¿En 2017, Dumek Turbay Paz será el gobernador de la paz?

Reto 2017 de Dumek: El gobernador de la paz.

Como su segundo apellido, el principal reto que tiene el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay Paz, para 2017 será la implementación de la paz en el segundo departamento que más víctimas produce el conflicto armado colombiano y donde existen casi todas las bandas organizadas del narcotráfico. En Bolívar tenemos cerca de 500 mil víctimas del conflicto, y existe un 30% del territorio (el Sur) inmerso en este conflicto armado, siendo el ELN el principal actor.

En el territorio de Bolívar los conflictos políticos y sociales tuvieron o tienen las características de que los actores armados como el paramilitarismo y el narcotráfico se unieron para ejercer un dominio territorial con una fuerza política ejercida a través de la gobernabilidad. En los tiempos de la gobernación de Luis Daniel Vargas, tales fuerzas surgieron con impetuosidad que se opusieron al proceso de paz con el ELN e impidieron que desde el gobierno departamental se ejerciera un acompañamiento a esa importante iniciativa. Las fuerzas del comandante paramilitar Iván Roberto Duque “Ernesto Báez” ejercían un poder casi monopólico en el Sur hasta el punto que colocaban alcaldes, concejales y diputados e incidían en la elección de gobernadores. Pero la avaricia los llevó a romper el saco cuando quisieron imponer gobernador con el pretexto de que el Sur nunca lo había tenido, y para ello nominaron a Gustavo López Cossio. En ese tiempo, Salvatore Mancuso y Enilce López, quienes dominaban de la zona de influencia de Magangué hasta Cartagena, se pusieron de acuerdo para voltearle el cutarro a “Baez”, y nominaron a la gobernación a Libardo Simancas Torres, quien a la postre resultó elegido. De aquí en adelante el paramilitarismo y el narcotráfico acompañaron la gobernabilidad en Bolívar sangrando la institucionalidad, especialmente los rubros de salud, educación y saneamiento ambiental. Sus secretarías favoritas, además de esos sectores, era Hacienda, Agricultura y Minas.

El reto

El gobernador Turbay al lado de sus inmediatos colaboradores. Johan Toncel, su mano derecha./Cortesía.

Por esa razón, el reto principal de Turbay con su plan de desarrollo Bolívar Si Avanza no solo será la implementación de planes y programas que conduzcan a la paz en nuestro territorio sino también acabar con la injerencia de poderes extraños en la institucionalidad, puesto que si el territorio cambia, debe cambiar la gobernabilidad, o viceversa. ¿De qué vale que se inviertan $ 2.3 billones con el Contrato Paz si las fuerzas económicas que ejercieron la violencia se beneficien de la acción contractual? Dicho de otro modo: ¿De qué vale que se inviertan millones de pesos, por ejemplo en saneamiento, si ese dinero lo manejan esas fuerzas extrañas que todavía tienen su peso específico en el poder público?

Es un hueso duro de roer el reto que tiene el gobernador de Bolívar en 2017, ya que las fuerzas oscuras que lo rondan no renunciarían fácilmente al poder que han detentado por más de dos décadas.

La fortaleza

Dumek Turbay tiene liderazgo y simpatía. Obtener un amplio favoritismo no es fácil en un departamento tan difícil como Bolívar. Fue elegido con más de 400 mil votos, y al cerrar 2016 fue confirmado como el gobernador con mayor imagen positiva (75%) de acuerdo a la encuesta realizada por el Centro Nacional de Consultoría, y ejerce un liderazgo en el departamento. Además tiene la capacidad de modificar su gabinete cuando lo cree necesario, y logra que la asamblea departamental le apruebe todas las iniciativas que le propone. Un ejemplo de este enunciado, fue su plan de desarrollo y el presupuesto 2017 de $1.2 billones, los cuales fueron aprobados sin ninguna sustancial modificación por los diputados, algunos hicieron su pataleo pero los aquietó contundentemente. Ejemplo, el presidente de la asamblea de Bolívar, Jorge Redondo, comenzó con fuertes críticas al presupuesto, pero finalmente acabó por alabarlo y propiciar su aprobación por la plenaria.

