¿Quién es el dueño de Cardique? El lío de montar una gasolinera

El director de Cardique, Olaff Puello. Cortesía.

En los próximos años la tierra de los valientes indios yurbacos será polo de desarrollo del norte de Bolívar, lo cual indicaría que el control monopólico de su expansión urbanística se convertiría en fuente de riqueza para unos pocos, en detrimento de emprendedores que —ejerciendo el derecho de la libertad de empresa— desean hacer parte de ese desarrollo.

¿Por qué Cardique —ejerciendo de una forma selectiva la justicia ambiental— se ha convertido en una talanquera para que empresarios honestos ejerzan su derecho a la libertad de empresas, so pretexto de vigilar el manejo ambiental? ¿Por qué se ha trocado en un lío complejo montar una estación de gasolina en Turbaco, cuando es un municipio en expansión urbanística y poblacional, como parte del crecimiento metropolitano de Cartagena? ¿Por qué el proceso de entregar un permiso para el aprovechamiento de recursos no renovables se ha demorado 8 meses?

En el casco urbano de Turbaco existen 27 proyectos urbanísticos en ejecución y se está estudiando 30 solicitudes que reposan en Planeación Municipal y en Valorización y Desarrollo Urbano del municipio. Así lo reveló William Alcalá, el director de Valorización, en una reciente reunión realizada en Cardique con los empresarios de estos proyectos.

Y, sin embargo, hay un descontrol ambiental para ciertos proyectos urbanísticos que violan la ley, y otros que están frenados con el pretexto de aplicar la normatividad ambiental. ¿Contrasentido? Es una lógica que solo funciona cuando la captura del aparato estatal (en este caso Cardique) lo ponen al servicio de un interés particular en detrimento de lo que dice el artículo 2 de la Constitución Nacional:

Son fines esenciales del Estado: servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; (…) “.

La gasolinera Bonanza se encuentra a más de 700 metros de las urbanizaciones cercanas.

Empero, el manejo ambiental se ha convertido en un problema, ya que la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique (Cardique) ha sido selectiva en la vigilancia y control del manejo ambiental. Todo proyecto de infraestructura y de desarrollo urbanístico debe ser sostenible, esto es, respetar el medio ambiente, y especialmente la instalación de una gasolinera. Por tanto, Cardique debe cumplir con su misión de vigilar que cada proyecto económico preserve el medio ambiente, pero no puede ser talanquera del desarrollo regional y perjudique la libertad de empresa.

Gasolinera con permiso de Ani

Como manda la ley, la empresa Equipos Mantenimientos y Asesorías Córdoba Mendoza (Emacordoba S.A.S), con Nit 806014947-4, fue autorizada por la Agencia Nacional de Infraestructura mediante resolución No 235 de 2017 para que construya una Estación de Servicios (EDS) en la Ruta del Caribe, a la altura de la doble calzada de Turbaco. El artículo 1 de esta resolución que tengo en mis manos dice:

“Conceder permiso de uso, ocupación e intervenciónde la infraestructura vial a Equipos Mantenimientos y Asesorías Córdoba Mendoza (Emacordoba Ltda), Nit 806014947-4, para la construcción de los carriles de aceleración y desaceleración ubicados entre el k88+080 sobre la ruta 9005 para la estación de Servicio Bonanza que pertenece al proyecto vial denominado Ruta Caribe.”

De igual manera la empresa Emacordoba Ltda recibió licencia de la Secretaría de Planeación de Turbaco mediante resolución No 2015-08-28234. O sea que tiene los permisos correspondientes para la instalación de la Estación de Servicios, ya que llena los requisitos de ley y es legítima su intención. Es decir, que es legal construir una gasolinera en la entrada a la urbanización Bonanza.

