La tripleta Vargas-Char-La Gata va por el botín que le falta: La UA

Fuad Char, el patriarca, detrás de las rejas de su casa. “¡¿Qué vienen a buscar acá, no joda?!”, dicen que fue la expresión cuando unos periodistas deportivos fueron a buscar una declaración suya./ Cortesía.

El último botín que le falta a los Char para terminar de apoderarse de Barranquilla y el departamento es la Universidad del Atlántico. Los cálculos políticos indican —48 horas antes de su elección—que tienen la mayoría (5 votos) en el Consejo Superior del alma mater para elegir a una de sus fichas como rector: Carlos Prasca Muñoz.

El único que puede cambiar el curso de ese ineluctable camino —que llevaría a una concentración absoluta del poder político, económico y cultural de los Char— es precisamente el presidente del Consejo Superior, Eduardo Verano de la Rosa, gobernador del Atlántico, quien a pesar de no ser santo de la devoción de los Char, se vería compelido de apoyar a un candidato que no le gusta. Prasca fue uno de sus detractores al cuestionar la política de homologación docente de la secretaria de Educación del Atlántico de su primera administración, Lilian Ogliastri. Recordemos que Prasca fue secretario de educación del gobernador de Antonio Segebre, como parte de la cuota charista.

No obstante, Prasca no es el único cuestionado. El profesor Milton Zambrano —otrora profesor del Pestalozzi— hace lo propio con otro candidato, Rafael Castillo, quien fuera rector encargado cuando Ana Sofía Meza debió retirarse por haber cumplido la edad para pensionarse, dando origen a este novelón que lleva tres años y  podría culminar mañana. A Castillo le imputan haber celebrado contratos para pagar favores a profesores y estudiantes.

Los Char —desde Fuad hasta Alex Char Chaljub, actual alcalde de La Arenosa— no tienen escrúpulos para enriquecerse, mucho menos para avanzar en la conquista de todo el poder político e ideológico que “mueve a las masas”. Compraron la emisora insignia de Barranquilla (Emisora Atlántico), al Junior de Barranquilla, los Carnavales de Barranquilla, ¿podrán comprar la Universidad del Atlántico? La simbología cultural, que nos da identidad y despierta nuestro amor por la tierra, ya está comprada por los Char. Lo que le falta es la Universidad del Atlántico. ¿Será fácil para los Char tomarse el último bastión de esa simbología cultural que es la Universidad del Atlántico? Si los consejeros se atreven a votar por los candidatos de los Char, serían cómplice de todo lo bueno y malo de los Char. ¿Y cuál es el lado oscuro de esta prestante familia que maneja a Barranquilla como si fuera una de sus droguerías? Aquí les voy a dar un  bocaito.

Las dudas generadas en la génesis de sus activos  y cómo hicieron para que no los relacionaran con su pasado oscuro, hace pensar que será un hecho tomarse la Universidad del Atlántico, otrora bastión de un grupo político, los Name Terán, célebre por introducir una nueva modalidad de la cultura política corrupta de Barranquilla, y desde la cual se expandió por toda la Región Caribe.

El pasado no perdona

Uno es hoy lo que fue ayer, a no ser que se arrepienta por sus faltas, pida perdón y corrija el curso. Las alianzas de los Char con el hampa no es cosa del pasado. Es un hábito en su conducta como su adicción al poder. Hoy esos pulsos son más fuertes, ya que a esas alianzas se unió Germán Vargas Lleras, un líder inescrupuloso de estas lides. Char y Vargas Llera se unieron a Kiko Gómez, condenado a 35 años de prisión, a Oneida Pinto, ficha del anterior,  y ahora se han unido Germán Vargas, los Char y La Gata. (ver el artículo: CONFIDENCIAS DE UNA REUNIÓN SECRETA). Las alianzas oscuras de los Char con Faryala Janna Arana, es uno de los fardos que la familia más poderosa de la región, debe cargar, y tarde o temprano será su propia desgracia.

