¿Quién se comerá mi queso que vale $235.6 billones?

El presidente Juan Manuel Santos escucha atentamente a su ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría.

¿Quién se comerá mi queso de $235,6 billones? ¿Los amigos de Santos? ¿Vargas Lleras y Cía.? ¿Los amigos de Álvaro Uribe? ¿Los congresistas, el cartel de la toga, los contratistas del Estado? ¿La izquierda o la derecha?

Este dinero que espera recaudar el gobierno de los impuestos directos e indirectos que pagamos nosotros por la compra desde una bolsa de leche hasta un carro de lujo, necesitamos vigilarlo y saber quiénes se lo van a gastar. Es el control social que debemos ejercitar, ya que el control fiscal lo manejan según las conveniencias políticas de los círculos dominantes.

Preguntémonos: ¿A quiénes vamos a elegir para que nos administre el gasto de ese montón de dinero? En última instancia, es una decisión del ciudadano común. Si tomáramos decisiones políticas como si fueran para nuestra casa, la situación del país mejoraría y la corrupción bajaría exponencialmente.

¿Le confiarías el queso a los ratones? ¿Le darías las llaves de tu casa a los rateros de tu barrio para que te la administren? La respuesta es relativa. Si tú eres de la misma calaña, podrías adoptar decisiones proclives a los administradores que hasta ahora hemos elegido.

Ahora bien. Si entiendes esta simple reflexión, solo me queda por decirte que la verdadera decisión de que todo cambie, la tienes tú el día en que vas a votar por los que verdaderamente administran nuestra cosa pública: presidente, alcaldes y gobernadores, parlamentarios, diputados, concejales y ediles, y hasta juntas de acciones comunales.

En la Colombia del despeluque nos gastaremos en el Presupuesto General de 2018 la suma de $235.6 billones con un recorte de $6.9 billones en la inversión social, de los cuales cerca de $1 billón son para las jornadas electorales que tendremos en marzo y mayo del próximo año para elegir a nuestros parlamentarios y al presidente.

El ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría —representante de la élite financiera del país y del sector cafetero— le explicó a los congresistas las modificaciones de cada uno de los rubros, tomando en cuenta ciertos indicadores macroeconómicos que se esperan para el 2018.

  • Crecimiento de la economía de 2% para este año y de 3% para 2018.
  • La inflación de 4,1% para 2017 pasará a 3,5% para el siguiente año.
  • El promedio de la tasa de cambio de $2.983 este año, pasará en 2018 a $3.027.

Tomando en cuenta las anteriores premisas, Cárdenas sustentó las siguientes modificaciones con respecto al presupuesto de 2017:

  • La inversión social fue recortada en $6,93 billones. Este rubro en 2017 es de $41,22 billones y pasará a $34,28 billones.
  • Los gastos del Gobierno lo recortarán en $5,5 billones.
  • Los gastos del posconflicto pasarán de $1,8 billones en 2017 a $2,4 billones para 2018, o sea, un crecimiento del 31%.

El Presupuesto General de la Nación se diseñó con base en políticas macroeconómicas que solo favorecen a los grandes, en tanto los pequeños productores y los sectores populares ponemos la mayor parte de la cuota del presupuesto.

¿Sabías que todos somos consumidores y contribuyentes? Pues, todos ponemos en el presupuesto. Unos se enriquecen y otros nos empobrecemos porque las políticas públicas solo benefician a los poderosos, ya que a los menos favorecidos se les tiene en cuenta para darle contentillos que les empobrecen cada día más: la política del subsidio. Si bien es cierto que alivia la situación económica asfixiante, ésta debe ser pasajera hasta cuando el individuo asuma un mejor rol dentro de la sociedad.

Más Familias en Acción, Adulto Mayor, etc. te vuelven andrajoso mentalmente. Una muchacha del servicio prefiere estar con la salud subsidiada antes que entrar al régimen contributivo. Prefiere que le sigan pagando salarios de hambre con tal de no perder su subsidio en salud, en educación y, si es desplazada, peor.

Un estudio realizado por miembros de la Universidad del Externado de Colombia llegó a la siguiente conclusión: Los subsidios aumentan en un 10% la tasa de informalidad del empleo, y, por ende, al empobrecimiento.

La próxima vez que te pregunten ¿a quién le confiarás tu queso? ¿a los mismos de siempre?, debes reflexionar sobre tu decisión política que se expresa en el voto.

 

Los pronósticos del Ministerio de Hacienda
Pronóstico
20172018
PIB Real (variación anual , % )
2.03.0
Inflación (fin de período, %)
4,1
3,5
Tasa de cambio (promedio anual, COP/USD)
2.983
3.027
Exportaciones (variación anual
, USD FOB, %)
10,8
7,7
Importaciones (variación
anual , USD FOB, %)
5,4
2,6
Balance Cuenta Corriente
(% del PIB)
-3,8
-3,2
Brent
(promedio anual, USD/barril)
51,0
55,0
Tasa Libor (%)
1,55
2,30
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.