El edificio pirata de Gregorio Rico, alcalde local (2) de Cartagena

Gregorio Rico y su esposa Chestien Pitalúa Urzola,una pareja en problemas por urbanización ilegal. El delito tiene una pena hasta de 128 meses de prisión. Un verdadero drama familiar.

Cuando el pasado 27 de abril de 2017 se cayó el Portal Blas de Lezo II dejando 21 trabajadores muertos, familiares y amigos del alcalde local 2 de Cartagena de Indias, Gregorio Rico Gómez, entraron en pánico porque creían que el edificio pirata que se había caído era el de él, ya que está situado a una cuadra del siniestrado.

En esos momentos de la tragedia, Rico se encontraba inspeccionando su obra, de la misma manera como lo hacía casi todos los días  Wilfran Quiroz con su Portal. Ese fatídico día vio cómo el edificio de su colega constructor se desmoronaba aplastando a los trabajadores que se encontraban en los diferentes pisos. Dicen algunos testigos que Gregorio Rico entró en shock y debió ser auxiliado para pasar ese amargo momento.

Si la Oficina de Control Urbano y las diferentes autoridades no tenían ojo para la protuberante violación de las normas urbanísticas del Portal Blas de Lezo II, mucho menos para el edificio Casa Blanca de Rico, el cual no presenta sello de cierre, luego de la visita que hiciera el equipo de Olimpo Vergara Vergara el pasado 3 de mayo de 2017, o sea, 6 días después de la tragedia.

A Gregorio Rico le gusta el comercio y los negocios. Pero ha tenido algunos problemas por falta de lealtad, como el que se le presentó con el comerciante Hernando Güiza, quien le entregó como garantía, de un préstamo de $15 millones, una camioneta Fortuner avaluada en $65 millones. Pero la camioneta apareció en Sincelejo con SOAT nuevo y estudio técnico-mecánico. Al parecer, la vendieron. (Ver GREGORIO DENUNCIADO POR ESTAFA). Así mismo, tiene otros problemas penales que todavía no ha resuelto desde aquella vez que se le escabulló a la justicia cuando iban a capturarlo, según el testimonio de una persona que estuvo muy cerca a él y, por seguridad, no quiere que su nombre se conozca.

Casa Blanca, el edificio pirata de Gregorio

Casa Blanca, el edificio pirata de Gregorio Rico, a una cuadra del Portal Blas de Lezo II.

En el barrio Blas de Lezo de Cartagena, es un sector popular de casas amplias con un área de construcción que no pasan de 120 mts2 y los solares no son mayores de 200 mts2. Para construir un edificio de las dimensiones del Portal o de Casa Blanca —en esta zona— se necesitan dos solares y, a veces, tres.

De acuerdo a las normas urbanísticas del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), en ese sector solo se pueden construir hasta 4 pisos con un área del suelo que tenga mínimo 480 mts2 . El Portal de Quiroz tenía 6 pisos y un altillo para zona social. Casa Blanca de Rico iba por el 5 y rumbo al 6, a juzgar por las varillas que sobresalen de las columnas del 5 piso, tal como se aprecia en las fotos. Si el edificio de Wilfran Quiroz tenía un área de 280 mts2, el de Gregorio Rico ¡solo llega a 180Mts! Cabe hacerse esta pregunta: ¿Cómo hizo Rico para construir? La Curaduría no le podía dar una licencia, porque con esas dimensiones solo podía hacer una edificación de dos pisos y familiar.

Habría tres formas de construir el edificio Casa Blanca:

  1. Una licencia falsa. Podría usar la misma modalidad de Wilfran Quiroz: clonar una licencia verdadera y llenarla con el contenido “normal” exigido por el POT.
  2. Un englobe falso. Consiste que habla con el vecino para que le preste su predio con el fin de presentar ante la Curaduría los dos lotes que le podrían sumar 480 mts. Los de la Curaduría se harían los locos, y no le pararían bolas hasta cuando hayan construido.
  3. A puro cojones. Como es alcalde local ¿quién le va a pedir papeles? Rico conoce a cada uno de Control Urbano. Pero no faltaría que le haya dado la picúa (soborno) a cualquiera de ellos que solían quedarse un rato tomando cerveza en un sitio cercano, y muchas de sus conversaciones pudieron escucharlas en el sitio. Pudo suceder que Rico también le daba la picúa a los técnicos, de acuerdo a esas conversaciones.

