Las alcaldías locales de Dionisio fueron un fortín de corrupción

Google+ Whatsapp

Heidy Villarreal, en medio de sus jefes, Dionisio Vélez y Carlos Coronado. Estos dos deben responder por los $250 mil millones y la réplica de la espada de Blas de Lezo.

Hace un año Dionisio Vélez dejó la alcaldía de Cartagena llevándose entre sus alforjas un costal de contratos de obras como parte de un concierto de sinfonías inconclusas, cuyo detrimento patrimonial está por establecer la Contraloría General de los $250 mil millones producto de un préstamo para infraestructura en salud, educación y vías. Pero no fue el único. Su alcaldesa de la localidad de la Virgen y Turística, Heidy Catherine Villarreal Vega, quien todavía el 31 de diciembre de 2015 firmaba contratos para completar los $11.087 millones, es su digna emuladora. 

Como alumna aventajada de Dionisio Vélez, Heidy Villarreal, le prometió a la gente de la localidad que iba a utilizar los casi 12 mil millones del último año para mejorar su situación, especialmente en servicios sociales y elevar su nivel de vida. Pero lo que la gente ahora entiende es que ella y sus amigos mejoraron de situación, y la población de la Virgen se quedó esperando las promesas. El mismo modus operandi de su antecesor, Rodrigo Reyes, hoy virtual concejal de Cartagena en perjuicio de Zaith Adechine, quien no va más por anulación de su elección. Veamos el Caso Heidy Heidy Villarreal, es una linda chica odontóloga que hizo parte de una terna completada por el politólogo Lucho Torres Fernández y Gregorio Rico (actual alcalde) para suceder a Rodrigo Reyes Pereira, quien había renunciado para aspirar al concejo Distrital sin sospechar la “pelea a muerte” que iba a sostener con Jorge Useche por la última curul. Heidy ganó porque era la protegida de Rodrigo Reyes y así lo entendió Dionisio Vélez, quien no dudó en firmar el decreto de su nombramiento. Ya posesionada en el cargo, la nueva alcaldesa lo primero que hizo fue darle continuidad a la feria de contratos de la localidad con fundaciones, muchas de las cuales son fantasmas, porque solo se le conoce de papel, y otras son de dudosa ortografía, al juzgar por los hallazgos que encontré en un muestreo de los 122 contratos por la suma de $11.087 millones. Los contratos con fines de desarrollo social y cultural y de infraestructura también constituyen una sinfonía inconclusa como la de su jefe mayor, Dionisio Vélez Trujillo. Le robaron el banco de proyectos Uno de los casos que llama la atención es el banco de proyecto de la localidad. Heidy Villarreal, el 26 de abril de 2015, firmó el convenio de asociación No 131 con la Corporación Cívica Mujer a Mujer-CORPOCIMU, representada por Emilena Jaimes Gallardo, con el fin de “aunar esfuerzos para implementar y fortalecer el sistema de seguimiento y evaluación del plan de desarrollo local así como el banco de programas y proyectos de la localidad de la Virgen y Turística”, por valor de $70 millones a ejecutarse en 93 días. La primera perla que encontramos como resultado de la “ejecución” del contrato es que no hay “banco de proyectos”. Consulté varias fuentes de la localidad, y todas coincidieron que no existe tal cosa. Un funcionario de la alcaldía local que me pidió que su nombre lo mantuviera of the record, me dijo: “La plata se la robaron y no hicieron nada. Ninguno de los funcionarios fuimos capacitados en metodología MGA por parte de la Corporación a la cual se le entregó el contrato de $70 millones.” Como el objeto del contrato señala que se debía capacitar a los presidentes y miembros de Asojac, le pregunté al líder comunal Aldo Lora, si supo o participó de ese evento de capacitación. Lora me dijo: “Sucedió lo mismo como con la contratación de la construcción del CDI en Colombiatón, el cual es una obra inconclusa que ahora sirve como hotel de burros. En la localidad no hay banco de proyectos, varios alcaldes lo contrataron, pero se robaron la plata.” Pero para tener una realidad de la ejecución del mentado contrato, hablé con la presidente del Consejo Local de Planeación, Yimara Marimón Corredor. No tengo noticia de la existencia de ese Banco de Proyectos. La alcaldesa dijo en la rendición de cuentas que se había configurado un banco de proyecto y se había capacitado a 20 funcionarios, ediles y presidentes de juntas de acción comunal (JAC) y a los miembros del Consejo Local de Planeación, pero mis compañeros me dijeron que no es cierto que hayan recibido capacitación para el banco de proyectos. Es más, los proyectos debemos radicarlos en Planeación de la alcaldía Distrital. José Hernández Zubiría, de la ASOJAC, de igual manera manifestó: “Hemos creado una veeduría para establecer el destino de esos recursos, ya que nosotros no tenemos información de que hayan ejecutado dicho contrato, a sabiendas que el objeto dice que debía capacitarnos en metodología MGA y cómo presentar los proyectos en el banco de proyecto local.” Consejo de Planeación

Aquí Rodrigo Reyes, el otro alcalde de Dionisio, en compañia de su jefe político Pedrito Pereira y el patriarca del conservatismo.

