La filosofía es una llave para abrir la puerta de la paz y de la transparencia ciudadana.

Diálogos filosóficos para vivir bien

Pasquales Sofía, de la Universidad Gregoriana de Roma, que tiene 600 años de formar filósofos.

¿Podemos abrir una puerta nueva con llave vieja?¿Podemos construir un nuevo país con un pensamiento de guerra? ¿Qué tipo de ciudad debemos formar en el siglo XXI? ¿Por qué los latinoamericanos nos dividimos radicalmente: centralistas y federalistas, chavistas y antichavistas, uribistas y antiuribistas? Las respuestas de estas preguntas residen en la filosofía útil y necesaria. Útil, porque la filosofía te debe explicar por qué y para qué suceden las cosas; es necesaria, porque sin ella la humanidad no puede formar un Ser transparente y feliz.

He seleccionado a un grupo de filósofos de América Latina y del Caribe colombiano para filosofar sobre el fin de las ideologías e iniciar un recorrido que nos explique de cómo podemos pensar para hacer una mejor ciudad, un mejor país y mejor continente. Empecé por Argentina con Roberto Pérez, un antropólogo del Ser, y ahora con un italiano que viene desmitificando a Enrique Dussel, el filósofo que influyó en nuestro pensamiento en la década de los 70-80 buscando una filosofía de liberación o de Leonardo Boff con la teología de la liberación.

En este Diálogo Filosófico con el profesor y doctor de filosofía política de la Universidad Gregoriana de Roma, Pasquale Sofía, director del programa de doctorado de Filosofía Política de la Universidad del Zulia, quedó algo claro: la filosofía que no te diga nada de la realidad actual no existe. Sin embargo, la filosofía que enseña el sistema educativo latinoamericano se ha vuelto obsoleta y los docentes que se están formando carecen de filosofía para explicarse los nuevos fenómenos educativos que nos ha traído la globalización.

Pasquale Sofía dice que los filósofos son ahora contratados por las corporaciones para formar ejecutivos. Y esto se presenta porque nos encontramos en una crisis de valores, y desde el punto de vista epistemológico -que estudia los principios, fundamentos, extensión y métodos del conocimiento humano- nos permitiría avanzar en este mundo que es mucho más complejo que ayer y se necesita una Open Mind (Mente Abierta) a fin de interpretarlo y, yo diría, transformarlo. Sofía dice:

“Cada día las corporaciones están contratando a pensadores para reclutar personal ejecutivos e ingenieros. El exprimer Ministro Berlusconi nombró a un filófoso experto en sinología (experto en cultura china) para coordinar a los industriales italianos que tienen inversión en China.”

Cuando el alcalde de Cartagena, Manuel Vicente Duque, dijo que la filosofía no le sirve de nada a los jóvenes que salen del sistema educativo, se refería a la “filosofía” que se enseña en el sistema educativo, la cual es abstracta, académica y poco aterrizada a la realidad cotidiana que se vive en Cartagena. Si bien es cierto no explicó su tesis, los pensadores de la realidad debemos hacerlo. Y en este sentido los docentes de filosofía necesariamente deben hacer una auto-evaluación para saber si lo que están aprendiendo y enseñando le sirve a la sociedad o no.

Sócrate, el filósofo que inició la nueva Era de la filosofía 470 a.c., parió una generación de filósofos como Platón y Aristóteles, quienes se hacían los interrogantes necesarios para indagar qué sucedía en la realidad, por qué sucedía y qué debemos hacer los seres humanos para cambiarle el curso a los hechos. Y aquí nació la filosofía política desentrañando la utilidad para guiar a los pueblos y se concluyó que “la política es el arte de servir”. ¿Se está enseñando este fundamento en las aulas? ¿Qué aprendieron los políticos de filosofía política? ¿El arte de robar? ¿Son ausentes de la sabiduría filosófica? Aunque suene a herejía -en estos tiempos modernos de practicidad- la filosofía política nos puede guiar para hacer del político del siglo XXI un animal humano.

Sofía dice que no conoce una filosofía que no sea útil para la vida cotidiana, “no existe”, dice enfáticamente.

La filosofía de la liberación

Aquí Pasquales con Grimaldo Aparicio y Jorge Horta.

Enrique Dussel, uno de los filósofos latinoamericanos más reconocidos y promotor de la filosofía de la liberación que propuso un conocimiento propio, es objeto de la crítica de Sofía.

Tengo mucho aprecio por Enrique Dussel y he tendio la oportunidad de asistir a sus conferencias en Italia. Cuando leo a Dussel -con todo respeto- es como si tuviera leyendo a Huserl, Lévinas, Heidegger, en la manera de parafrasear. Tu no puede cambiar tu realidad cuando tu mente está llena de otra cultura. Hasta tu te expresa con un lenguaje que no es comprensible para tus coterráneos, tu representa una élite extranjera, y estás trasladando un modelo lógico europeo para solucionar los problemas latinoamericanos. Y aquí caemos en el mito de Sísifo, el eterno regreso a lo mismo. Esto no quita que sea un gran personaje y una personalidad académica. Mi crítica va (en el sentido) de darle respuesta a los problemas de América Latina.

Construir un pensamiento propio

En su libro “La descolonización cultural de América Latina” propone una filosofía emancipada de las ataduras europeas. ¿Cómo hacerlo? Son muchos los pensadores que están reflexionando. ¿Por qué un italiano se ha intersado por el pensamiento propio latinoamericano?

Ciertamente Sofía ha trabajado por muchos años en varias universidades de este continente.

“Yo busco una posición bien equilibrada. La filosofía de la liberación o la teología de la liberación, usando un método marxista, daban repuesta a un determinado problema histórico, pero ya estamos en una fase que no me identifico con ellas. No podemos abrir una puerta nueva con llaves viejas. Y me hace llegar al equilibrio, porque la verdad está en varias partes”.

Pasquales Sofía participó de un importante evento convocado por la Fundación Vox Populi sobre la praxis de la libertad de prensa y el periodismo y la democracia, a propósito del Día del Periodista, donde dejó claro la necesidad de una sintaxis sin ambivalencia. ¿Debemos abstraernos del capitalismo?, dijo:

En América Latina no podemos alejarnos del capitalismo, pero si podemos humanizarlo y controlarlo como se ha hecho en Europa con grandes resultados, con estados sociales que tienen bajos y altos, porque no hay la perfección en la tierra. Yo no estoy anclados a paradigmas estáticos. El ser humano es dinámico, y con el mundo tecnológico al frente, ¿cómo puedo abrir con una llave ideológica obsoleta un mundo nuevo? No tengo mapas de un nuevo continente que no es material, que es el ciberespacio. Soy de una mente líquida. No me interesa si son de izquierda o de derecha, porque no me responden a los interrogantes sobre la realidad latinoamericana.  Estamos divididos entre centralistas y federalistas, o entre chavistas y antichavistas, etc.”

Inauguramos estos Diálogos Filosóficos para explicarnos lo que sucede en nuestro mundo de ciudad, región y país con el fin de construir una ciudadanía eficiente y humanista, pero sobre todo, responsable con su medio social y cultural.

ENTREVISTA DE LUCIO A PASQUALES SOFÍA

 

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.