Las Farc se podría ganar la alcaldía de Cartagena en elecciones atípicas, sí Manolo renuncia

Iván Marquez podría liderar la Operación Electoral Heroica.

Si hoy renuncia el alcalde Manuel Vicente Duque Vásquez, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) se podría ganar las elecciones atípicas si la Bestia se descuida y si los líderes comunales y populares finalmente se les dé por apostarle a una propuesta contraria al sistema político dominante, ligado a una mafia descentralizada que se ha tomado los entes territoriales.

¿Es descabellada la tesis de que la FARC se quede con Cartagena? No. Es una de las posibilidades serias que se podrían dar. Analicémosla detenidamente.

Si la ciudad sigue indignada por la corrupción, la inseguridad y la falta de liderazgo de los partidos políticos y de los gremios económicos y, además, no confía en la Bestia que tradicionalmente la ha gobernado, seguramente una propuesta alternativa calaría en la decisión popular.

La fómula de las FARC

Para que las FARC se quede con Cartagena existe una fórmula sencilla que en la vida militar les dio resultado cuando la guerrilla quería golpear contundentemente a las fuerzas militares del Estado: Concentración de fuerza y audacia. Como las elecciones son atípicas, todas sus fuerzas logísticas y políticas podrían concentrarse y realizar una toma pacífica de La Heroica. Como la mayoría no podría votar —por razones del censo electoral—, es un problema subsanable, porque la dirección del movimiento se podría trasladar a Cartagena junto con sus cuadros más importantes para recorrer palmo a palmo, cuadra a cuadra, barrio a barrio toda la ciudad realizando una campaña de “evangelización” de puerta a puerta, tal como lo hizo el M—19 en Barranquilla que alcanzó a gobernar con el padre Bernardo Hoyos Montoya. En esa época, (1991) desfilaron por Barranquilla centenares de líderes del M—19 dirigidos por Antonio Navarro, quien prácticamente iba todas las semanas a la ciudad para recorrer sus barrios.

Con el padre Bernardo Hoyos llegaron a su alcaldía algunos comandantes de las antiguas guerrillas del PRT y del mismo M—19. De la misma manera, no nos podría sorprender que Iván Márquez, Jesús Santrich, Julián Conrado, entre otros, lleguen a dirigir la Operación Electoral Heroica. Los líderes los tienen, y existe una comunidad dormida en la zona extramuro que solo necesita que centenares de líderes la visite en sus casas para que les sigan en su propuesta política de rescatar a Cartagena para el pueblo.

Barrios como El Pozón, Nelson Mandela, María Cano, Bernardo Jaramillo, Jorge Eliécer Gaitán, Pardo Leal, Enrique Flórez, 20 de Julio, VistaHermosa, Manuela Beltrán, Olaya, La María, Amberes, Las Gaviotas, tienen líderes que vivieron momentos de gloria de la izquierda cartagenera y, por esta razón, bautizaron diferentes sectores urbanos con nombres de sus destacadas figuras. Pero también una clase media asqueada por tanta corrupción le seguiría las aguas al movimiento de las FARC, entendiendo que la mayoría de docentes (4 mil) están completamente inconformes por el sistema dominante de la Bestia.

Y si eso no bastara, las organizaciones sindicales de la CUT podrían coadyuvar para que el movimiento de las FARC se tome a Cartagena, y promoverían entre los trabajadores la bondad de la propuesta de ciudad de un Jesús Santrich, por ejemplo.

¿Quiénes piden la renuncia de Manolo?

Las tres hermanas Fadul: Claudia, Emilia y Mónica. De las tres, la única que tiene experiencia política es Claudia. Pero Mónica podría ser una buena candidata de los gremios que se opondría al candidato de las FARC.

