¡Verena, tranquila, tú vivirás! (III)

Verena hace la señal de vida con alegría al saber las buenas nuevas de que Coomeva Eps le entregó sus medicamentos.

¡Verena, tranquila, tú vivirás y conocerás a tus nietos! Hoy amaneció el mar Caribe tranquilo y el viento se detuvo para dar paso a la buena noticia de que Coomeva Eps cumplió con Verena Puccini: Sus medicamentos están en Cartagena de Indias y desde hoy se lo suministrarán en el Centro Radio Oncológico del Caribe, como inicio de un nuevo tratamiento esperanzador para devolverle la tranquilidad y la vida a la protagonista de esta historia.

Le puede interesar las otras dos crónicas: 

http://luciotorres.co/2018/03/coomeva-eps-condena-muerte-afiliados-directivos-viven-la-opulencia/

http://luciotorres.co/2018/03/ola-solidaridad-la-vida-verena/

La palabra de la gerente general de Coomeva Eps, Angela María Cruz Libreros, se hizo realidad. Los medicamentos (Pembrolizumab 25 mg  y Nexavar —Sorafenib— 200 mg ) llegaron ayer y fueron entregados hoy. Ya están en el dispensario de la clínica para que el oncólogo clínico Manuel Antonio Bermúdez Sagre, se lo suministre vía venosa y el otro vía oral. Luego hay que esperar 21 días con el fin de analizar su comportamiento para detener el crecimiento de las células malignas en la médula espinal y tener fe en Dios que así será.

Este es el nuevo medicamento entregado por Coomeva Eps. ¡La alegría es total!

Hoy, Día de la Mujer, un gran homenaje para esas mujeres que viven el drama como el que está viviendo, con dignidad y valentía, María Verena Puccini Tafur. Fortaleza, fe y esperanza de que todo cambiará, que los problemas tienen solución, que un cristiano ama a su hermano sin ninguna distinción y la solidaridad es parte de lo que Jesús llamó “amor Eficaz”. Y gracias a esta solidaridad, Angela María Cruz tuvo la voluntad de cumplirle a Verena, más allá de las trabas y tramitología de un sistema de salud malvado que solo fue concebido para responder a los intereses financieros de los administradores y no de la vida de los usuarios. Son gajes de la Ley 100 guiada por el afán de la acumulación capitalista y no por el principio de la solidaridad, uno de los pilares fundantes del Estado Social de Derecho, tal como está establecido en el artículo 2 de nuestra Constitución Nacional:

“Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general”.

Es decir, que la aplicación de la Ley 100 fue un avance cuantitativo y cualitativo, pero en detrimento de los principios de la dignidad y la solidaridad, ya que son principios contrapuestos al capitalismo manchesteriano, el cual solo sabe de ganancias dadas por la dinámica del mercado y  que la única fuerza motriz de la economía y de la sociedad es el egoísmo individualista.  El Sistema General de Seguridad Social en Salud – SGSSS, ha aumentado considerablemente el número de afiliados en estos últimos 22 años, hasta casi llegar a un cubrimiento universal, esto es, del 100%. Hoy, la cobertura del sistema pasó del 29,21% en 1995 hasta el 94,88% registrado al cierre del año 2017, según la cifras del Ministerio de Salud. ¿A qué precio? El sistema socava la dignidad humana y la solidaridad que —como se dijo— son principios fundadores del nuevo Estado Social de Derecho inaugurado en la constitución de 1991.

Sin embargo, también hay un capitalismo solidario que de alguna manera debe ser promovido por el Estado para respetar la Dignidad Humana y la Solidaridad. Un nuevo sistema en salud debe estar cimentado en esos dos principios y en una economía solidaria regulada y vigilada por el Estado Social de Derecho. Esto es, si bien el Estado no necesariamente debe ser el prestador directo del servicio, sí debe ser el guardián de que esos principios se cumplan y el sistema de seguridad debe estar confeccionado bajo esos preceptos fundantes.

La primera cirugía que me hicieron fue a los 14 años, una hernia umbilical. En el hospital San Juan de Dios de Magangué había un pabellón, el de caridad; y habitaciones privadas. ¿Adónde iba el pueblo llano? Al de Caridad. Antes de 1993, habían dos sistemas: El del Instituto de Seguros Sociales (ISS) y de las  cajas de previsión, por un lado; y por el otro, los que no estábamos en algún sistema, ricos y pobres. Por eso, cuando tuve a mis hijos trabajé para que tuvieran cobertura a través del ISS.

Los sistemas fueron manejados sin ninguna planificación y volvieron ricos a políticos inescrupulosos que dirigían el sistema de salud a sus anchas panchas, ya que no existía ninguna normatividad. Las secretarías de salud eran juez y parte del proceso, pues, administraban mucho dinero sin ningún control, hacían y deshacían y, generalmente pertenecían a un senador de la República.

Hoy, la salud es manejada con intereses privados y la apropiación de los recursos se quedan en una casta empresarial guiada por los intereses del capitalismo manchesteriano en perjuicio de los principios fundantes de la Constitución Nacional: la Dignidad Humana y la Solidaridad.

De izquierda a derecha: Candelaria de la Hoz Moreno , sobreviviente del cáncer de mama, e Inés Barros Moreno (blusa a rayas), no logró sobrevivir. Cortesía.

Verena tiene esperanza de vivir como la tuvo Candelaria de la Hoz Moreno, quien sobrevivió a un cáncer de mama hace 12 años. Pero esta suerte no la tuvo nuestra prima Inés Barros Moreno (Q.E.P.D.), y 2.800 mujeres más que morirán este año de 2018 por causa del cáncer de mama, cifra que se triplica con otros tipos de cáncer. Hoy, con un diagnóstico a tiempo y tratamiento adecuado, la sobrevivencia a un cáncer es mayor que hace 10 años. Ejemplo de esto, es mi hermana Candelaria. La ciencia y la tecnología han avanzado a favor de la humanidad, pero los intereses mezquinos del ser humano lo lleva a destruirse así mismo porque no tiene en cuenta la dignidad humana y la solidaridad, que —en palabras de Jesús— se resumen en una sola frase: amar al prójimo como a ti mismo.

Un dato de la Organización Mundial (OMS) para tener en cuenta:

  • El cáncer comienza con la transformación de una sola célula, que puede tener su origen en agentes externos (la alimentación y el medio ambiente) y en factores genéticos heredados.
  • El 70% de todas las muertes por cáncer registradas en 2012 se produjeron en en África, Asia, América Central y Sudamérica. Se prevé que los casos anuales de cáncer aumentarán de 14 millones (en 2012) a 22 en las próximas dos décadas.

Verena vivirá. En otros tiempos, tal vez no tuviese ninguna esperanza, pero en esta Era Digital un periodismo humano que despierta la solidaridad, nos ha demostrado que HACER EL BIEN SÍ PAGA.

¡Tranquila, Verena, tú vivirás! Nos comeremos, junto con tu esposo y familia, una viuda de bocachico a la orilla del río Grande de la Magdalena, donde ya no pasan los cadáveres de la violencia sino que soplan nuevos vientos de vida.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.