La Sony Music no le quiere pagar los derechos de autor a Quessep y al “Fatal”

Google+ Whatsapp
Quessep tiene el respaldo del hermano del Sayayín, Biofa.

Quessep tiene el respaldo del hermano del Sayayín, Biofa.

La champeta tuvo resonancia internacional por primera vez cuando la mamá de Jairo Sayas Díaz, el popular Sayayin, firmó con la poderosa Sony Music que llevó este género a la cumbre con éxitos como La Voladora y Paola. Pero lo que algunos desconocen es que el productor y compositor de estos éxitos son José Quessep y José Puertas, “El Fatal”. 

Eso es tan verdad que el propio hermano de El Sayayín, el también cantante Leonardo Fabio Sayas Díaz (Biofa), reconoce el papel protagónico de Quessep en la composición de las principales canciones del destacado cantante cartagenero que hizo vibrar de emoción las barriadas del caribe colombiano, Panamá y Venezuela. El Sayas murió sin saborear las mieles de su carrera matizada de situaciones difíciles de un joven que crece en medio de las grandes dificultades sociales y económicas, salpicadas de olvido, drogas, alcohol y delincuencia.

La música es un bálsamo que reduce los dolores sociales de una población históricamente olvidada como los 45 barrios que se encuentran alrededor de la Ciénaga de la Virgen de Cartagena de Indias, donde el 54% (encuesta de la Fundación Social) come una sola comida, puesto que si desayuna no almuerza y si almuerza no cena. Sayas era de El Tancón, sector Rafael Nuñez de Olaya. Y el papel desempeñado por personas como Quessep, no solo merece que el Estado lo apoye en su quehacer cultural sino que también lo proteja frente a pretensiones de firmas como Sony Music que solo buscan la explotación comercial del intelecto natural de nuestros artistas, importándole un poco su suerte. Tal como le sucedió a El Sayayín, quien murió por la intolerancia, pero sobre todo, por la pésima atención del sistema de salud que se convierte en una condena a muerte si no tienes la posibilidad de contratar una medicina prepagada. El Sayas murió, tal vez por negligencia clínica, y la Sony no lo tenía protegido socialmente.

El Sayas no era compositor, pero tenía un gran talento para la interpretación de este género que apenas comienza a ser aceptado por los diferentes sectores sociales de Cartagena, su ciudad de origen. El futuro de la champeta será grande, sin duda. Productores como Quessep merecen que sean protegidos, ya que no tienen la infraestructura empresarial para insertarse en lo que se ha denominado “el mercado cultural”, y lo que es peor, carecen de la “inteligencia empresarial y financiera” para sacarle el provecho económico. Los artistas y empresarios de este género, probablemente no tienen la formación debida para enfrentar los retos de la carrera artística, pero tienen un talento inmenso.

“Con el Sayayín iniciamos con una canción que se llama el Escándalo. Insistía mucho con él, era un joven de 14 años, que cuando cantaba ñateaba, la gente pensaba que no tenía futuro, pero yo le decía ‘tu vas a ser grande, Sayas, tu vas a ser grande’. Y el pelao me decía, ‘Jose, ojalá Dios te oiga’. Y así fue, porque luego grabamos Paola, y construimos una buena relación.”

José Quessep, EL DEL BATE DE ALUMINIO, probablemente sea controvertido, pero tiene una habilidad de caza talento y promotor de nuevas estrellas del mundo champetuo allende a las fronteras olayeras, de cuya zona han salido buenos prospectos de la música. Ahora tiene un tema champetuo pegado, La Prisprí.

Quisinos ponernos en contacto con la Sony Music, pero no fue posible contactar a su gerente para que exprese su versión sobre esta denuncia que realizan Quessep y José Puertas, éste último me envió un mensaje de wasap donde respalda esta denuncia. Qussept para sustentar lo dicho presentó copia de las certificaciones expedidas por el Ministerio del Interior, y otros documentos que acreditan sus declaraciones. Él Mismo dice que el derecho es prueba, y ésta es la que presenta para reclamar sus derechos de autoría de las populares canciones que interpretaba Sayayín.

ESCUCHE LA ENTREVISTA DE LUCIO A QUESSEP

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.