Wilfran Quiroz, uno de los autores de la “tragedia de Blas de Lezo”, es un maltratador

Google+ Whatsapp

Antecedentes de Wilfran Quiroz, lo que los investigadores del CTI deben saber.

El Wicho Quiroz Ruiz, tiene una anotación en la fiscalía de maltratador de mujeres. ¿Qué dicen las lideresas?

Escudriñar la vida de Wilfran Enrique Quiroz Ruiz —quien según su hermana María de las Nieves Quiroz— es el único dueño del Portal Blas de Lezo II, donde perecieron 21 humildes trabajadores de la construcción, es encontrar el perfil de un machista maltratador que en su vida delictiva solo tiene dos anotaciones en  la Fiscalía: violencia familiar y ocultamiento de documento público.

En el año 2009 la fiscalía tiene en sus archivos criminalísticos una anotación particular contra uno de los hermanos Quiroz Ruiz. María B*, (nombre ficticio) la excompañera sentimental de Wilfran Quiroz, presentó una denuncia penal contra él por violencia intrafamiliar, de la cual se desprendió una investigación que realmente no dio los resultados esperados: castigar al autor del hecho.

Perfil de un maltratador

Muchos de los que ejercen la violencia machista logran ocultar ante la sociedad su verdadero problema de maltratador de género. Afuera pueden ser personas sociables, generosas y solícitas, pero dentro de sus hogares son autoritarios, violentos y misóginos, pues, odian a la mujer. Según algunos psicólogos especialistas, este comportamiento se debe porque están llenos de inseguridad y carecen de una subjetividad sólida que lo definan como un hombre que tiene una construcción socio-cultural determinada.

Algunos especialistas dicen del maltratador, que en su infancia fueron maltratados por su padre sin que recibiera apoyo de su madre. Las inseguridades de un niño maltratado, se convierten en elementos psicológicos del maltratador, tal como lo explica la psicóloga y escritora Lola López Mondéjar en su ensayo Violencia de género y adolescencia.

El delito

Lo que desconoce la mayoría de mujeres maltratadas es que son víctimas de un delito que tiene hoy —según la ley 1542 de 2012— una pena de 4 a 8 años de cárcel, y por tanto, no son delitos querellables y sujeto a desistimiento por parte de la víctima. Muchas mujeres que presentan la denuncia, luego llegan y lloran ante el fiscal para que no le imputen el delito a su victimario y el juez de garantías se vea en la necesidad de ponerlo libre. Hoy, esta conducta se agravó y aunque la mujer maltratada se retracte, llore y diga que su victimario es un santo, la investigación debe continuar y, si las pruebas son verificadas, inexorablemente se iría a la cárcel.

Por tanto, con base en el parágrafo del artículo 3° de la ley 1542 de 2012, el artículo 74 de la Ley 906 de 2004, Código de Procedimiento Penal, el delito de violencia intrafamiliar, especialmente contra la mujer, quedó así:

En todos los casos en que se tenga conocimiento de la comisión de conductas relacionadas con presuntos delitos de violencia contra la mujer, las autoridades judiciales investigarán de oficio, en cumplimiento de la obligación de actuar con la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra las mujeres consagrada en el artículo 7° literal b) de la Convención de Belém do Pará, ratificada por el Estado colombiano mediante la Ley 248 de 1995.

Aclarado lo anterior, nos permite adentrarnos en una hipótesis sobre los antecedentes del autor de la #TragediadeBlasdeLezo, Wilfran Enrique Quiroz Ruiz. En honor a la verdad, de acuerdo a la información que tengo, no tiene anotaciones por narcotráfico u otros delitos conexos, como si lo tienen algunos de sus hermanos. (Ver Blas de Lezo: de la Mafia del Bazuco a la Mafia de la Construcción) Tal parece que las dos únicas anotaciones son por maltrato intrafamiliar (contra su excompañera) y ocultamiento de documento público, según el art. 292 del Código Penal.

Wilfran Enrique Quiroz Ruiz aparece como sujeto, dentro de esas dos anotaciones, de indiciado. En cuanto a maltratador, probablemente quedaría libre, ya que la pena prescribe a los 8 años, y como los hechos sucedieron en 2009, (Rad 001128200904314) este año su pena quedaría extinguida. En otras palabras, Wilfran Enrique Quiroz no tendría problemas con la justicia por ese delito.

¿Una amenaza contra la sociedad?

Pero más allá de si es o no responsable de los delitos que se le imputó en el pasado, deberíamos preguntarnos que un individuo con el perfil de Quiroz es o no una amenaza para la sociedad. ¿Qué piensas tú? ¿Qué pensaría el juez de garantía si mañana Quiroz lo capturan o se entregara por el caso de Blas de Lezo? ¿Un juez de la República avalaría la expedición de una orden de captura contra un individuo como Wilfran Quiroz Ruiz? ¿Qué pensaría su excompañera? ¿Qué piensan las activistas de derechos humanos y, concretamente, las que luchan contra la violencia de género? ¿Que pensarían los familiares de los 21 muertos que dejó su obra?

Wilfran Quiroz Ruiz está libre. Probablemente estará pensando cómo salvar el capital acumulado con las construcciones ilegales realizadas en Cartagena y otras partes del país, y esté haciendo contratos ficticios para traspasar sus bienes a terceras personas. Probablemente parte de ese dinero lo entrega como diezmo en la iglesia cristiana a la que asiste en el barrio Los Cerezos para pagar sus pecados. Probablemente el pastor de esta iglesia cristiana que recibe ese dinero haya mejorado su locación y comprado lo último en tecnología del sonido. Probablemente si Quiroz se entrega, un juez de garantía lo deje libre porque no sería una amenaza contra la sociedad y un abogado cómplice arreglaría todo para borrar sus antecedentes.

Mientras tanto, la sociedad cartagenera se arrinconará por el miedo, porque sujetos como Wilfran Enrique Quiroz, abundan en el mundo de la economía legal y de la política, que solamente saben usar el dinero para comprar conciencias y favores que son delitos. Y hay pastores que reciben este dinero manchado de los delincuentes de cuello blanco como diezmo y ofrendas para comprar su absolución espiritual. ¿Sabes lo que es más grave? es que tú lo permites con tu silencio e inacción.

Próxima entrega: ?

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.