Audiencia pública contra Manolo Duque, desde este martes dormiría en su casa

En la foto, tomada sobre la transmisión cerrada de la audiencia, vemos a Manolo Duque de pie con camisa rosada.

Al principio de la etapa de indagación del sonado proceso penal que tiene encartado al alcalde y a su hermano, a la contralora y a más de la mitad del concejo distrital, se veía a un Manolo Duque sorprendido, preguntándose “¿y yo que hago aquí?”.

Pero en la última audiencia del sábado 26 de agosto lo vi relajado y hasta con la camisa de lino olan desabrochada en el cuello, y de vez en cuando salía a tomar aire libre para cambiarle el agua al pajarito.

Aunque aparecía literalmente arrinconado a la pared y movía en seguidillas las rodillas, trataba de relajarse y estiraba las piernas buscando comodidad mientras escuchaba a su defensor, Juan Carlos Cabarcas, quien se vino con 21 razones —y no 46— para demostrar la inocencia de su poderdante. Pero el argumento jurídico más poderoso que tiene la defensa es volver añicos las tesis de la fiscal Liliana Velásquez, quien sostiene que los nombramientos de ciertos funcionarios se hizo con base “en un pacto criminal” para capturar la contraloría Distrital mediante dádivas, prebendas y puestos.

Las únicas pruebas contundentes que la Fiscalía presentó ante el juez de garantía son las escuchas. Son las más sonadas y las que están en la boca de la gente de Cartagena interesada en la cosa política. Pero hay una falencia de la cual los defensores se agarrarán: no hay testigo estrella. Si esas escuchas estuviesen acompañadas de un solo testigo, indudablemente que la suerte de Manuel Vicente Duque, José Julián Vásquez, Nubia Fontalvo, Jorge Useche y 10 concejales más estarían con un pie en la cárcel. Pero no hay testigo, por ahora, y seguramente regresarán a sus casas para recibir las dos etapas restantes del proceso , y esperar que nunca aparezca ese anhelado testigo de la Fiscalía.

El juez de garantía del proceso, José Luis Robles, convocó para este martes 29 de agosto a las 2 p.m. la vista pública donde decidirá si manda a la cárcel de Ternera a los indiciados (a Nubia Fontalvo la mandaría a la cárcel de San Diego) o regresarán a sus casas. Y esperarán que en la segunda etapa del proceso sus defensores le demuestren al juez de conocimiento que son inocentes, y cruzarán los dedos para que a la fiscal Liliana Velásquez no le aparezca un testigo estrella que confirme la conexidad entre la elección de Nubia Fontalvo como contralora Distrital, el nombramiento de algunos funcionarios claves de la administración, y por otro lado, las escuchas divulgadas por la fiscal, especialmente aquella donde aparecen los concejales Erich Piña y Jorge Useche hablando de “35 libros” y de “siete libros y medio”.

Las escuchas por sí solas —como lo dijimos— no son pruebas contundentes para convencer al juez Robles de mandar a prisión a los indiciados, pero sí son cabeza de procesos para iniciar una amplia y sistemática investigación contra la corrupción que debe terminar en la guandoca con los responsables de la “organización criminal” denunciada por el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez.

Ante la ausencia de testigo estrella que corrobore la validez procesal de las escuchas contra Manuel Vicente Duque, al juez Cuarto Penal Municipal, José Luis Robles, no le quedará otro camino que cerrar la etapa de aseguramiento desestimando la petición de la fiscal Liliana Velásquez de mandar a los procesados a la cárcel.

Predicción: Manuel Vicente Duque dormirá en su casa este martes 29 de agosto, y cruzará los dedos para que a la Fiscalía no le aparezca nunca el testigo estrella que había esperado.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.