Por un acueducto en el aire, el compositor Poldino Posteraro, presidente de Sayco, cantará en el búnker de la fiscalía

Poldino Posteraro, presidente de Sayco, cuando se entregó anoche a la Fiscalía de Bolívar.

El presidente de SAYCO, Poldino de Jesús Posteraro Ariza,   está emproblemado junto con el exalcalde de El Camen de Bolívar, Francisco José Vega Arrauth, y otros exservidores, no por una canción sino porque  desaparecieron por arte de magia el 80% de los $ 2.400 millones en el acueducto del corregimiento de Caracolí, población que sigue sin agua, mientras la Fiscalía le pide la domiciliaria a unos y a otros lo deja en libertad con restricción.

Del acueducto solo construyeron la alberca y unos pilotes en un lote que no es del municipio de El Carmen sino de una persona particular que ahora reclama lo suyo. Es decir, el acueducto lo construyeron literalmente en el aire, como la legendaria canción del paisano de Posteraro, Rafael Escalona.

Una vez se conoció la decisión de la Fiscalía de pedirle la domiciliaria, anoche se entregó Poldino de Jesús Posteraro y hoy lo hicieron el exalcalde Francisco José Vega y su secretario de Planeación. Seguramente esperan que el ente acusador sea también complaciente con ellos. Mientras tanto Blanca María Sabagh García, presidenta de la Organización para la Defensa de los Derechos de los Ciudadanos, ODDC, entidad que denunció ante la Fiscalía el hecho, se muerde los labios de indignación y teme que todo sea otro espectáculo de la misma Fiscalía para limpiar la imagen a los presuntos implicados.

La historia

El acueducto de Caracolí quedó en el aire como la canción de Escalona. El presidente de Sayco, ya tiene un acueducto en el aire.

¿Por qué la fiscalía pidió la domiciliaria y no la medida intramural contra los implicados cuando tiene todas las evidencias de haber cometido el ilícito? ¿Hubo negociación? ¿Quién es el pez gordo del proceso? ¿O simplemente porque se trata de un corregimiento muerto de sed donde el show mediático es muy restringido y no da tanta pantalla como cuando se trata de procesar el caso de la elección de la contralora de Cartagena? Veamos las evidencias que la Fiscalía tiene pero no ve y, por supuesto, no las verá el juez de garantía ni el juez de conocimiento del proceso. Les presento los hechos y las pruebas que la Fiscalía posee.

Hecho 1: El 19 de septiembre 2014 —mediante resolución No. 1331— el Alcalde de ese entonces FRANCISCO JOSE VEGA ARRAUTH adjudicó la licitación pública No. LP-005-2014 por valor de 1,537.813,080.77 a la Asociación de Municipios del Sur de la Guajira—“ASOAGUA” representada legalmente por SILVIO ESNOVIS CUESTA SOLANO, cuyo objeto era la construcción del acueducto del corregimiento de Caracolí de El Carmen de Bolívar. Después de dos meses —12 de noviembre de 2014— el alcalde Vega le manda una comunicación a Cuesta Solano mediante la cual rescinde el contrato, ya que el contratista no había presentado certificación del RUP de la Cámara de Comercio de El Paso Cesar, y además tenía una sanción vigente de este municipio por incumplimiento del contrato 356 de 2009, cuya sanción fue inscrita en la Cámara de Comercio de la Guajira el 15 de octubre de 2013. En otras palabras, el alcalde Vega Arrauth había contratado a una entidad inhabilitada por una suma millonaria, situación inadmisible, ya que en el proceso precontractual ASOAGUA debió presentar esos documentos habilitantes para participar en el proceso licitatorio.

Conclusión No 1: La Fiscalía no vio y muchos menos el juez de garantía: Silvio Cuesta Solano y Vega Arrauth suscribieron un contrato ilegal de todo punto de vista, es decir, sin el lleno de requisitos legales.

Hecho No 2:  La cesión del contrato. Una vez quedaron al descubierto por la falsedad presentada por ASOAGUA, el alcalde se vio en la necesidad de solicitar que la entidad ceda el contrato. Y es aquí donde entra en acción el ahora presidente de SAYCO, Poldino de Jesús Posteraro Ariza. Después de una comilona en El Carmen de Bolívar, ASOAGUA le cede el contrato al ingeniero Poldino Posteraro, quien conoce de música vallenata, pero de ingeniería hidráulica pocon pocon, pues no tenía ninguna experiencia. El hecho quedó consumado el 2 de enero de 2015 cuando le cedieron el contrato No LP-005-2014.

Conclusión No 2: ¿Por qué le cedieron el contrato millonario y con un objeto social técnico a un ingeniero sin experiencia en el ramo? Poldino Posteraro debía presentar certificación de experiencia de un contrato similar. Este hecho es garantía de que pueda cumplir con el objeto del contrato.

Hecho No 3: El 30 de junio de 2015, el alcalde Vega Arrauth y el contratista Poldino Posteraro suscribieron un adicional del contrato LP.005-2014 por valor de $753.777.721,42, como producto del rediseño del acueducto, cuyo valor pasó a $2.291.590.802,19. Este adicional no estaba justificado, pero contó con la firma del interventor. El Tesorero Municipal, le pagó esa cantidad a Posteraro con el aval del secretario de planeación Municipal, Mario José Melo Villa, y el interventor del contrato.

Conclusión No 3. La adición presupuestal se hizo sin el lleno de requisitos y sin que las obras hubiesen avanzado más del 20%.

Hecho No 4: Mediante oficio No. 2764 del 04 de mayo de 2016, Claudia Camacho Cuesta, secretaria general de CARDIQUE, le respondió a Blanca María Sabatg que “ después de consultada la base de datos de los archivos centrales de CARDIQUE, no se encontraron registros de solicitudes relacionadas con el contrato de obra pública LP-005 construcción del Acueducto de Caracolí corregimiento de El Carmen de Bolívar”, por lo cual esa corporación no ha emitido licencia, autorización y/o permiso alguno respecto al contrato mencionado.

Conclusión No 4: El contratista violó la ley construyendo sin licencia, sin plan de mitigación ambiental y haciendo fraude al proceso de contratación regido por la ley 80/94.

Hecho No 5: Para más piedra, el acueducto inconcluso se inició en un predio que no es del municipio sino que es privado.

Conclusión No 5: Con el aval del alcalde Vega Arrauth, del secretario municipal de Planeación, y del interventor, el tesorero municipal le pagó más del 80% de las obras, y el acueducto de Caracolí hoy es un fantasma, es solo un lote con unos pilotes y una alberca que no cobija ni siquiera el 20% de las obras contratadas.

Francisco José Vega Arrauth, exalcalde de El Carmen de Bolívar y Mario José Melo Villa, exsecretario de Planeación, y los subcontratistas César Andrés Beltrán Castillo y Orlando Vega Guzmán estaban huyendo. Fueron declarados reos ausentes. Pero ya se están entregando gota a gota. Poldino lo hizo anoche; el exalcalde Vega y el exsecretario Melo lo hicieron hoy.

Mientras tanto, la gente de Caracolí sigue padeciendo el flagelo de la falta de agua potable, porque el acueducto lo “construyeron” en el aire, ya que la plata la desaparecieron como por arte de magia.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.