¿Regresará Manolo Duque a la alcaldía si la Procuraduría lo suspende?

 

Manolo, que está en la cuerda floja, se podría salvar.

Muy pocas veces los alcaldes suspendidos provisional o definitivamente regresan a sus cargos. Si la Procuraduría Delegada para la Administración Pública ratifica la suspensión cautelar de tres meses de Manuel “Manolo” Vicente Duque Vásquez, éste le diría definitivamente chao  a la alcaldía de Cartagena. Pero también tiene una esperanza de quedarse. Aquí le cuento lo que podría suceder.

Recordemos que el subalterno del procurador Fernando Carrillo, Supremo Director del ente de control, firmó una resolución sustantiva y formalmente equivocada al desconocer que el procedimiento para la suspensión del alcalde está determinado por el artículo 32 de la ley 1617/13 y no de la ley 136/94, que a su vez es una prerrogativa dada por los artículos 314 y 323 de la Constitución Política Colombiana. En tanto el artículo 277 ordinal 6°, faculta a la Procuraduría General imponer dichas sanciones. En otras palabras, ofició al gobernador para que suspendiera a Manolo Duque en vez de hacerlo directamente al Presidente de la República, como su superior jerárquico, ya que es un Distrito Especial. Muy pocos alcaldes regresan En la época del procurador Alejandro Ordoñez fueron suspendidos y destituidos 800 alcaldes y 23 gobernadores. El único alcalde que regresó fue Gustavo Petro, quien debió apelar a una medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y del Consejo de Estado para regresar y quedarse hasta que concluyó su mandato. No así le sucedió a su antecesor, Samuel Moreno, quien fue suspendido cautelarmente por tres meses y luego se la prorrogaron tres meses más hasta cuando salió su suspensión definitiva de 12 meses, y posteriormente la orden de arresto por la investigación penal que terminó con su condena a 18 años de cárcel por el carrusel de la corrupción. Manolo Duque presenta una situación difícil y de debilidad manifiesta, lo cual haría improbable su regreso al sillón de la Plaza de la Aduana. Hay tres razones que se pueden definir:

  1. No cuenta con un liderazgo popular que obligue a las autoridades disciplinarias obrar en derecho y no con interés político, como sucedió con Petro.
  2. Estamos en un momento donde las diferentes fuerzas políticas se acomodan para enfrentar un año electoral donde se deben definir congreso y presidencia de la República. Por tanto, tener la alcaldía de Cartagena es un plato fuerte para los congresistas que no están en el pudín burocrático de la alcaldía.
  3. Los círculos de contrapoder que Manolo tiene [y que cantan (haz clic para leer el artículo) Quitate tú pa poneme yo], hacen fuertes lobby ante la procuraduría para que la suspensión de Manolo Duque termine con una inhabilidad que lo saque definitivamente de la alcaldía. En este sentido, la medida provisional se le prorrogaría a 6 meses y, en menos de dos meses más, le vendría la sanción definitiva. No podríamos descartar una investigación de la Fiscalía contra Manuel Vicente Duque sobre el caso de la tragedia de Blas de Lezo, como sucedió con Petro sobre el tema de la basura. Si el fiscal halla dolo (voluntad de causar un daño o hacer fraude) en los cambios que hizo la administración sobre las facultades del manejo del control y vigilancia de las construcciones, la situación se le agravaría a Manolo Duque. Con Petro, el fiscal dijo que no había dolo en la toma de sus decisiones administrativas sobre el manejo de las basuras.

¿Quién podrá salvar a Manolo? La pregunta debería ser ¿qué salvaría a Manolo?. Duque Vásquez tiene dos salvavidas: uno político y otro judicial. El salvavidas político. ¿Quiénes son los parlamentarios que respaldan a Manolo Duque? Hasta donde se conoce, los únicos congresistas que no apoyan al alcalde son Nadia Blel y Fernando Araújo. Sin embargo, es muy probable que otros congresistas de Bolívar estén de acuerdo que se vaya Manolo, ya que su participación en el poder político local es muy débil. Daira Galvis, senadora y Karen Cure, representante de cambio Radical, seguramente con los García Zucardi están haciendo esfuerzo para que Manolo Duque regrese después de los tres meses. Daira Galvis como vicepresidenta del senado le debería pesar más la cola para restituir al alcalde, ya que podría propiciar un debate sobre cómo el poder central engulle la autonomía territorial por la vía de la sanción disciplinaria. Lidio García Turbay, senador Liberal, se podría acomodar en el gobierno distrital tanto como está en el departamental, ya que ahora se necesitan sus buenos oficios para que Carrillo se apiade de Manolo y solo le deje la suspensión por tres meses. ¿Y por qué Lidio García? Porque es muy amigo del Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, también del partido Liberal, y fue quien sucedió a Carrillo cuando éste fuera ministro del Interior de Santos que debió salir por razones del desgaste sufrido con el paro nacional agrario. En suma, lo que quiero decir es que Fernando Carrillo ha sido siempre empleado y, por tanto, subordinado de Santos, y podría obedecerle en el caso de Manuel Vicente Duque Vásquez para que la suspensión sea de tres meses, regrese al cargo y se falle favorablemente. Y cuando se dé un fallo definitivo, probablemente Manolo Duque haya terminado su mandato, como cuando sucedió con Campo Elías Terán, quien después de muerto, la Procuraduría le halló inocente en el caso del servicio de aseo de las instituciones educativas. El salvavidas judicial: Una acción de nulidad y restablecimiento del derecho con medida provisional para la protección de los derechos fundamentales al debido proceso y al derecho de elegir y ser elegido. ¿Cuál sería el argumento fundamental de Manolo? Su grupo de asesores jurídicos debería sustentar que no hubo dolo cuando le quitó las facultades a los alcaldes locales para dárselas a la Secretaria de Planeación, Luz Elena Paternina; o regresarselas a los alcaldes y volvérselas a quitar para dársela a Control Urbano. (¡Qué lío!). Gustavo Petro regresó con la medida provisional de uno de los magistrado del Consejo de Estado que dijo, a prima facie, que no había dolo. En vez de desgastarse en tutela y en lobby político, Manuel Vicente Duque debería hacer dos cosas: (1) preparar la acción de nulidad y restablecimiento del derecho, y (2) convocar a las fuerzas vivas de Cartagena para que lo respalden con plena autonomía y sin ninguna interferencia externa, es decir, para que Manolo se ponga firme. Es la esperanza que tiene para quedarse hasta el 2019, o de lo contrario, chao pescao.    

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.