A Faryala Janna, también de origen sirio libanés, lo conocí muy bien cuando comenzaba mis actividades de periodista; yo era un bizoño, un pelao de 17 años que quería ser comunicador social periodista. Veía diariamente a Faryala detrás de un viejo mostrador del almacén de telas ubicado en la carrera 40 entre las calles 36 y 37 del centro de Barranquilla. Yo vivía diagonal en un apartamento desde 1977, cuando el Junior de la “Bruja” Verón se hizo Campeón. Faryala era un vendedor de telas baratas, y de la noche a la mañana, se hizo inmensamente rico con muchos millones de dolares, jet propio, porsche, ferrari, mansión en Miami, dueño del Hotel Aruba Concorde, y era el patrocinador principal del Junior, cuando éste pasó a manos de los Char, y se hizo también subcampeón en 1983 con el Patón Bauza y Babington . En este año, perdieron el campeonato a manos del América, de otra familia poderosa, los Rodriguez Orejuela, junto con el Cartel de Medellín, los dueños de la otra parte de Colombia.

El Patón Bauza, exseleccionador argentino, cuando era patrocinado por hotel Aruba Concorde, de Faryala Janna./Cortesía.

Una larga lista de periodistas —y de personajes del mundo deportivo y de la opinión— se los llevaron con todos los gastos pago a pasar varios fines de semana al Hotel Aruba Concorde. Hasta le daban dólares para que se los jugaran en el casino del hotel, la mayoría los perdían en el juego. Varios de mis colegas, jocosamente me echaban el cuento. Era la época de la decadencia de la bonanza marimbera y el comienzo de la bonanza de la cocaína. Los nuevos ricos ya no eran los guajiros ignorantes (los Pitre, Valdeblanquez, etc.) sino comerciantes de bien, cuyos negocios florecieron de la noche a la mañana, como los Janna Arana o de la familia Char Abdala. ¿Qué joven de la época se peleaba por tener un favor de ellos? ¿Y qué periodista deseaba trabajar con ellos? ¡Muchísimos! Pero nadie se preguntaba de dónde, por ejemplo, sacaban la plata que gastaban a manos sueltas.

Pues, les digo con claridad, los Char Abdala, se aliaron con Fayala Hanna Arana, a quien luego sacaron de su vida social y de negocios. ¿La razón? ¡Faryala Janna cayó en desgracia! En 1985 fue apresado en una redada en Estados Unidos. Luego de estar preso, quedó libre. Posteriormente una Corte Judicial de Miami dictó otra orden de captura por lavado de activos, y desde allí se perdió para siempre su rastro del Junior, de Radio olímpica y de la vida de los Char. (Hasta aquí dejo este contexto que retomaré en mi libro a publicar).

Como la historia se repite, 25 años después el hijo predilecto del patriarca Fuad Char, Alejandro Char Chaljub, hizo una fructífera alianza con el Clan de los Nule, quienes hasta compraron la revista Cambio, la única en su género que hacía periodismo de investigación en Colombia. Pero cuando los Nule cayeron en desgracia, de los anales de la historia charista, mágicamente desaparecieron los Nule, excepto los lazos familiares con su esposa Katia Nule Marino, hija del exministro Guido Nule Amín, hermano de Miguel Nule, condenado por paramilitar. Katia es hermana de uno de los contratistas más corruptos condenado por haberse robado miles de millones de pesos de los colombianos. Alex Char, el mejor alcalde del mundo, no es un dechado de virtudes, fue uno de los tres socios más dinámico del Clan Nule-Char. A nivel nacional los Char tienen a un protector: Germán Vargas Lleras. (En otra oportunidad publicaré su lado oscuro).

La Universidad del Atlántico, el último bastión.

