Al oído del alcalde Manolo: Un CDI abandonado y una emergencia humanitaria

UNA OBRA DE GRAN SIGNIFICACIÓN PARA LA INFANCIA, ABANDONADA EN FLOR DEL CAMPO.

CDI abandonado en Flor del Campo, Cartagena de Indias..

En completo abandono se encuentran varias obras del Distrito desde hace más de 6 años. Son obras públicas que van a beneficiar a la gente más humilde y vulnerable de Cartagena de Indias, pero hoy solo sirven para que los burros pasten, o, en el mejor de los casos, dan albergue a personas que no tienen donde vivir, en especial de venezolanos-colombianos que regresan abatidos por las carencias materiales.

Una de las estrategias para atender a la niñez es lo que se ha denominado de Cero a Siempre. Dentro de esta estrategia se encuentra la construcción de los Centros Integrales Infantiles (CDI). Judith Pinedo de Zea, obrando como el alcaldesa del distrito de Cartagena, en 2011, firmó el convenio interadministrativo No 6-127-901-2011 con Augusto Mainero, gerente de Edurbe, para construir varios CDI y otras obras. A este contrato se le han hecho tres (3) adiciones y los resultados son negativos: las obras no la han terminado. Por estos hechos, Mainero y otros funcionarios de Edurbe se fueron a la cárcel, pero luego cobraron la libertad, y hasta ahora las obras siguen inconclusas y los perdedores son los más humildes de La Heroica, como es este caso que reseñamos al oído de nuestro alcalde, Manuel Vicente Duque Vásquez.

Más de 30 cartageneros y venezolanos-colombianos (adfultos y niños) ocupan el CDI abandonado.

Escuché el clamor de líderes comunales como Aurelio Guiérrez, presidente de la junta de acción comunal de Colombiatón; Aldo Lora y la gente humilde que habita el CDI.

La comunidad organizada pide a gritos solución en Colombiatón: Un CDI abandonado que sirve de albergue a venezolanos-colombianos repatriados. ¿Quiénes deben intervenir?, señor alcalde. Haga cumplir el contrato, y dele albergue provisional a nativos de la ciudad y de los repatriados para que más de 200 niños se beneficien de una obra, que como el CDI, va dirigido a los más humilde de la ciudad. Los derechos humanos de los niños y de las personas que no tienen donde vivir y ocupan el CDI que debieron entregarlo hace 5 años, es un problema que puede ser solucionado de inmediato. Un equipo interdisciplinario se precisa para resolver el problema: Participación, Corvivienda, Edurbe, y la oficina Social del gobierno Primero La Gente  ¡Se necesita ejercer la autoridad ya!

Aquí está uno de los testimonios:

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.