Londoño, de “notetaker” del Presidente al octavo alcalde (e) de Cartagena

Google+ Whatsapp

Un alcalde para un rato

Sergio Londoño Zurek, de la dinastía Román Emiliani, llega como el alcalde octavo en este período de crisis del Distrito de Cartagena. Su tiempo como alcalde es incierto. Puede durar dos semanas, un mes o dos meses, todo depende del vaiven de la política y del fantasma del Portal Blas de Lezo II.

Sergio Alfonso Londoño Zurek, director de la Agencia Presidencial de Cooperación (APC), es un pequeño burgués de modales finos, un “gentleman” de la clase social de abolengo de Cartagena que está más preparado que un yogourt: habla varios idiomas, politólogo, estudios en relaciones exteriores, especialista en gobierno y gerencia pública, tomó cursos libres en la Universidad de Columbia de democracia, es un internacionalista nato y posee una comprensión del mundo político. Su fina estampa hizo que el presidente Juan Manuel Santos se encantara y nombrara a Londoño su notetaker, es decir, el tipo que le toma sus notas mientras habla para hallar la palabra precisa, la frase acertada que es necesario recordar.

La última vez que hablé por teléfono con Sergio Londoño fue precisamente durante el plebiscito para decidir sobre el acuerdo de paz. Londoño es un hombre progresista, de avanzada, que votó por el y estimuló a muchos cartageneros encarrilarse por esta opción. Tiene una inmensa simpatía por la comunidad LGTBI, la cual en Cartagena debe estar que salta de un solo pie, porque Londoño es un defensor de sus derechos.

Mientras tanto, Manuel Vicente Duque Vásquez, en su cuenta de tuiter, se resignó y manifestó su complacencia por el nombramiento de Londoño como su reemplazo. Como lo habíamos predicho, Manolo ya sabía el sombrillazo que le venía, y por eso adelantó las inauguraciones de sus obras antes del 23 de mayo y se fue a Bogotá a ver qué podía hacer para frenarlo. Pero como es evidente, los esfuerzos que hizo fueron vanos y el sombrillazo se hizo sentir cuando el presidente Santos en su cuenta de tuiter dijo:

A las 10 de la mañana de este miércoles 24 de mayo será la presentación en sociedad de Sergio Londoño como alcalde (e) de Cartagena. Se tiene previsto una rueda de prensa. Los líderes de la Cámara de Comercio estarán presentes, ya que en esa institución el nuevo alcalde estuvo prestando sus servicios profesionales.

Varias fuentes de entero crédito me informaron que Londoño Zurek no viene a aplicar una política de tierra arrazada, como la que había anunciado el procurador Fernando Carrillo, sino que vino a llenar un vacío de poder para garantizar la continuidad política-administrativa, que, desde el punto de vista gubernamental, es fundamental para garantizarle a los cartageneros sus derechos plenos constitucionales y legales. Frente a eso, Manolo Duque trinó varias veces:

No se qué estará prensando a esta hora nuestro querido alcalde, el colega, el amigo, pero debe estar triste, muy triste, pero también puede estar alegre porque tendrá más tiempo para Viviana Sánchez, su bella esposa. Algunos dicen que está tranquilo, aliviado, porque ya no tiene que cargar el pesado bacalao que ha cargado en este casi año y medio de gobierno. Le dedicará más tiempo a su vida, a la familia y a sus hijos, y la defensa se la dejará a sus abogados que buscarán por todos los medios de tumbar la decisión de Carrillo, el constitucionalista absolutista, quien anunció en rueda de prensa que no quedará títere con cabeza después de la lamentable tragedia del edificio Portal Blas de Lezo II, construcción ilegal de los Quiroz, donde perecieron 21 personas y resultaron heridos 22.

La despedida de Manolo —elegido por casi 120 mil cartageneros— deja una esperanza para su regreso, y se despidió de su fanaticada así:

Mientras Sergio Londoño lleva al despacho del Palacio de la Aduana sus útiles personales en medio de la risa y la alegría del Jet-Set local de apellidos rancios como Zurek, Mogollón, Lemaitre, Emiliani, Román, Martínez, y para cambiar la nota, asistirá probablemente un líder de Caribe Afirmativo; Manolo, recogerá sus últimos corotos en medio de la tristeza de Miguelito Cruz, Felipito —quienes deben estar emputados—, y demás líderes que aún siguen creyendo que hay Alcalde para rato. Pero debo recordar que la vida es un ratico.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.