Empresas de aseo han convertido a Cartagena en un muladar, incumplen contrato

Google+ Whatsapp

Cartagena, en realidad, es un muladar. Las empresas de servicios públicos de agua, alcantarillado y aseo de Cartagena de Indias (Acuacar, Promoambiental del Caribe y Aseo Urbano de la Costa), armaron una alharaca porque el Distrito no les giraba los dineros por concepto del subsidio procedente del Sistema General de Participación para los estratos 1,2 y 3, pero no se inmutan frente al deterioro ambiental y estético de la ciudad causado por los vertederos de aguas servidas y basureros satélites en que han convertido importantes vías y establecimientos educativos oficiales de la ciudad. 

Cualquier esquina es un basurero satélite.

De igual manera la Superintedencia de Servicios Públicos domiciliarios es muy diligente para defender los intereses de las empresas de aseo frente al Distrito de Cartagena, pero negligente para velar porque ellas presten un servicio óptimo a los usuarios. Diferentes líderes sociales -incluso fue tema de un debate en el concejo de Cartagena- vienen denunciando el negligente servicio que se presta con la recolección de basura, ya que en el sur de la ciudad, especialmente en la localidad de la Virgen, casi cada esquina es un basurero.

En un recorrido de cualquier día por las calles de la Fantástica puede uno constatar esta situación de incumplimiento del contrato por parte de las empresas de servicio de aseo al observar montañas de basuras en cualquier sitio, lo cual ha convertido parques, caños, instituciones educativas y sitios oficiales o de uso común, en basureros satélites.

Lo anterior se puede constatar con las fotos que presentamos en este trabajo periodístico. Al respecto, consultamos con varios líderes sociales, entre los cuales está Aldo Lora:

“Uno recorre las calles de Cartagena y encuentra basuras en cantidades industriales. Va a la Vía Perimetral y a cada 100 metros hay un basurero. Los carretilleros echando basuras. Va a instituciones educativas, como es el caso de Ciudad de Tunja, y alrededor de la pared está llenas de basuras, perro muertos y cualquier deshechos. Esto es insoportable.”

Así como sucede con la localidad 2, de la misma manera se presenta en la 1 y 3. Los usuarios están cansados de denunciar esta situación frente a las mismas empresas de servicios públicos, pero no hay acción pertinente para resolver el problema.

¿Qué hace la Unidad de Servicios Públicos del Distrito?

Así como promovieron y cuestionaron al Distrito porque los pagos por concepto de los subsidios para los estratos 1,2 y 3 no se hicieran conforme a la ley, de la misma manera la administración distrital debe ser diligente para exigirle a las empresas de servicios de aseo que cumplan con el objeto del contrato. Vox Populi no pudo contactar al director de la Unidad de Servicios Públicos del Distrito, pero a las claras se nota una negligencia de su actuación para exigirle el cumplimiento del contrato y concretamente de las clásusulas que se refieren a su objeto social, cual es la recolección y destinación final de los deshechos.

En el debate que se hizo en el concejo el año pasado y en el cual participó la comunidad, las empresas recolectoras manifestaron que la demanda se ha incrementado en un 16%, pero se le pudo demostrar que así cuando crece la demanda, crecen los recursos, porque los usuarios del servicio han aumentado. Hace poco el Distrito de Cartagena les giró a Aguas de Cartagena 15 mil millones de pesos, Aseo urbano de la Costa  6.500 millones de pesos y Promoambiental Caribe  1.800 millones de pesos.

Lo que es peor reciben el dinero, y Cartagena sigue llena de aguas servidas y basuras, lo cual contamina el medio ambiente y propicia una situación de deterioro de la salud y de los derechos colectivos de los ciudadanos. Cartagena es turística, pero parece que estas empresas de aseo no lo saben, porque tampoco entienden de estética urbana.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.