¡Magangué condenada a pagar $22 mil millones por despidos injustos que hizo El Gatico!

Google+ Whatsapp
El jurista Fernando Marimón Romero quien tiene contra la pared al alcalde Pedro Alí Alí.

El jurista Fernando Marimón Romero quien tiene contra la pared al alcalde Pedro Alí Alí.

Según sentencia judicial de segunda instancia, ya ejecutoriada, las empresas de servicios de agua de Magangué deberán pagarle más de $22 mil millones de pesos a 43 trabajadores de Aquaseo y Servimag por concepto de pasivos judiciales. Y si esta suma no se la pagan ahora, el próximo año llegará a más de $24 mil millones, de acuerdo al mandamiento de pago radicado por el abogado de los beneficiarios, Fernando Marimón Romero, en el juzgado Segundo Civil del Circuito de Magangué.

El alcalde de Magangué, Pedro Alí Alí, enfrenta una papa caliente con los trabajadores de Servimag.

El alcalde de Magangué, Pedro Alí Alí, enfrenta una papa caliente con los trabajadores de Servimag.

Es decir, que anualmente el desangre del erario de los magangueleños, llega a más de $2.000 millones, produciéndose un detrimento patrimonial que implicaría que la Contraloría, la Procuraduría y la Fiscalía adopten las medidas pertinentes para sancionar a los posibles responsables de esta situación.

En 2009 el juez Segundo Civil del Circuito de Magangué sentenció que los trabajadores fueron despedidos sin justa causa. Este fallo lo confirmó el Tribunal Superior de Cartagena en 2013 y desde mayo se encuentra la orden de mandamiento de pago.

Esta es una de las papas calientes heredada por el actual acalde de la segunda ciudad de Bolívar, Pedro Alí Alí. Situación que se agrava más, por cuanto se abrió la liquidación de la empresa Aquaseo S.A. ESP, por causal de disolución, lo cual implica que la entidad encargada de pagar dichos pasivos será Servimag, que originalmente fue creada por el municipio para la prestación del servicio. A la postre, la Nación y el municipio de Magangué deberán cumplir con el mandato de pago o si no estarían incurso en fraude a resolución judicial, y lo que es peor, cada mes que pasa, son $200 millones que se le agregan a la ya abultada deuda por pasivos laborales. ¿Hasta cuándo los magangueleños podrán soportar este desangre?

Al desaparecer Aquaseo, la que debe pagar los platos rotos por la clase política será Servimag, que a su vez se encuentra en ley de bancarrota, ley 550/99, y dado a las causales establecidas en el artículo 35 de dicha norma, todos los efectos de las sentencias judiciales deberá correr a cargo de la entidad que concesionó el servicio. De acuerdo al certificado de la Cámara de Comercio de Magangué que publico, Servimag inscribió la resolución No 04690 del 12 de junio de 2001, mediante la cual se acordó la reestructuración de pasivos, en cuyo artículo 1 dice:

“Aceptase la solicitud de promoción de acuerdo de reestructuración de pasivos de la empresa de servicios públicos de Magangué-SERVIMAG ESP”.

Ese acto administrativo quedó inscrito bajo el No 001 del 22 de junio de 2001. En esa época, Magangué vivió una de sus peores situaciones en materia de servicios públicos, especialmente de agua. Hecho que se prolongó hasta mediados del 2008. Se regresó a épocas primitivas que debían bañarse nuevamente con totumas a orillas del Río Magdalena o de la Ciénaga de Versalles. Mientras tanto la clase política, autora de todo este desastre, enfiló baterías contra el erario político valiéndose de jueces y abogados venales que mediante acciones judiciales non sancta, obligaban al municipio a pagar deudas de dudosas facturas. Cosa que no ocurría con los trabajadores beneficiarios de sentencias judiciales. O de aquellos, que habiéndoseles reconocido su derecho pensional no se lo pagaron, y esperaron que murieran sin disfrutar de su pensión, como es el caso de José Adriano Ortega Martínez, padre del edil versallero Fabian Ortega Bustamante.

El Gatico y los Nule

Cuando Jorge Luis Alfonso López (El Gatico) fungía como alcalde de Magangué (diciembre 2007), le concesionó a 18 años el servicio de agua a la empresa Aguas Kapital, de los Nule, con una inversión total de $22.891 millones, discriminada de la siguiente manera: la Nación, $2.500 millones; el departamento de Bolívar, $900 millones; el municipio de Magangué $14.040 millones, y el operador, Aguas Kapital, $5.451 millones. El negocio de El Gatico (condenado por el homicidio de Rafael Prins) fue bueno para él y los Nule pero una desgracia para Magangué. De acuerdo al certificado de la Cámara de Comercio de Bogotá de la época, Aguas Kapital pertenecía al desaparecido Grupo Nule: Guido Alberto Nule Marino (socio y cuñado del alcalde de Barranquilla Alex Char, socio del Vicepresidente de Colombia, Germán Vargas Lleras) Manuel Francisco Nule Velilla y Miguel Eduardo Nule Velilla, todos condenados y encarcelados por defraudar al Estado mediante contratos no ejecutados con el Distrito de Bogotá y la Nación. La administración de Alfonso López despidió injustamente a los trabajadores de Servimag cuando entró en funcionamiento Aguas Kapital, y desde ese tiempo, el municipio deberá reintegrarlos y pagarle todos los salarios y demás prestaciones sociales causadas.