Los primeros que pidieron la renuncia de Manuel Vicente Duque fueron los gremios económicos a través de Mónica Fadul. ¿Por qué? Sencillo, los empresarios creen que pueden hacer lo que las FARC haría: concentrar toda su artillería para retomar a Cartagena, puesto que vienen macroproyectos que no se los podrían dejar a dos pelaos del barrio Blas de Lezo, suspuestamente, untados con la mafia política. Concentrar y retomar, dos verbos que saben conjugar perfectamente. Ganaron la alcaldía con Judith Pinedo Flórez, la perdieron con Campo Elías Terán. Ganaron con Dionisio Vélez, la volvieron a perder con Manuel Vicente Duque. En las atípicas, ¿con qué candidato podrían ganar los gremios económicos a Cartagena? Se dice que Andrés Betancourt sería el candidato de los gremios. Le apoyaría el conservatismo y el Centro Democrático. Muy probablemente allí se metería una vertiente importante de Cambio Radical liderada por Dionisio Vélez, uno de sus pollitos que están bajo las alas de Germán Vargas.

Así manchó portada en 2013 Bruce McMaster en la revista Dinero cuando fue nombrado gerente de ANDI. Si Bruce es candidato a la alcaldía, la pesada de los industriales y Santos serían sus principales impulsores en contra de las FARC.  Cortesía.

La logística y el dinero lo tienen, el personal también. Cuentan con El Universal y otros medios de comunicación, y muchos columnistas y periodistas. Pero carecen de algo esencial: No saben buscar los votos. ¿Cómo meterse en los barrios populares y disputarle la gente a las FARC en María Cano, por ejemplo? No lo saben, pero tampoco se atreverían a meterse allá. Ese sí sería un gran impedimento. Si Betancourt es el candidato, quien tiene una experiencia electoral, no sería suficiente, porque debemos recordar que sus votos —en su mayoría— fueron de los estratos 5 y 6.

Ahora bien, si la candidata es Mónica Fadul, habría menos posibilidad que los gremios se queden con la alcaldía, ya que ella se ha caracterizado por ser una buena conductora del gremio, pero carente de los elementos necesarios como líder política. Los gremios podrían traer a Bruce McMaster, exalcalde (e) cuando Santos lo nombró en reemplazo de Campo Elías Terán. McMaster tiene una importante relación a nivel nacional y le pediría ayuda a sus representados (los más poderosos del país) para “salvar a Cartagena”. Con el presidente de la ANDI probablemente se unirían todas las fuerzas políticas y los actores estratégico del poder nacional con el apoyo del Triunvirato Presidencial: Juan Manuel Santos, Fernando Carrillo y Néstor Humberto Martínez.

En términos políticos, unas elecciones atípicas le podrían abrir las posibilidades a dos fuerzas diametralmente contrarias: Los gremios económicos y las FARC. Pero los sentimientos de Santos estarían divididos en una eventual disputa por Cartagena. Por un lado, le gustaría que un líder de las FARC —por ejemplo, Julián Conrado— ganara las elecciones atípicas en Cartagena, pero sentiría remordimiento si el candidato fuera McMaster. Su instinto de clase lo haría inclinarse por el segundo, es decir, por Bruce.

Si las elecciones atípicas de Cartagena —en el eventual caso de que éstas se den— las ganan las FARC, seguramente sería un triunfo para Santos, porque demostraría que un proceso de paz es tan inclusivo, que se podría dar el lujo que la Joya de la Corona se la gane una de sus criaturas nacidas en su “parto de monte”.

Así como los gremios piden la renuncia de Manuel Vicente Duque Vásquez, muchos líderes de los plantones de “Manolo No Va, se Va” son simpatizantes del naciente movimiento de la FARC. ¿Coincidencia? Sí, pero lo que no sabe el común de la gente es que los extremos se encuentran y, a veces, se desean.

Conclusión, las FARC se quedaría con la Joya de la Corona, siempre y cuando apliquen dos principios que conocen al dedillo: Concentración de fuerza y audacia política. ¡Y Márquez y Santrich, si saben de eso!

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.