Otro de los convenios sospechosos de no ser ejecutado es el No 150 firmado el 18 de noviembre de 2015 denominado “fortalecimiento de la participación ciudadana en el gobierno local”, por valor de $60 millones con la fundación Luz del Saber, representada por Norelvis Vega Cabeza. En el convenio se establecieron 19 obligaciones, la mayoría de las cuales se duda que se hayan cumplido. De igual manera el convenio No 45 con la misma fundación Luz del Saber por valor de $30 millones, cuyo objetivo era “capacitar y apoyar al Consejo Local de Planeación para su desarrollo y buen funcionamiento”. Así lo corrobora la actual presidente del Consejo Local de Planeación (CLP), Yomira Marimón Corredor, en diálogo sostenido con Vox Populi. “Al posesionarme como presidenta del  CLP lo primero que hice fue averiguar sobre las acciones que la alcaldía ha ejecutado para el  fortalecimiento de este organismo, y me dí cuenta que ninguna acción se ha hecho. Así me lo confirmaron los compañeros del período anterior, ya que yo entré a partir de mayo de 2017. Presenté un derecho de petición a la alcaldía, y francamente mi conclusión es que nada de lo que dice el convenio pudieron hacerlo.” Asimismo sucede con otros contratos suscritos con la Fundación Luz del Saber, con la cual se firmó 8 convenios por la suma total $755 millones, y varios de los cuales tienen objeto social repetido. Por ejemplo, los convenios No 150 y 50. Hay algo curioso. Firmaron el convenio No 94 con la Asociación de Chocoanos-ASOCHOCÓ para la implementación del Sistema de Gestión de Calidad cuando en la Alcaldía no existe organigrama del recurso humano, ni tampoco se han construido indicadores de Gestión. Es decir, contrataron un servicio que no sirve para nada, puesto que su objeto es impracticable por sustracción de materia. Guardando las proporciones, es como contratar la construcción de un puente sobre donde deberá pasar un arroyo. Y la curiosidad llega al paroxismo al saber que es una asociación de Chocoanos, cuando su objeto social no contempla esa actividad. Nubia Fontalvo, callada y queda…

Nubia Fontalvo, su belleza contrasta con su silencio.

Pese a las evidentes irregularidades que se perciben en la contratación pública de la localidad 2 a cargo de Heidy Villarreal, ni la Personería ni la Contraloría distritales se pronuncian. En el mes de julio de 2016 terminaron una auditoria en la localidad 2, pero el silencio de Nubia Fontalvo es aun más sospechoso. De igual manera se puede decir de los famosos veedores sociales que tenemos en la localidad. Por ejemplo, Angel de la Cruz, residente en el sector Ricaurte, fue uno de los que denunció fuertemente algunas de las contrataciones, pero luego se silenció o lo silenciaron. Una fuente de la alcaldía me informó que le entregaron un contrato para hacer una fumigación, y se embolsilló la plata sin cumplir con el objeto del contrato. O sea, lo que denunciaba Cruz era porque no lo habían metido en la piña, una vez lo hicieron, a su boca le pusieron un bozal de $4 millones, me manifiesta la fuente que me entregó unas pruebas para corrobar lo dicho. El Caso Heidy Villarreal podría servir de ejemplo cómo las alcaldías locales son saqueadas a la luz pública y sin que nadie diga absolutamente nada. Nadie se atreve a decir allí va el ladrón, porque muy probablemente se esté señalando asimismo. Pero podríamos analizar, por ejemplo la gestión en la alcaldía local 2 de Rodrigo Reyes, quien se posesionará como concejal de la ciudad. O la del mismo Gregorio Rico. O los últimos alcaldes locales junto con sus ediles referenciados con el Fondo Local de Desarrollo. Como están las cosas, la joven alcaldesa y los representantes legales de estas organizaciones deberán responder por estos contratos ante las autoridades competentes, especialmente ante la fiscalía, porque se podría configurar el delito de falsedad de documento público y celebración de contratos sin el lleno de requisitos. Además, la actual directora de fiscalía asuma su compromiso con el departamento para reducir la corrupción administrativa sin golpes mediáticos. Gregorio Rico ¿”en la piña”?

Gregorio Rico fue integrante de la terna pasada al lado del politólogo Lucho Torres. Heidy fue la ganadora./Cortesía.

El pasado 30 de diciembre el alcalde de la localidad, Gregorio Rico, presentó su Rendición de Cuentas. La invitación la hizo el 29 después del medio día, y solo asistieron los que hacen parte de su comité de aplausos. Algunos dicen que no tiene control social ni control político. Todos están cooptados. No hay ninguno que esté dispuesto a salirse de la piña. TE PUEDE INTERESAR LOS SIGUIENTES ENLACES DIONISIO, VETE YA! COPIAS DE CONTRATOS FIRMADO POR HEIDY VILLARREAL, ALCALDESA LOCAL 2 NOTA. ESPERO TUS COMENTARIOS PARA SEGUIRTE CONTANDO LA VERDAD.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.