Un poco antes de que Aguas Kapital fuera liquidada, la concesión se la vendieron a Aquaseo ESP, cuya estructura accionaria en un 50% le pertenecía a las Empresas Públicas de Armenia (EPA). En realidad, el negocio defraudaban tanto a Magangué como a Armenia. ¿Por qué? Los Nule y los López se asociaban para hacer un negocio donde a las claras se veía que Aquaseo no podía cumplir con los compromisos, pero ellos podían salvar un dinero con la transacción comercial, y podían canalizar los recursos nacionales, departamentales y municipales del agua y alcantarillado para beneficio propio. Y en efecto, lo que sucederá posteriormente, confirmó lo que estamos denunciando en esta investigación: una defraudación al fisco de Magangué y de Armenia, y lo que es peor, el servicio de agua se vuelve más crítico para la capital del bocachico.

Para saber el monto de dicha defraudación tendríamos que hacer una operación matemáticas sencilla. Sumar todos los recursos para agua y saneamiento entregados por la nación, la gobernación y el municipio desde que entró en funcionamiento Servimag (matricula mercantil No 05752 de 1993) hasta la administración de Aquaseo, 2016.

Aquaseo será liquidada

Vox Populi tuvo acceso al último informe de la Superintendencia de Servicios Públicos domiciliarios sobre Aquaseo ESP en el período 2014-2015, el cual se le presentó, en octubre de 2016, al Superintendente José Miguel Mendoza para que tome las decisiones del caso que permita preservar la prestación del servicio a la población magangueleña. La misma Super le solicitó una información adicional a la empresa mediante el radicado 20164210244911, sobre algunos aspectos generales y la escritura de constitución, información que no fue entregada en la visita ni posteriormente.

El análisis que el periodista hace del informe integral que se extiende en 103 págs, se puede resumir en una sola frase: Aquaseo ESP está más muerta que viva y es incapaz de cumplir su misión: prestar un adecuado servicio de agua a Magangué.  La Super la resume así:

“La empresa en el corto plazo ni en el largo plazo puede cumplir oportunamente con las obligaciones adquiridas”.

El informe referenciado concluye que la empresa -a diciembre de 2015- presenta en la cuenta deudores entre otros un valor de $4.117 millones por concepto de subsidios por cobrar al municipio de Magangué, cifra que al recuperarse no cubre el sobre endeudamiento que presenta. En tanto el saldo del patrimonio de la empresa para el año 2014 y 2015 es negativo debido al sobre endeudamiento que la lleva a estar incurso en causal de disolución, de acuerdo con la norma.

Bolívar también debe responder

La suerte de Magangué en materia de agua no es distinta a la que vive, por ejemplo, El Carmen de Bolívar, o la mayoría de municipios del departamento. Miles de millones se han invertido como si fuera un saco roto, y, sin embargo, se espera que cada año se alcance el anhelado deseo de la población de gozar de un excelente servicio. Ahora se habla de un Plan Maestro de Agua y Alcantarillado para Magangué con una preinversión de $2.500 millones que debió contratar Aguas de Bolívar. ¿Qué tipo de control social se le adelanta a estas iniciativas que comienzan con la esperanza de resolver el desabastecimiento del preciado liquido, pero terminan con un trago amargo por causa de la corrupción político-administrativa?

En Magangué existe una mano de obra preparada para este oficio de suministrar un excelente servicio. Los 43 operarios que despidieron injustamente de Servimag-Aguas Kapital-Aquaseo, con muchos años de experiencia acumulada, estaban amparados por fuero sindical, según la resolución No 106 de abril de 2005, prueba que le sirvió al juez de primera instancia y al Tribunal Superior de Cartagena para sentenciar a Servimag a reintegrarlos y pagarles todas las prestaciones sociales indexadas hasta cuando la providencia sea cumplida por las entidades responsables. Más de la mitad de los trabajadores beneficiarios de la sentencia pasarán a ser pensionados.

Muchos de esos trabajadores habían sido contratados por Aquaseo con pésimos salarios, y hoy solo esperan que el Municipio y la nación cumplan con la sentencia judicial de reintegrarlos y pagarle más de $22 mil millones. El reconocido abogado cartagenero, Fernando Marimón, espera que el alcalde Pedro Alí Alí, se apersone de esta situación para que le evite un desangre financiero al municipio y sea procesado por fraude a resolución judicial. Una deuda por pasivo laborales deben pagarle tarde o temprano. Y si es temprano, se evitaría un mayor problema fiscal a la nación, y los trabajadores arreglarían su situación precaria.

Próxima entrega: ¿Por qué Pedro Alí Alí, alcalde de Magangué, está dejando crecer la deuda? ¿Por qué el promotor del acuerdo de pasivos de Servimag ESP, Guillermo Llinás Ángulo, está perdido, y no ha atendido a ninguna de sus obligaciones pese a recibir desde 2001 millonarios honorarios por un rol que no desempeña? ¿Qué dice la Procuraduría, la Fiscalía y la Contraloría? ¿Cuál ha sido el papel de la gobernación de Bolívar en este entramado caso? ¿Qué ocurrió con el caso de  Antonio José Morales Meza?

 

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.