Lo que está claro, a todas luces, es que la construcción es ilegal, cualquiera de las tres modalidades de falsedad que se da en la piratería de la construcción, que en el art. 318 del código penal se denomina urbanización ilegal, y por la cual el imputado puede recibir pena de cárcel desde 48 meses, es decir, 4 años, hasta 128 meses. Wilfran Quiroz y Olimpo Vergara están en la cárcel no por los 21 homicidios culposos sino por el delito de urbanización ilegal que sí da prisión.

Rico y Casa Blanca

Certificado de la Cámara de Comercio de Cartagena donde aparece la información de Casa Blanca y su representantes legales.

Blas de Lezo es un barrio muy popular. Sus gustos son como de cualquier sector caribeño. Los domingos de asueto a la gente veterana le gusta escuchar música caribeña, salsa, música jíbara, africana, y los jóvenes le meten mano al vallenato, la champeta y el reguetón. Se practica mucho el deporte. En este sector viven los Pitalúa, familia reconocida de buenas costumbres. Edwin Pitalúa Carrillo, el suegro de Gregorio Rico Gómez, aparece como el propietario del predio, cuya matricula inmobiliaria es la No 060-42858 y su referencia catastral es la No 05-0158-0020-000 donde se construye el edificio Casa Blanca.

De acuerdo al certificado de tradición, los propietarios actuales del predio son los Pitalúa. El titular de la propiedad es Edwin Pitalúa Carrillo, papá de Chestien Karina Pitalúa Urzola, esposa de Gregorio Rico con quien tiene varios hijos menores de edad. Los Pitalúa Carrillo se conocían con los hermanos Paut, quienes vivían a una cuadra y cuya casa se la vendieron a Wilfran Quiroz según escritura de la Notaría Séptima para construir el edificio que se cayó.

Edwin Pitalúa Carrillo hizo el último pago del impuesto predial a la Tesorería del Distrito el 31 de mayo de 2017, cuya  suma ascendió a $670,178, de acuerdo a la factura No 1700101015701160 – 18 expedida por la Secretaría de Hacienda del Distrito de Cartagena.

¿Dónde está el nexo de Rico con el edificio? Como es obvio, el edificio no podría estar a nombre de Rico Gómez, si lo estuviera  sería mayor la evidencia. La construcción la está haciendo inmobiliaria Casa Blanca 207 Sas, cuya representante legal titular es la esposa de Gregorio Rico, Chestien Karina Urzola. Pero como Gregorio Rico es un hombre desconfiado, o para evitar cualquier inconveniente con el negocio, puso como suplente de la representación titular al joven Yurit Alberto Rico Bernal, su hijo con un matrimonio anterior. Yurit no sobrepasa los 20 años, pero ya aparece como gran propietario de la inmobiliaria Casa Blanca que, al parecer, no es el único proyecto de construcción que tienen.

No hay sello de clausura  de la Inspección de Policía, ni pizca señal de que lo hayan colocado. Esta es la puerta de entrada a la construcción.

Rico Bernal es uno de los inversionista del edificio, ya que es propietario de acciones de Casa Blanca. Probablemente su padre se las donó, salvo que el joven se haya ganado la lotería o recibido una herencia de familiares; o a no ser que Yurit Rico se haya convertido en empresario Diamante Amway y haga parte de una élite de jóvenes ricos que mandaron al carajo al jefe. Pero no es el caso del joven Rico —dicen quienes lo conocen— que es un muchacho de bien, de papi y mami que gusta de las selfis, las cuales publica con frecuencia en las redes sociales. Es un buen muchacho Rico Bernal, de pronto está allí en Casa Blanca de pagapato, y a la fuerza, que no es lo mismo.

