rodeado de empresarios y dirigentes sindicales como Gil Falcon y Rugero Pérez

Una de las cosas que quiero destacar de la administración de Manolo -a propósito de la crisis de su gabinete- es el manejo de la Secretaría de Hacienda a cargo de un líder de los gremios más poderosos de la ciudad: ANDI. Napoleón de la Rosa, es un economista estudioso de la talla de su amigo Gustavo Duncan, es Master of Science in Economics de la Universidad de Texas A&M y Magister en Administración de Empresas de la Universidad del Norte. Fue director de la ANDI en reemplazo de Roxana Segovia. Los gremios económicos verían de mal gusto que De la Rosa saliera de la Administración -no solo porque quedaría sin lustre las finanzas públicas del Distrito- sino porque también quedaría sin el apoyo de los grandes empresarios de la ciudad. De la Rosa ha sido audaz. Nos salió comenzando el primer semestre con un raspe de olla de $70 mil millones de adición presupuestal que le produjo alegría al alter ego y a muchos concejales. En este sentido, De la Rosa se queda.

De igual manera se puede decir de Germán Sierra Anaya, cuyo apoyo viene procedente desde el mismo Ministerio de Educación Nacional donde hay una gran participación de costeños -especialmente cartageneros- en el manejo de esa dependencia. Recordemos que allí estuvieron Roxana Segovia y Julio Alandete (exsecretarios de Educación) ocupando altos cargos en el ministerio que dejó Gina Parody. El mismo Germán Sierra Anaya (exrector de la Universidad de Cartagena) fue nombrado por el Ministerio de Educación como interventor de la Universidad San Martín donde jugó un papel importante. Manolo no puede desafiar al poderoso Ministerio de Educación que hoy se encuentra acéfalo. Por esta razón, Sierra Anaya se queda.

Y lo que se expone en este análisis periodístico parte de una sustentación objetiva. El alter ego de Manolo tiene un ejemplo como precedente: Lo que le pasó a su compañero de trabajo, Campo Elías Terán Dix. Los gremios económicos con la Sociedad Portuaria y El Universal coadyuvaron para tumbarlo con el apoyo de las fuerzas políticas contrarias que llevaron al presidente Santos a nombrar en el encargo a Bruce McMaster, hoy presidente Ejecutivo de la ANDI. Si el gobierno nacional y los gremios económicos pierden presencia en el gobierno de Manolo Duque, la crisis de éste sobrevendría más temprano que tarde.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.