En este martes 9 de mayo de 2017 —si todo marcha bien y dejen votar a Lorduy— se elegirá al nuevo rector y se podría acabar la inestabilidad de la universidad, garantizarse su autonomía  y volver por los fueros cuando era el Alma Mater de la Región Caribe, y Verano de la Rosa aparecería en la historia como el gobernador que impulsó ese hecho. ¿O se impondrá la conveniencia política del gobernador al aceptar la imposición de Vargas Lleras y le daría paso a la rapacidad del poder omnímodo de los Char y entregarle lo último que le falta para completar el botín total del Atlántico? A los Char no les interesa los $218 mil millones del presupuesto de la UA (¡como no!), ni tampoco su burocracia. No. Lo que le interesa es que la Universidad esté al servicio de su poder familiar con la que pueda hacer los famosos convenios interadministrativos, y la alianza publico-privado. La UA es una institución estratégica para el desarrollo de la región Caribe. Así como utilizaron el ICBF del Atlántico para esquilmar la comida a los niños pobres del Atlántico con Karen Abudinen Abuchaibe, de la misma manera harán con la UA. ¿Por qué? Porque el pasado no perdona. Mi abuela lo decía coloquialmente: “puerca pollero no pierde el vicio”.

Por esa razón elegir un rector que sea independiente, libre de las ataduras de los poderosos es un acto ético, pero también es una conducta sabia que redundaría en beneficio de Barranquilla, Atlántico y el caribe colombiano. Una de las siguientes personas será el rector de la Universidad del Atlántico:

1. Rafael Castillo Pacheco (postulado por estudiantes y docentes)

2. Carlos Prasca Muñoz (postulado por egresado)

3. Salim Mattar Velilla (postulado por exrectores)

Uno de los firmes candidatos charista es Carlos Prasca Muñoz, exsecretario de educación, sancionado por la Procuraduría en 2005 por celebrar contratos sin el lleno de requisitos. Solo recibió como sanción una suspensión de 30 días. (ver ) Pero eso no sería problema para los Char, que desconocen el valor ético, pero si sería para los nueve consejeros.

Más allá de los duros cuestionamientos que los candidatos han recibido, deberían jurar ante Dios, su familia y Barranquilla que nada tienen que ver con el poder de los Char, lo mismo que los encargados de elegir al nuevo rector.

En la elección del nuevo rector de la Universidad del Atlántico, esperamos una decisión sabia de Eduardo Verano de la Rosa y que se merezca florez.

En mano de las siguientes nueve personas estará el futuro de la UA:

(1.) Eduardo Verano De la Rosa, gobernador; (2.) Germán Urrego, representante del Presidente de la República; (3.) Natalia Ruiz Rodgers, representante del Ministerio de Educación (Yaneth Giha); (4.) Jonathan Camargo, representante de los estudiantes; (5.) Roberto Figueroa, representante de los docentes; (6.) César Lorduy, representante del sector productivo; (7.) Leyton Barrios, representante de los egresados; (8.) Antonio Vallejo, representante de los exrectores, y (9.) Wilson Anichiarico, representante de las directivas académicas. La ministra de Educación Nacional, Yaneth Giha, debería personalmente participar de la elección de este miércoles para garantizar la transparencia del proceso.

Son cinco personas decididas y valientes que se necesitan para que obren —no para hacerle el favor a los del poder omnímodo— sino para que el Alma Mater vuelva a ser orgullo de Barranquilla y del Caribe. Como periodista, tengo parte de mi historia ligada a la Universidad del Atlántico desde que me gradué como bachiller en el Instituto Pestalozzi, anexo a esta institución que la queremos tanto. Allí pasé una parte muy importante de mi vida.

Desde que el paramilitarismo se la tomó a sangre y fuego asesinando a profesores y estudiantes , casi todos amigos míos, se acabó con la autonomía de la UA. Y hoy, esos mismos que financiaron esos homicidios, podrían estar detrás de su “recuperación” con propósito non sancto. (Esto es parte de otra historia que contaré como la historia infame de Barranquilla).

Por eso, estaremos a la expectativa de lo que suceda mañana, y si los mismos con las mismas se quedan con la Universidad del Atlántico, el periodismo investigativo de Colombia deberá realizar una cruzada por la Región Caribe, cuna de todo lo grande de la patria.

ESPERE UNA SEGUNDA ENTREGA

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.