Tanto Chestien Karina Urzola como Yurit Alberto Rico Bernal fueron inscritos como gerentes mediante acta que la empresa Casa Blanca 207 inscribió el 16 de abril ante la Cámara de Comercio de Cartagena. La empresa tiene un capital autorizado de mil millones de pesos, de los cuales se encuentran suscritos $500 millones y pagados $200 millones. En total son 100.000 acciones a $10.000 cada una.

Pero Casa Blanca no solo se dedica a la inmobiliaria. También puede construir cualquier obra de ingeniería, comprar y vender cualquier bien industrial y comercial. Construye vías, realiza trabajos medioambientales, también puede hacer convenios académicos con universidades para impulsar la educación formal e informal, entre otras.

¿Casa Blanca ha contratado con el Distrito? La respuesta se la daré en la próxima entrega de este tema, pero le doy un adelanto: Casa Blanca ha estado muy cerca del alcalde Manolo Duque. Gregorio es un vale muy importante del alcalde que le dolería que saliera de su administración. Si Rico quería ser más rico, ¿por qué aspiró a ser alcalde menor y no se dedicó a ser contratista? Sería más rentable ser gran contratista que servidor público porque sus ingresos no podrían ser superior a $13 millones, incluyendo todas las arandelas legales que su salario tiene. Ser empleado es perpetuar la pobreza, porque cuando desaparece el empleo, desaparece el salario y sobreviene la escasez. Ser gran contratista del Estado te puedes enriquecer lícitamente en dos o tres negocios. Pero si eres contratista, tienes el poder directo y el capital, las ganancias son tres veces superiores. Eso fue lo que hicieron John David Isaac, Alfonso el Turco Hilsaca, Enilce López, los Char en Barranquilla, y muchos otros.

¿Cúanto cuesta el edificio de Rico?

Por lo menos Gregorio Rico aspiraba construir 11 apartamentos que en el mercado inmobiliario lo podría vender a $180 millones cada uno. Es decir, que el ingreso total de Casa Blanca sería de $2.170 millones. Como ganancia neta tendría el 30% de lo invertido. Algunos maestros de obras, que trabajan para constructores piratas, me dicen que edificios como Casa Blanca produce más de $800 millones.

¿Los señores de Casa Blanca hicieron estudio de suelo? ¿Construyen el edificio con las especificaciones sismo-resistentes? ¿Hicieron pilotajes? ¿Cómo están las zapatas? ¿Qué acero utilizaron en las columnas? ¿Cuáles son las dimensiones de las zapatas y de las columnas? ¿Qué dicen los vecinos de Casa Blanca?

Sea lo que sea, el edificio debe ser demolido de inmediato guardando el debido proceso. ¿Es evidente su ilegalidad? Tan evidente que puya el ojo. El sello debe estar, y no está. ¿Le colocaron el sello de sellamiento? No lo vimos, no lo tiene. Las fotos lo dice todo.

Si a Gregorio Rico, Chestien Pitalúa y Yurit Alberto Rico Bernal lo procesan por urbanización ilegal, se irían a la cárcel, como le sucedió a Quiroz padre y Quiroz hijo. ¿Gregorio Rico dejaría que procesen por urbanización ilegal a su esposa e hijo? Creo que no. ¿Sería capaz de echarse la culpa? ¿O lo haría su suegro Edwuin Pitalúa? Este caso no deja de ser un drama para la familia Rico Pitalúa. Si yo me pongo en sus zapatos, la cosa la tendría maluca. Como periodista tengo el papel no solo de informar, sino de investigar y orientar a la ciudadanía. Estas cosas me duelen en el alma, pero como dijo un cristiano, la ley es la ley.

 

Nota: mi correo editormoreno@hotmail.com

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.