¿Peñalosa y Manolo bailan el tibiri tabara por cuenta de la revocatoria?

El alcalde Manolo Duque a ponerle pecho a la revocatoria.

¿Cómo va la revocatoria de Bogotá y Cartagena? Es la pregunta recurrente que los bogotanos y cartageneros se hacen, ya que los respectivos comités prorevocatorios confirmaron que han recogido más del 30% de las firmas del censo electoral para que la Registraduría General convoque los procesos democráticos que pondrían a bailar el tibiri tabara a Enrique Peñalosa, en Bogotá, y a Manolo Duque en Cartagena.

Si ello es así, sin duda se abre el camino para que prospere uno de los mecanismos de participación ciudadana que antes de la Ley 1757 del 2015, era un imposible político y una venia a la bandera,  lo cual está comprobado porque los intentos de revocatoria fracasaron. Ahora es distinto, y los alcaldes deben asumir seriamente cualquier proceso revocatorio, ya que su flexibilización permitirá que el recorrido de ese espinoso camino sea menos difícil.

En el tibiri tabara

Los comités prorevocatoria de Bogotá dicen haber recogido 150 mil firmas de las 250 mil que le exige la Registraduría. Con ese ritmo, podrían recoger más de 500 mil. El de Cartagena dice que ya tienen más de 38 mil, el 100% de las requeridas, y aspiran obtener 200 mil de los que votaron en las pasadas elecciones para alcaldes. En todo caso, los comités promotores deben recoger “30% de los votos obtenidos por el elegido”. Si a los comités les validan las firmas recogidas, superarían el primer escollo para alcanzar la revocatoria. En tanto se iniciaría la segunda etapa: La Registraduría convocaría el proceso revocatorio. Si esto es así,  la nueva Ley solo exige la participación del 40% del censo electoral donde fueron elegidos los dos alcaldes. La tercera etapa y definitiva es que del 40%, la mitad más uno deberá votar por el Sí para que Peñalosa y Manolo recojan sus motetes de sus respectivos palacios y se vayan de inmediato para sus casas.

En Cartagena, para que el alcalde se vaya deben participar 120 mil cartageneros que hayan o no votado en las elecciones pasadas, de los cuales la mayoría debe votar por el Sí.

Peñalosa está lidiando con cuatro comités que lo quieren ver fuera de juego. Son: Por una Bogotá Mejor sin Peñalosa, Revoquemos a Peñalosa, Recuperemos a Bogotá y Unidos Revocamos a Peñalosa. Manuel Vicente Duque debe hacerlo con uno: Revoquemos a Manolo, que coordina Roberto Pérez Liñán, un gestor cultural a quien se le atribuye su ascendencia con Cartagena Con Firmas, pero que él ha negado en varias oportunidades.

¿Es conveniente una revocatoria?

Colombia posee una constitución garantista y participativa, puesto que todos tenemos derechos a participar para alcanzar los fines del Estado. Los poderes públicos se rigen por el contrapeso y la independencia de cada uno de ellos bajo una relación armónica. En términos constitucionales, pasamos de una democracia representativa a una democracia participativa. Esto quiere decir que el poder del constituyente primario es delegable pero lo puede recuperar cuando el mandatario no cumple con lo que se comprometió en el programa de gobierno y en el plan de desarrollo.

La Corte Constitucional(Sentencia C-150 de 2015) dice que :

“(La revocatoria del mandato consiste en) la posibilidad con la que cuenta el pueblo de responsabilizar políticamente el incumplimiento de aquello que haya prometido determinado candidato y por lo cual fue elegido (…)”

La revocatoria del mandato está fundamentada en los artículos 40, 103 y 259 de la Constitución Política de Colombia, así como en las Leyes 134 de 1994, 131 de 1994 y 741 de 2002. En la Ley 134 de 1994, se define la revocatoria del mandato como un derecho político a través del cual los ciudadanos dan por terminado el mandato de un alcalde o gobernador. En tanto se expidió la ley 1757/15, que introdujo las modificaciones señaladas en este análisis.

La corporación que debe ejercer un control político para que un mandatario cumpla con los prometido debe ser el concejo distrital o municipal, si se trata de un alcalde; o de la asamblea, si se trata del gobernador. Los concejales bogotanos y cartageneros, en sus sesiones ordinarias, le han aprobado todo a sus respectivos alcaldes. Es decir, que si no hay control político, los gobernantes no tendrían contrapeso, como lo exige la democracia moderna. Y si no hay control político, éste lo podría ejercer directamente la ciudadanía a través de un control social o revocatorio, como el que se experimenta en Bogotá y Cartagena.

El tema se tornará más candente en la medida en que en el concejo distrital comiencen a tomar partidos unos a favor de la revocatoria y otras en contra. Por lo menos en Cartagena, los concejales Ronald Fortich (Cartagena Con Firmas), David Caballero y Rodrigo Reyes(Partido Conservador), Duvinia Torres (partido de la U) y Carlos Barrios (Cambio Radical) cuestionaron el proceso de revocatoria a Manolo.

¿Dónde están los quintonizados? ¿Se manolizaron? No lo sabemos, pero en la medida en que transcurra el proceso de la revocatoria, la toma de partido será una necesidad política en la corporación, pero los concejales harían poco favor a Manolo Duque, ya que ellos cuentan con una opinión negativa, a juzgar por la encuesta de Cartagena Cómo Vamos.

El CNE y la revocatoria

Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá, en apuros. Cortesía.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) que revisará las solicitudes de revocatorias de mandato presentadas ante ese organismo para verificar su legalidad, ya que la ley 1757/15, y la jurisprudencia constitucional contemplan como requisito que el mandatario incumpla con su programa de gobierno y plan de desarrollo. La pregunta es: ¿Peñalosa y Manolo ha incumplido con su programa de gobierno y su plan de desarrollo? He aquí la razón legal y política de la necesidad de responder si es o no conveniente una revocatoria a los mandatarios.

En las próximas entregas  analizaremos las ejecuciones de Manolo Duque y propiciaremos un Foro Ciudadano para analizar los resultados de su gestión administrativa. Este ejercicio será necesario para tomar una decisión política por parte de la ciudadanía de apoyar a o no un proceso revocatorio.

ESCUCHE EL ANÁLISIS DE LUCIO EN VOX POPULI

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.