Toncel pide pista ¡ya! como concejal de Cartagena

Carlos Barrios, “torció la pata”, tiene esguince.

Wilson Toncel, ahora ríe. y le pide pista a Lewis para aterrizar nuevamente en el concejo de Cartagena.

Dos jóvenes —un abogado y un administrador de empresa— de un mismo partido (Cambio Radical) pugnan por una curul: Carlos Barrios Gómez y Wilson Toncel Ochoa. El primero llegó con mucho entusiasmo y pisando fuerte, pero tuvo un desliz jurídico imperdonable para un excelente abogado como él: siguió en su calidad de concejal cuando ya tenía en su contra un fallo reportado en el boletín de antecedentes de responsabilidad fiscal.

Mientras eso sucede, con el fallo fiscal en la mano, Toncel le elevó un derecho de petición a la junta directiva del concejo presidida por Lewis Montero para que proceda como la ley manda: posesionarlo ya. La directiva del concejo con dicha petición quedó entre la espada y la pared. Si no procede, podría ser susceptible de una falta grave a título de dolo, y ya no se iría Barrios sino todos sus compañeros de directiva. ¡Y nadie se quiere enterrar con el muerto!

En la sesión del 4 de abril, la plenaria aprobó una licencia al concejal Carlos Barrios por problemas médicos, ya que padece un esguince en el tobillo. Pero los expertos se preguntan, ¿es una maniobra jurídica para eludir el cumplimiento de la ley? La respuesta a esta pregunta entra en la dimensión de la especulación y de las suspicacias del mundo político de La Heroica. Barrios pensará que mientras haya un aliento, habrá vida.

Lo cierto es que existe un hecho jurídico incontrovertible: hay una inhabilidad sobreviniente. ¿Qué es esto? Siendo concejal, le llegó una sanción fiscal de la Contraloría Distrital, la cual fue apelada y resuelta definitivamente el pasado 21 de marzo de 2017. Es decir, que la sanción quedó en pie, y aunque hubiere pagado, el efecto de la misma no desaparece. Es la misma situación que le sucedió al alcalde de Barranquilla, Alex Char Chaljud, quien como alcalde fungía como contratista en otra parte del país. No obstante, la Procuraduría General de Alejandro Ordoñez lo salvó artificialmente de su consecuencias jurídicas disciplinarias.

La génesis de la inhabilidad de Barrios

La Contraloría Distrital adelantó un juicio de responsabilidad fiscal contra Carlos Barrios (rad. No 028 del 2014) por su actuación como director del Fondo de Pensiones del Distrito, del cual se presentó un fallo en contra

Carlos Barrios Gómez, concejal de Cambio Radical, todavía respira.

, el No 002 del 19 de enero de 2017. Ante ello, Barrios  presentó un recurso de reposición que fue resuelto en su contra el pasado 21 de marzo de 2017. (Ver Resolución).

Ese problema fiscal de Barrios tuvo su origen cuando siendo director del Fondo de Pensiones autorizó pagar mesadas a  Francisco Otero García, José Ángel Cabeza Sánchez e Inilda del Carmen Cabeza Sánchez, quienes presentaron documentos presuntamente falsos y que no daba lugar a ello.

La sanción —cuyo certificado publico— recibida por Barrios es la suma de $ 16.743.387, y de inmediato la Contraloría la remitió a la Procuraduría General, tal como lo ordena el artículo 48 numeral 57 de la ley 734 de 2002, a la Fiscalía General y a la Contraloría General, que de inmediato lo incluyó en el Boletín de reporte de antecedentes de responsabilidad fiscal, y con tan mala suerte que lo incluyeron ipso facto.  (Antecedentes de responsabilidad fiscal de Carlos Barrios)

Barrios y su defensa

Carlos Barrios, según me dijo, se encuentra en casa con un esguince en uno de sus tobillos ya que pisó mal y se lo torció. Según el médico, un esguince de tobillo es una lesión de los ligamentos  por una torcedura o contusión.

Su incapacidad será de 15 días. Probablemente cuando ya se venza, su silla la estará ocupando Wilson Toncel. La defensa de Barrios es una interpretación del artículo 4 del Acto Legislativo No 02 de 2015:

“Los miembros de las Corporaciones Públicas de elección popular no tendrán suplentes. Solo podrán ser reemplazados en los casos de faltas absolutas o temporales que determine la ley, por los candidatos no elegidos que, según el orden de inscripción o votación obtenida, le sigan en forma sucesiva y descendente en la misma lista electoral. (…).”

Sin embargo, la esperanza de Barrios es la interpretación del parágrafo transitorio:

“Mientras el legislador regula el régimen de reemplazos, se aplicarán las siguientes reglas: O Constituyen faltas absolutas que dan lugar a reemplazo la muerte; la incapacidad física absoluta para el ejercicio del cargo; la declaración de nulidad de la elección; la renuncia justificada y aceptada por la respectiva corporación; la sanción disciplinaria consistente en destitución, y la pérdida de investidura; O Constituyen faltas temporales que dan lugar a reemplazo, la licencia de maternidad y la medida de aseguramiento privativa de la libertad por delitos distintos a los mencionados en el presente artículo.”

Mientras Wilson Toncel pide pista para estar de regreso en el concejo, la situación de Barrios es difícil. Como abogado, sabe que hay un resquicio en la ley por donde piensa meterse. O sea, mientras el muerto respira, no está muerto, ¡vive!

VER EL FALLO DE RESPONSABILIDAD FISCAL

 

ESCUCHE A TONCEL

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.