¡Vamos hacia adelante!

“Me invocará, y le responderé; yo estaré con él en la angustia; lo rescataré y lo honraré.” (Salmo 91:15)

Lucio Torres

¡Si, vamos hacia adelante! Gracias a Dios, estamos nuevamente contigo, restablecimos nuestra página después de varios días de lucha por hacerlo. Agradezco los mensajes de solidaridad por las redes sociales, las llamadas y los abrazos de las personas que me quieren. Agradezco a mi equipo tecnológico que logró rescatar el 95% de la base de datos. Un abrazo a mi hijo Erick.

¡La vida es bonita! Mas también la vida no es fácil cuando la Bestia solo trabaja para ella y se olvida de que está al servicio de toda una sociedad. Pero cuando la sociedad no se compromete a cambiar, seguirá esclava de la Bestia.

¡Esto tiene que cambiar!

Cuando comprendí que el mundo solo cambiaría si uno empieza por hacerlo, comenzó la Tercera Revolución en mi vida personal. Y este cambio individual se expandirá a tu alrededor como las olas del mar que llegan a la orilla a descansar. El país se dará cuenta de tu cambio, y ya no te dirá que eres loco.

Antes —con una visión ideologizante— me enfrentaba contra el mundo para hacerlo cambiar, y consideraba que los malos eran los que estaban al otro lado de la orilla. Y tenía la tendencia de discriminar a quien no pensara como yo o a quien prefería seguir siendo esclavo.

Hoy, me enfrento contra mí mismo para seguir cambiando. El enemigo más peligroso lo tiene uno adentro: El miedo.

Si tu mente y tu corazón están llenos de miedo, ¡te petrifica! Y el miedo está en todas partes: miedo a cambiar, miedo a emprender, miedo a pensar algo diferente, miedo a vivir. Y entonces, nos echamos a vivir una vida de esclavos de sus propios miedos.

Las emociones humanas —como parte de la reacción animal— frente al peligro te llevan a una de estas tres acciones: parálisis, huir o enfrentarlo. Yo prefiero enfrentarlo. Antes enfrentaba el peligro con las mismas armas del agresor, y lo desafiaba, hoy he cambiado. Cuando estoy en esas circunstancias, me hago esta pregunta: ¿Cómo reaccionaría Jesús de Nazareth en mi lugar? Enfrento al agresor con amor y lo puedo mirar a sus ojos para transmitirle que no tengo miedo ni odio, sino amor para dar. ¡Y mi “enemigo” queda petrificado!

Perdoné al pastor Miguel Arrázola como he perdonado a muchísimas personas que me ofendieron. Así como nos hicieron creer que la guerrilla de las FARC eran la causa de nuestros graves problemas, de la misma manera nos dimos cuenta que nos mintieron. Las causas son más complejas. No sé si el país se está dando cuenta que la corrupción de la Bestia es reflejo de su propia corrupción. Que cuando uno entiende que no tiene precio, porque no es una vulgar mercancía, empieza a darse una transformación interna, mental y espiritual.

El ejercicio del periodismo es el ejercicio de la libertad y de la democracia de un país. Si el periodismo nacional responde a los intereses de los grandes conglomerados económicos, ¿puede ser libre? ¿Es libre El Tiempo, El Espectador, Semana, Caracol, RCN? Si en Cuba o —en menor grado— Venezuela, el periodismo está atado a los intereses del Estado, ¿puede ser libre? ¿Cuál es la diferencia entre Luis Carlos Sarmiento y Nicolás Maduro frente al periodismo?

Guzmán Quintero Torres, (mi amigo y mi hermano) periodista asesinado por el Estado el 19 de septiembre de 1999.

Ahora bien. Nuestra historia está llena de periodistas que han sacrificado. Y no te voy a decir de los periodistas del régimen, como Guillermo Cano o Enrique Pulido. Te voy a mencionar solo a dos, cuya familiaridad conmigo nos acercó mucho, Guzmán Quintero Torres y Rafael Prins Velázquez. El primero —quien fuera mi discípulo en el periodismo libre e irreverente— fue asesinado por agentes mixtos del ejército y los paramilitares; y el segundo —quien era mi amigo de infancia y parte de mi familia— por Jorge Luis Alfonso López, el hijo mayor de Enilse López, conocida popularmente como la Gata. Los autores materiales del homicidio de Guzmán lo sabemos, pero desconocemos el autor intelectual. ¿Por qué? Porque fue un crimen de Estado, como la muerte de Gaitán, Galán, Pizarro, y un mil de etc. ¿Por qué fue condenado Alfonso López y no el autor intelectual del periodista Guzmán Quintero? Prins era mi primo, y tuvo la valentía de denunciar la corrupción de Alfonso López (el Gatico) cuando era alcalde de Magangué, quien deberá permanecer 35 años en la cárcel.

Formulémonos unas preguntas de reflexión. ¿Quién es más peligroso contra el periodismo? ¿Arrázola o Alfonso Hilsaca, Uribe o Timokenco? En los próximos días te diré cómo me enfrenté a Alfonso Hilsaca.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.