La tragedia de Blas de Lezo: ¿De Valledupar viene el dinero? ¡Conozca el modus operandi de una acción mafiosa!

Google+ Whatsapp

¿Cuándo se conocerán las primeras capturas por los 21 muertos de Blas de Lezo?

Wilfren Quiroz Ruiz sin gafas

María de las Nieves Quiroz Ruiz es la representante legal de Constructora & Quiroz, integrada por varios de sus hermanos, uno de los cuales (Wilfran Quiroz) es quien realmente realiza los negocios de la empresa, la misma que le compró la casa-lote a los 11 hermanos Pau (familiares del legendario beisbolista Juan Pau) por la suma de $210 millones de pesos en un proceso de sucesión que los Quiroz resolvieron de la noche a la mañana.

La vieja casa de los Pau estaba en esquina en el sector Plan 400 de Blas de Lezo. Antes de morir el padre de los PAU, “alguien se la quiso comprar”, me dijo un familiar que no quiso dar su nombre. El viejo Pau dijo que no la vendía. Cuando murió —hace tres años— los Quiroz contactaron a mediadados  del año pasado a los que vivían en la residencia. Evarista Pau Llerena, quien vivía en Venezuela hacia muchos años, se había regresado y fue la encargada de hacer la vuelta en nombre de sus hermanos. Ella creyó que la virgen se le había aparecido con el negocio de los Quiroz, aunque al principio Evarista no sabía quiénes eran esas personas que llegaban en camionetas de último modelo.

Faltaba poco por entregar los apartamentos del edificio familiar Portal de Blas de Lezo II. Casi todos los tenían vendidos. “Yo dí $30 millones”, me dijo uno de los compradores. /Cortesía.

Los Quiroz les ofrecieron por el lote dos apartamentos del futuro edificio, pero dos de los hermanos Pau dijeron que ellos no querían apartamento sino “el billete ¡y por delante!”. Buscaron los registros civiles de 9 de los 11 hermanos por las notarías de la ciudad. Y todos fueron citados a una notaría que los Quiroz ya tenían predispuesta (Notaria cómplice del negocio) para hacer la sucesión y la compra del inmueble.

Evarista, recibiendo el mandato de la mayoría de sus hermanos, hizo la negociación con los Quiroz. “Ella recibió el dinero en rama y les dio a cada uno su parte”, me dijo otra fuente. Para constatar lo dicho por esa persona cercana a la familia Pau, consulté a varios hermanos de esa familia y efectivamente me confirmaron que hicieron la negociación, pero “no sabían con quién se había hecho”. Ella misma distribuyó la plata a sus hermanos, algunos de los cuales han creído que recibió más que los otros.

Uno de los hermanos dijo:

“A mi solo me llamaron a recibir el dinero que me correspondía y todos las vueltas las hizo mi hermana. Yo no tengo nada que ver con eso. Yo solo fui a firmar en la notaría y recibí la plata en efectivo”.

Cuando a finales del 2016, Evarista recibió el dinero de los Quiroz y cogió la parte que le correspondía, se devolvió a Venezuela y hasta ahora no se sabe nada de ella, solo dejó el pelero, según los testimonios que recogí.

Valla falsa y demolición de la casa de los Pau

En noviembre del 2016 colocaron una valla de la Curaduría Urbana 2, cuyo director, Ronald Llamas Bustos, luego de la tragedia del edificio, dijo a los periodistas:

“Esa valla es falsa. El número del radicado tampoco existe, pues comienza en uno y los radicados de la Curaduría siempre han empezado en cero consecutivo y nunca han llegado a mil”.

