“Si no hay esperanza, no hay seguridad”, general Poveda

Identificados 7 mil actores delincuenciales y 7 fueron linchados en 2017“, Brigadier general Luis Poveda, comandante de la MECAR.

Todo el mundo se queja de la inseguridad ciudadana en cualquier ciudad de Colombia, y hasta le echamos la culpa al prójimo, por ejemplo, al hermano que viene de regreso de Venezuela o al policía. Pero te sorprenderás luego de leer lo que publico, y escuchar la entrevista que le hice al comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena —MECAR.

¿Quién es el culpable? Los ojos, las cámaras y las luces enfocan al policía sin darse cuenta que las causas están por otro lado: Concreción de políticas públicas que edifique al ser humano. En efecto son políticas sociales que nos devolvería la tranquilidad y la convivencia pacífica en la cual los ciudadanos  podamos resolver nuestras diferencias sin matarnos, sin agredir a nuestro prójimo. ¿Podemos resolver la inseguridad en nuestra ciudad con un policía y una cámara de vigilancia en cada casa? La respuesta es contundente y desafiante: ¡No!

¿Qué tenemos que hacer? ¡Elegir bien a nuestros gobernantes! La seguridad o inseguridad depende de tu buena o mala cabeza. Es decir, depende de tu decisión. Si eliges a un alcalde y unos concejales que se ponen al servicio de sus financistas , ¿por qué te queja si el culpable eres tú? ¿Te habías hecho esa pregunta? Es un efecto bumerán, lo que tu haces, tarde o temprano se te devolverá. Si no te has hecho esta pregunta, la respuesta te la voy a explicar con plastilina.

Vivimos en una democracia. Los ciudadanos libres tenemos la oportunidad de elegir a los que nos gobiernan, hasta podemos removerlos de sus cargos cuando observamos que no cumplen con el programa de gobierno. Si son concejales, diputados, representantes y senadores y salieron torcidos —porque se pusieron al servicio de sus financistas— tienes la oportunidad para desquitarte en la próxima elección no eligiéndolo. Ellos son los que aprueban o desaprueban las políticas publicas en el orden territorial y le dan las herramientas para que el alcalde, el gobernador y el presidente las ejecuten. Y si los gobernantes no lo hacen, tienen una herramienta a su disposición: control político, y hasta pueden aprobar una moción de censura para que despidan del cargo a un secretario de gobierno o un ministro del Presidente. ¿Te la pillaste?

Pero ¿qué haces tú cada cuatro años? Eliges a una marioneta del financista, que se pone a su servicio, cuando debe hacerlo con la ciudadanía. En este caso, el ciudadano no es libre ni tampoco el político, ya que ambos son esclavos del financistael amo. En consecuencia, la gestión del mandatario elegido es contraria a lo que dice en su programa de gobierno, ya que solo busca enriquecerse ilegalmente y enriquecer a su amo. Cuando esto ocurre, sufrimos las consecuencias todos: el ciudadano, el político y su amo.

Te pongo un ejemplo elocuente con esta breve historia.

El 17 de septiembre de 2016 atracaron al contratista Alfonso Turco Hilsaca∗el zar del alumbrado público— cuando disfrutaba, junto a su querida familia, una suculenta cena italiana en el restaurante Di Silvio, en el exclusivo barrio de Bocagrande —que ya no es tan exclusivo, porque viven jefes mafiosos como el propio Pichi. Los delincuentes —que eran paisas— le robaron el Rolex al archiconocido empresario, y también el de su hijo. Es decir, los delincuentes se alzaron con dos relojes Rolex incrustados con diamantes, que podrían estar avaluados en más de 70 mil dólares. Lo que no supieron los periodistas ni los medios de comunicación, es que posteriormente fueron hallados muertos en una camioneta gris a varios hombres. Lo que no se supo es si hallaron los relojes. Un testigo le dijo a la policía que los muertos fueron los que atracaron al Turco. Si esto es así, se cumplió la palabra de Jesús, cuando le dijo a Pedro (Mateo 26:52):

«Guarda tu espada en su lugar. Porque el que a hierro mata a hierro muere». Y Pedro le hizo caso.

De la misma manera, ese año habían atracado a dos concejales y muchos empresarios de Cartagena. Fenalco —Federación Nacional de Comerciantes— realizó una encuesta entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre de 2017, y encontró que el 69% de los empresarios consideró que la seguridad se desmejoró, que se sienten inseguros en las calles de Cartagena (63%), en tanto el 24% fue víctima de atracos. ¿Las causas? Los empresarios dijeron en la encuesta que se debe a falta de vigilancia policial y otros manifestaron que a las leyes flexibles que solo le favorecen al delincuente. Algunos cuantos manifestaron que se debe a las condiciones socioeconómicos de Cartagena. He aquí el meollo de la situación. ¿Quienes aprueban y ejecutan las políticas públicas para mejorar las condiciones socio-económicas? La respuesta es poco compleja: los gobernantes que tú eliges.

Si esto sucede con empresarios poderosos que tienen guardaespaldas, carros blindados y una red de colaboradores, ¿qué le sucederá al ciudadano a pie que salir a las calles se ha convertido en una incertidumbre, porque no sabe si regresará a casa donde le espera su familia? El efecto bumerán también les afecta. Muchas calles de Cartagena pasan oscuras que propicia la fácil actuación de los delincuentes. Falla el alumbrado público, ¿y quién es el contratista? La respuesta te la dejo a tu imaginación.

En este punto, hablo con el policía y me encuentro que solo puede cumplir hasta donde le dice la ley. La entrevista al comandante de la MECAR dura 14 minutos, pero vale la pena escucharla sin editar. El brigadier general Luis Poveda, llega a una conclusión rotunda: Si atacamos las consecuencias, jamás se puede acabar la delincuencia . “Si no hay esperanza, no hay seguridad, porque la policía es insuficiente”.

∗ Nota de aclaración: Hilsaca me entuteló para silenciarme. Él es poderoso, pero más poderosa es la palabra cuando se convierte en verdad. Así lo dijo Jesús: «La verdad te hará libre». (Juan 8:31).

GENERAL LUIS POVEDA, DIRECTOR DE LA MECAR

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.