¿Qué pasa en Telecaribe? Se descentraliza o muere

Juan Manuel Buelvas, en el ojo del huracán. (Cortesía Enfoque Caribe).

El comunicador social Juan Manuel Buelvas —Gerente de Telecaribe—  se enfrenta, este viernes 22 de diciembre, a una junta directiva precedida por el polémico caso de la no prórroga de uno de los programas de opinión que emite el canal regional y a la crítica de un proceso licitatorio de los espacios de opinión.

Pero algo especial me ha llamado la atención: tirios y troyanos de Barranquilla cuestionan la actuación de la junta directiva, pero especialmente la del gerente.

Desde el senador de la U y heredero de una de las casas políticas más poderosas de Barranquilla, José Name Cardozo, hasta los medios de comunicación asociados a la familia Char se han unido en sus críticas al proceso de licitación de una franja de opinión que fue legalmente entregada en 2004, y desde entonces los gerentes la prorrogan desde su discrecionalidad, sin ningún control de legalidad. Name Cardoso le dijo a Caracol que le solicitó a la Procuraduría General de la Nación una revisión de la licitación, porque le parece “sospechoso y grave que un director unilateralmente intente acabar programas de opinión de periodistas que no estén alineados políticamente con él”.

¿Qué pasó?

La actual programación de espacios de opinión se viene prorrogando desde que se adjudicó en 2004. Cada año, los gerentes prorrogan a discreción cada uno de los contratos de los espacios concesionados. Uno de estos espacios es el programa Versión Libre de nuestro colega José Gómez Daza, quien también tiene un espacio de noticias. Lo peculiar del caso es que Gómez Daza le viene dando énfasis al caso de la licitación de los espacios de opinión, y el hecho de que el gerente Buelvas no le prorrogó el contrato, para algunos se ha tomado como una clara censura y retaliación. Ante lo cual, el gerente le manifestó a este periodista:

¡No hay censura! El hecho es que el contrato de Versión Libre se vence el 31 de diciembre de 2017 y no se va a prorrogar. Adjudicaremos los espacios de opinión tomando en cuenta el interés de toda la región, es decir, que haya la posibilidad de un programa de opinión por departamento. Así descentralizamos el contenido de la programación periodística y le damos prelación al interés regional que es la base de la programación de Telecaribe y fue uno de los objetivos a lo que la junta directiva se comprometió.”

Sin embargo los gremios periodísticos de Barranquilla han levantado su voz de protesta por la decisión del gerente de Telecaribe, y hasta algunos han pedido que la junta Directiva Regional le pida la renuncia.

La gerencia de Buelvas

Descentralizar la opinión es una buena bandera y la que todos anhelamos. La programación de Telecaribe se barranquillerizó. Me perdonan, pero es la verdad lironda. Nació por un atrevimiento de José Jorge Dangond Castro en Valledupar con Televallenato en 1986. Fue inaugurada oficialmente en Valledupar, el 28 de abril de 1986 durante el Festival Vallenato. En la primera etapa nos descubrimos como una región culturalmente rica, creativa y festiva. Del Cesar salieron buenas programadoras, como de la Guajira y Bolívar. Pero poco a poco se fue centralizando Telecaribe. El poder centralizador de Barranquilla creció hasta el punto de que la producción de contenidos fue monopolizada por cuatro productoras de Barrannquilla, ¡mi tierra amada!

De acuerdo a la información oficial de Telecaribe, la producción hoy se ha democratizado. En la producción participan 40 empresas de diferentes departamentos de la región Caribe. Entraron nombres raros, como Rana Dorada, de la Guajira, o Racavi TV, de Montería. Esto facilita el emprendimiento en las diferentes subregiones del Caribe. Si tu le quitas el monopolio de la producción a algunos para repartirla entre otros, necesariamente produces malestar y escozor en los afectados. Y es probable que esta sea una de las razones de la reacción que algunos sectores tienen sobre la licitación en proceso.

Sangre nueva en la producción de Telecaribe. Aquí, desde Montería, Racavi Comunicaciones.

A pesar de todo esto, debemos destacar la estabilidad financiera del canal, porque los $4 mil millones que debía, los pagó el actual gerente. Y ha contratado con firmas por fuera de Barranquilla, lo cual es loable por razones de la naturaleza regional de Telecaribe, ya que si no se descentraliza puede sufrir una muerte prolongada.

Aquí no estoy haciendo una investigación de la administración de Buelvas sino de un episodio que me ha llamado la atención: La no prórroga de Versión Libre. Pero también es sospechoso que casas políticas —como la de los Name y los Char— estén muy interesadas en la programación de opinión de Telecaribe. ¿Qué interés tienen? En esta época electoral sería de mucha valía explotar esos espacios políticamente hablando, pensarán algunos parlamentarios.

La crisis de Telecaribe es más profunda. Es parte de la crisis de la televisión pública, la cual se profundizó con su privatización. La torta publicitaria la acapara la televisión privada nacional (RCN, Caracol), lo mismo que la sintonía. La televisión regional llevó la peor parte.

¿Cuál es nuestra ventaja sobre la televisión nacional y la regional del resto del país? Que Telecaribe representa toda una región, por lo cual debe convertirse en un catalizador de la creatividad y del emprendimiento regional, y un brazo fuerte para la creación de una RAP que debe transformarse en la Región Autónoma del Caribe. Que le dé oportunidad a los creadores y emprendedores que están fuera de Barranquilla y de las capitales de los departamentos. Si esto es así, la audiencia se multiplicaría y los socios no escatimarían esfuerzos para invertir en una mejor programación de carácter regional. La junta de Telecaribe debe darle autonomía al gerente para que desarrolle una política de descentralización de su programación independiente del interés político de los mandatarios departamentales, y que los senadores saquen sus manos de allí.

Juan Manuel Buelvas se enfrenta hoy al desafío más grande que ha tenido como gerente de Telecaribe: Convencer a la junta directiva de que la región necesita una programación descentralizada y de que su actuación con Versión Libre no puede catalogarse como retaliación y censura.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.