Nadie se percató, ni los acuciosos veedores de la localidad 3. Tampoco la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos (encabezada por su presidente nacional Frieri Romero, primo hermano de Gabriel García Romero, y del presidente seccional, Jorge Mendoza) que mucha bulla han hecho después del desastre. De igual manera tampoco había Personería ante la cual se han presentado muchas quejas por construcciones piratas. Solo al final, unos días antes del desastre, hubo una queja de un ciudadano que soportó técnicamente, y no le pararon bola.  Las pruebas presentadas por el ciudadano pasaron ahora a la investigación del fiscal designado para el caso que verificará qué funcionarios del Distrito deberán responder por su conducta omisiva y permisiva por los delitos de homicidio culposo, prevaricato por omisión, entre otros. (En otra entrega daré a conocer toda la verdad de las responsabilidades, y quiénes las tenían antes y después de iniciarse el proceso de construcción del Portal Blas de Lezo II).

Mientras tanto, los Quiroz comenzaron a demoler la vieja casa de los Pau, y en diciembre hicieron el movimiento de tierra. El edificio debía estar listo para entregar en mayo o a más tardar en Junio. Se levantó en forma meteórica a ojos de los vecinos, veedores, periodistas, cuadores y funcionarios públicos.

Uno de los compradores de apartamentos del fatídico Portal de Blas de Lezo II soñaba con tener apartamento nuevo a más tardar en junio o julio de este año, me dio su testimonio:

“Pagué en efectivo $30 millones, la cuota inicial para apartarlo. Ya estaba haciendo los trámites para pagar el saldo de una vez, ya que iba a recibir un descuento especial.”

El trágico edificio para uso residencial tenía 7 pisos, en cada uno de ellos había un oficial con un promedio de 8 trabajadores: repelladores, plomeros, electricistas, albañiles, entre otros. Casi la mitad muertos. Sus sueños se desplomaron en el instante mismo que se desplomó el siniestrado edificio. Hasta ahora ha dejado como saldo 21 muertos y 22 heridos, luego de los insucesos del pasado 27 de abril.

De Valledupar viene la plata

Según algunas fuentes que consulté, los  Quiroz, vienen de la ciudad de Valledupar, y desde hace varios años están construyendo edificios similares en varios sectores de la ciudad. En Cartagena se constituyó Constructora & Quiroz, con matricula mercantil número 09-286781-01,  en el año 2011.

El objeto social de la empresa de los Quiroz en Cartagena, además de la industria agropecuaria y bovino, tiene “otras actividades especializadas para la construcción de edificios y obras de ingeniería civil”.  Su actividad comercial:

“Es de terminación y acabado de edificios y obras de ingeniería civil, cría de ganado bovino y bufalino, preparación del terreno y actividades especializadas para la construcción de edificios y obras de ingeniería civil”.

El domicilio en Cartagena es Alameda La Victoria Maz Q L4. Lo curioso, los que hacen negocios con los Quiroz no los citan en el domicilio de la empresa, ni mucho menos pagan en cheque o consignaciones bancarias. Así hicieron las transacciones con los hermanos Pau.

Al parecer —cosa que deben constatar las autoridades—los Quiroz tienen fincas cerca de Cartagena y en municipios aledaños. Por ejemplo, una de las fuentes consultadas me dijo que en Zipacoa (Villanueva) tienen varias fincas muy cercanas a donde en 2001 se produjo una de las masacres cometidas por paramilitares en alianza con narcotraficantes.

En Valledupar existe la empresa Construcciones Quiroz y coincidencialmente tiene el mismo objeto social casi que copiado al pie de la letra como Construcciones& Quiroz, siendo que la del Cesar data desde 2005 y la de Cartagena en 20011. El domicilio social de esta empresa en Valledupar es calle 13 Número 17-44 barrio Alfonso López. El Nit de Constructora Quiroz en Valledepuar es 900050116. ¿Coincidencia?

Entre los Pau hay mucho temor. La que hizo el negocio con los Quiroz solo dejó el pelero y se fue para Venezuela. Dos hermanos no recibieron dinero de esa transacción de la sucesión que también meteoricamente tramitaron los Quiroz. Los otros 9 de los Pau, no quieren hablar. Uno de los hermanos me dijo: “Yo solo recibí la plata, y ni siquiera voy a reclamar.”

Próxima entrega

 

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.