¡Fo…! la Cardique de Olaf y del Innombrable está podrida; se habrían robado $144 mil millones.

El gerente de Cardique, Olaf Puello (camisa Roja) atento a una explicación de Omar Franco, director del Ideam, a los alcaldes. Cortesía Caracol.

¡Fo! Algo está podrido en la Coporación Autonóma del Canal del Dique—Cardique— de Olaf Puello, pupilo del Innombrable. La Contraloría General de la República (CGR), después de practicarle dos auditorías durante 2017, detectó 16 hallazgos fiscales, 23 hallazgos disciplinarios y 7 hallazgos penales con un presunto detrimento patrimonial de $23.467 millones en la sola contratación de la relimpia, ya que varias empresas fantasmas —bajo la modalidad denominada carrusel de la contratación— no ejecutaron los contratos, y la cifra podría llegar a más de $144 mil millones  en los últimos seis años.

Todo el mundo lo comentaba pasito en Cartagena y el norte de Bolívar, Cardique y el EPA fueron desangrados con el mismo modus operandi que ahora pone al descubierto la CGR. En este carrusel de la contratación pueden encontrarse hallazgos de tipo penal y disciplinarios, donde podrían ir a la cárcel no solo el gerente Olaf Puello, sino también sus asesores jurídicos, responsables administrativos y los representantes legales de las empresas fantasmas, y los autores intelectuales de este concierto para delinquir.

Por esa razón, la CGR invitó a la Fiscalía General de la Nación y a la Procuraduría General para que inicien sus respectivos procesos penales y disciplinarios contra los implicados. ¿Por qué ninguna de las instituciones no se habían atrevido meter sus narices en Cardique para detectar su fetidez? ¿Por qué los medios de prensa se han autocensurado para descubrir lo que todo se comenta en Cartagena y el norte de Bolívar?

De acuerdo al informe de auditoria, se encontraron 23 hallazgos disciplinarios y 7 hallazgos con incidencia penal, entre los cuales se encuentran contratos sin el lleno de los requisitos legales, detrimento patrimonial, y no ejecución de las obras contratadas. Estas graves irregularidades se detectaron especialmente en la contratación de obras civiles en caños, arroyos y reservorios en los entes territoriales de su jurisdicción, Cartagena, Turbaco, Arjona, María la Baja, Turbana, El Carmen de Bolívar, etc.

“La auditoría revisó también los contratos celebrados por esta Corporación para la recuperación y conservación del Parque Natural Distrital Ciénaga de la Virgen, en las 3 últimas vigencias fiscales, y determinó que la construcción de canales en concreto no se ha iniciado, no existen soportes que demuestren la realización de las obras contratadas, no se han aplicado los diseños acordados y las obras que se habrían realizado no cuentan con las pólizas de seguro necesarias para garantizar la calidad de las mismas”.

Es decir, fue un asalto descarado de las arcas de Cardique. La CGR revisó el 80% de la contratación de Cardique para la protección de los recursos hídricos, y se encontró con todas esas irregularidades. Pero lo grave no solo es el detrimento patrimonial, o sea, el robo descarado de los recursos públicos, sino también el daño al sistema ambiental del norte de Bolívar, lo cual no se puede tasar en términos monetarios.

Comisión de la Fiscalía y de la Procuraduría

Los cartageneros debemos pagar la sobretasa ambiental al impuesto predial de Cartagena, dinero que va a parar al dueño de las empresas fantasmas que coloca testaferros como representantes legales. La CGR comprobó que los presuntos dueños de estas empresas no sabían dónde estaban parados, no tenían domicilio, puesto que las direcciones que aparecían en el certificado de la Cámara de Comercio de Cartagena no existían. Los representantes legales no supieron responder sobre las evidencias de la ejecución de los contratos, ni tampoco pudieron presentar los comprobantes de pago, ni tampoco justificaron los pagos recibidos. Los contratos carecían de pólizas, y no tenían soportes de ninguna clase. El topógrafo que usaban para todas esas maromas contractuales no tenía matricula profesional.

Como Cardique habia sido renuente a entregar la información solicitada, la CGR pidió una Comisión Especial de la Fiscalía General de la Nación (FGN) y de la Procuraduría General de la Nación (PGN), la cual acompañó las dos auditorias realizadas. La Fiscalía se llevó varios discos duros para su análisis criminológico, y la Procuraduría comprobó las irregularidades de tipo disciplinarios.

Los informes de auditoria van a ser socializados y se los presentarán al gerente de Cardique, Olaf Puello, quien permanece con una cámara de vigilancia en su despacho.

¿De quien es Cardique? ¿Adónde fueron a parar los $144 mil millones que desaparecieron en los últimos 6 años? ¿Qué responsabilidad tienen los 9 miembros de la junta directiva? ¿El fiscal Néstor Humberto Martínez y el procurador Fernando Carrillo llegarán hasta las últimas consecuencias para hacer un proceso de desinfección en Cardique y acabar con la pudrición?

¿Te atreves a opinar sobre este artículo?

DILE CLIC

Contraloría encontró carrusel de la contratación en CARDIQUE

 

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.