Cardique, yerra

Emacordoba Ltda hizo la solicitud a Cardique bajo el radicado No 16755 del 11 de noviembre de 2016 para el aprovechamiento aislado de unos recursos naturales. Dos meses después —cuando debió demorarse 15 días hábiles para responder— en una forma dolosa o no (esto lo debe determinar la fiscalía) emitió la resolución No 148 del 8 de febrero de 2017 indujo a la empresa a un error de interpretación al darle permiso de talar cinco árboles, y 40 días después, en la resolución No 0415 del 17 de marzo, dice: perdón no era “talar” sino “podar”. El artículo 1 de dicha resolución dice:

“Corregir el artículo primero de la resolución 0148 de febrero 08 de 2017, el cual quedará así: Autorizar la poda de los cuatro (4) árboles, tres (3) árboles de la especie Campano (Samanea Saman) y uno (1) árbol de la especie Roble (Quercus Robur), a la señora Luz Mery Mendoza Campo, en su condición de representante de la empresa Equipos Mantenimientos y Asesorías Córdoba Mendoza S.A.S.“.

Pero hubo un pequeño detalle. Cuando le notificaron a Ecordoba de la nueva resolución, ya el daño estaba hecho, ¡habían talado los árboles! Y de inmediato le iniciaron un proceso sancionatorio con base en la ley 133 de 2009 por realizar la tala y no la poda. Pero no conforme con esto, Cardique abre el proceso sancionatorio porque supuestamente la empresa se excedió en la tala autorizada, y lo hizo con 5 árboles más.

Como compensación, Ecordoba llegó a un acuerdo con la junta de acción comunal de la urbanización Bonanza, y les entregó formalmente 29 árboles frutales con el fin de resarcir el corte de 5 árboles, tal como aparece en escrito fechado y recibido el 15 de mayo de 2017. Es decir, que la empresa repuso el eventual daño causado y lo compensa voluntariamente con la comunidad.

Como se ve, Cardique ha hecho mal uso de su poder de control al ejercer su posición dominante sobre el empresario impidiéndole desarrollar un proyecto económico que tiene un interés general, en la medida en que va a satisfacer la creciente demanda que se presenta en lugar.

¿Otra gasolinera?

Este es el lote donde se construirá la gasolinera, piedra de la discordia con Cardique. Fínjese que tiene permiso de Planeación Municipal. Además tiene licencia de ANI. ¿Por qué Cardique se ha atravesado como un dique?

Al parecer, existe un interés marcado de favorecer a otro empresario que está interesado en construir un proyecto similar en detrimento de Ecordoba que ya tiene los permisos de ley correspondientes y solo le hacía falta el permiso de manejo ambiental del proyecto que ya se lo habían entregado mediante una resolución plagada de un pequeñito error en confundir “talar” por “podar”:

¿Qué es podar?

“Podar es el proceso de recortar un árbol o arbusto. Hecho con cuidado y correctamente, la poda puede incrementar el rendimiento del fruto”.

¿Qué es una tala?:

“Talar es el proceso mediante el cual se interviene profesionalmente el árbol desde sus raíces hasta sus ramas”.

Si se trata de iniciar un proceso disciplinario y penal sería contra el director de Cardique, Olaff Puello, (escuche la entrevista realizada en Vox Populi) ya que prevaricaría tanto en la resolución No 148 como en la 0415 de 2017 que indujo al error al empresario y produjo los daños ambientales consecuenciales, como la tala de los árboles. En este sentido existe una relación causa—efecto que el juez disciplinario y penal deberían analizar al momento de buscar una responsabilidad en esas dos áreas del derecho, y que de oficio las autoridades correspondientes deberían actuar.

Además, el director de Cardique estaría en curso de violar derechos fundamentales como la libre empresa, el derecho a la igualdad y el debido proceso, derechos que están consagrados en la arquitectura constitucional. Pero hay algo que está comprobado en este espinoso proceso. La actuación de Cardique debe garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución, y no a intereses particulares que responden a quien controla políticamente dicho ente.

La libertad de empresas es uno de los derechos contemplados en nuestra constitución y hace parte del derecho a las libertades estipulados en el artículo 13 (derecho a la igualdad), en tanto que el artículo 333 de la Constitución Nacional dice:

“La actividad económica y la iniciativa privada son libres, dentro de los límites del bien común. Para su ejercicio, nadie podrá exigir permisos previos ni requisitos, sin autorización de la ley. La libre competencia económica es un derecho de todos que supone responsabilidades. La empresa, como base del desarrollo, tiene una función social que implica obligaciones”.

Por ahora termino con esta pregunta:

¿Quién es el dueño de Cardique?

 

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.