Además de la anterior premisa, Turbay tiene un gran apoyo del gobierno nacional y de la fuerza parlamentaria regional. Cabe recordar que su papel protagónico en el proceso de paz, que finalmente está aprobando el congreso para su implementación, es un haber que tiene en el libro de la paz. Esto indica que va a contar con los recursos necesarios y el apoyo político para que su plan de desarrollo sea una realidad y pueda potencialmente propiciar la paz en uno de los departamentos más compulsivos de Colombia. Sin duda, Turbay Paz es el gobernador pechiche del presidente Juan Manuel Santos, Premio Nobel de la Paz.

La amenaza

El Ministro del Interior, Luis Fernando Cristo, su principal aliado en el gobierno nacional./Cortesía.

No obstante, Turbay Paz tiene una amenaza muy fuerte para cumplir con su promesa electoral y de paz: El caballo troyano. En su gobierno se han acomodado fuerzas oscuras que datan de los tiempos en que la guerra cobraba miles de bolivarenses muertos, masacres, desplazamientos y desapariciones forzadas. Estas fuerzas se caracterizan por despedazar cuánto recursos financieros existan para beneficio de sus propias arcas y maquinarias que atrapan el poder político para ponerlo nuevamente a su servicio. Es un círculo tenebroso que pone de rodillas a mandatarios y gobernados.

Tal amenaza corre el riesgo de atentar contra la gobernabilidad de Turbay Paz, y dar al traste con las buenas intenciones consignadas en  su plan de desarrollo Bolívar Si Avanza y en el presupuesto de 2017. También sufre el riesgo de acabar con las aspiraciones de un mandatario que se le nota capacidad y liderazgo para sacar adelante a Bolívar, un departamento sumido en la violencia y la pobreza, donde la alta concentración de la tierra (86% DANE, 2013) es otra amenaza para la paz.

La oportunidad

Frente a la realidad, Turbay Paz, tiene en 2017 -y quizás en lo que le resta de su mandato- la oportunidad de pasar a la historia como el gobernador de la paz. Será una gobernación de transición, puesto que debe propiciar una revolución al interior de la institucionalidad para que los planes y programas cumplan su cometido y la gobernabilidad pase a una buena gobernanza, esto es, que gobierne con las redes sociales construidas desde el seno de las comunidades olvidadas de Bolívar, y se olvide de las fuerzas oscuras que perviven en la institucionalidad, y acabe con el caballo troyano que tiene en su gobierno.

¿Fácil? Nunca será fácil convertir una amenaza en una oportunidad, pero es el reto que un líder debe tener cuando desea cambiar el estado de cosas inconstitucional que nos encontramos en el departamento, que le hace honor y gloria al libertador Simón Bolívar. Este Estado de Cosas Inconstitucional, donde los derechos fundamentales de las personas son violados con la negación de la salud, la educación, la estabilización socioeconómica  y el saneamiento ambiental, puede ser transformado en una gran oportunidad para que cada bolivarense participe de su propio desarrollo.

¿Qué debe hacer Turbay Paz?

El periodismo solo puede plantear luces y sombras, desde la perspectiva del buen ciudadano, pero no tenemos la capacidad de ser lámparas si el mandatario no las enciende. Lo primero que debe hacer el gobernador de Bolívar en 2017 es construir gobernabilidad sin las fuerzas oscuras anidadas en el poder político. Para alcanzar este objetivo, el cual es fundamental, necesita edificar una gobernanza democrática. Si no lo logra, sus buenas intenciones serían vanas, y su oportunidad quedaría reducida a una frustración más de la ciudadanía bolivarense.

Nota. Si te interesó este artículo, coméntalo. Quiero mejorar. 

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.