Manolo, “Quitate Tú Pá Poneme yo” ¿Y ahora qué? El caos y la dictadura cachaca

También fueron suspendidos Patricia Zapata, alcaldesa No 3; Olimpo Vergara de Control Urbano, y Alfonso Ramos, inspector Comuna 12

El procurador Fernándo Carrillo blandió la espada, la usó y no dejó títeres con cabeza, puesto que todas rodaron a la pendiente, menos las de los Quiroz, autores materiales de la desgracia del Portal Blas de Lezo II, porque una Fiscalía negligente no reunió las pruebas contundentes para que un juez le avalara las órdenes de captura.

Adriana Meza, directora del DADIS, sería la alcaldesa encargada, si Manolo y el presidente Santos lo quieren. Es una mujer con las condiciones necesarias para cumplir un buen papel en la encargatura.

Mientras tanto, Adriana Meza Yepes, directora del DADIS, sigue como alcaldesa encargada, y se podría quedar si Manolo Duque y el presidente Santos así lo quieran, mientras sea encargado un alcalde que surja de la terna que deben presentar los inscriptores de Manolo.

Ocurrió lo que se temía: la Procuraduría General de la Nación (PNG) le dio a Manolo Duque, nuestro alcalde, una puñalada directa al corazón de su administración, al suspenderlo por tres meses prorrogables que pondría fin a la era manolista llevando a la ciudad a un caos total y el inicio de una segunda dictadura santista sobre Cartagena (la primera fue en la era de Campo Elías) en alianza con sectores del poder local. (Te invito a leer: ¿Quedarán títeres sin cabezas? ¿Procuraduría suspendería al alcalde Manolo Duque?).

La PNG inició oficialmente una investigación disciplinaria por la caída del edificio Portal Blas de Lezo II, suspendió cautelarmente por tres meses al alcalde Distrital Manuel Vicente Duque, a la alcaldesa de la localidad 3, Patricia Zapata Negrete y al inspector de policía Comuna 12, Alfonso Ramos Pájaro. Igualmente se investiga a la Secretaria de Planeación, Luz Elena Paternina, al director de Control Urbano, Olimpo Vergara, (las cabezas de estos funcionarios ya habían rodado a la produndidad de la tragedia de Blas de Lezo) y a los servidores públicos Ricardo Javier Castellar Pérez, Gilberto Marrugo Maldonado y Jorge Luis Cudris Pájaro. Según la Procuraduría, estos funcionarios presuntamente están incurso en una falta disciplinaria que todavía sigue cometiéndose porque hallaron 55 construcciones sin licencias. (Parece que faltó el funcionario popularmente conocido como el “Curador Negro”, quien es el que expide las licencias para los constructores undergraund).

Una suspensión prorrogable

La determinación de la PNG, como consecuencia de la caída del Portal Blas de Lezo II, es la principal causa por la cual se inició la investigación preliminar —aparentemente ordinaria—que tiene una duración de seis meses. Al término de la cual, el procurador delegado para la Vigilancia de la Administración Pública determinará si la archiva o elabora un pliego de cargos contra los disciplinados, los cuales podrían regresar a sus cargos pero con la espada pendiendo de sus cabezas. Si toma la segunda decisión, vendrán los períodos de traslado del pliego, decreto de pruebas, traslado para alegatos y fallo de primera instancia. En estos períodos, la PNG podría durar hasta 18 meses. Si Manolo y sus compañeros de infortunio lo hallan responsable disciplinariamente, comenzaría un nuevo calvario para los disciplinados.

Si los investigadores consideran que tres meses no bastan para realizar las investigaciones sustanciales necesarias, procederán a solicitar una prórroga de la medida cautelar, esto es, tres meses más de suspensión provisional, en concordancia con el Código Disciplinario Único(CDU), específicamente el artículo 150.

¿Y ahora qué?

Suspendido Manolo Duque de su cargo como Alcalde Mayor, una vez sea notificado, el presidente de la República Juan Manuel Santos emite un decreto encargando a una persona, mientras los tres inscriptores de Primero la Gente (Elsy Severiche, Pablo Emilio Galindo Falla y Juan Mendoza Goez) elaboran una terna para que el mandatario nacional nombre el alcalde provisional cuyo tiempo es igual al de la suspensión.

Pareciera que fuera fácil, pero no es así. El Presidente se toma su tiempo para verificar que la terna esté bien elaborada y que sus integrantes reúnen los requisitos de ley. En estos momentos comienza el tira que jala de los círculos de poder que rodean al alcalde Manolo Duque, y de aquellos que están por fuera y empujan para entrar al son de Quitate tú pá poneme yo.

Como es un año preelectoral, todos quieren tener el aparato administrativo de Cartagena para manejar el bolígrafo y desearían que Santos les nombrara un alcalde de sus preferencias; pero también el presidente tendrá las suyas, y procurará colocar a un recomendado de sus aliados políticos. ¿Quiénes serán?

Una ciudad caótica

La debilidad manifiesta del gobierno distrital de Manolo Duque se reflejó en la falta de liderazgo para asumir la conducción de una ciudad caótica, cangrejera y con poca autoestima.

Muchos consideran que en el Arrodillatón del viernes 19 de mayo, liderado por el pastor Esteban Acosta, se le debiera hacer una limpieza espiritual al alcalde Manolo Duque porque tiene “saladera”. En su período han sucedido muchas tragedias, que son los únicos hechos que las personas tienen en cuenta y minimizan los grandes logros que haya podido obtener, con lo cual seríamos injustos con esa actitud negativa de los cartageneros. Pero cuando la desesperanza y la falta de fe predominan, la conducta de las personas es a ser negativo en todo, lo mismo sucede con las ciudades. Pocas horas antes de la suspensión, sucedió la tragedia de Mamonal: 6 muertos y 17 heridos en tres explosiones. Cartagena es hoy una ciudad caótica, cangrejera y sin esperanza.

¿Quiénes son los culpables? ¿Los políticos? ¡No! Somos nosotros los responsables de lo que está sucediendo. Desde que se institucionalizó la elección popular de alcaldes y gobernadores, hemos tomado malas decisiones, con algunas valiosas excepciones. En los últimos 20 años en Cartagena, solo dos alcaldes terminaron sus periodos ordinarios: Carlos Díaz Redondo y Judith Pinedo Flórez. La Mariamulata tuvo un pie afuera del palacio de la Aduana cuando el Tribunal Administrativo anuló su elección por presuntamente violar el régimen de inhabilidades.

Por ahora nos queda esta pregunta: ¿Viviremos la misma situación cuando fue suspendido el alcalde Campo Elías Terán Dix, que en paz descanse (DEP), quien había sobrepasado los 180 días de licencia por enfermedad, y el presidente Santos nombró a Carlos Otero (DEP), quien junto con los García y los amigos del presidente se feriaron a Cartagena. Y mientras María del Socorro Bustamente (DEP) se encontraba al asecho para ser su reemplazo, fue derrotada por Dionisio Vélez Trujillo, quien fue el pescador de ese río revuelto que es aún la Cartagena caótica y cangrejera.

Pero no todo está perdido. En la próxima espero contarle una historia más esperanzadora sobre este espinoso tema para Cartagena.

ESCUCHEMOS AL PROCURADOR EN RUEDA DE PRENSA

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.