Revive la parapolítica (II) Jesús Puello, exsenador conservador, al pabellón de los parapolíticos

En la imagen cuando Jesús Puello Chamié, candidato a la gobernación por el partido conservador, se unió a Rosario Ricardo, quien a su vez, se adhirió a Yolanda Wong, en las elecciones pasadas a la gobernación que ganó Dumek Turbay. (Cortesía El Universal).

A esta hora, el exsenador de la República por el partido Conservador, Jesús Puello Chamié, deberá estar en el bunker de la Fiscalía por orden de la Corte Suprema de Justicia, luego de ser capturado por el caso de la parapolítica en horas de la mañana en el puesto de Votación del Centro Comercial Bocagrande. De acuerdo a fuentes de todo crédito, Puello Chamié estaba apoyando la candidatura de Antonio Quinto Guerra Varela.

El exsenador conservador es el segundo exsenador del Caribe capturado —luego de destaparse el supuesto cartel de la toga— para ser procesado en la parapolítica II. Puello Chamié también fue financiado por la Gata y recibió el apoyo en su elección para senado del bloque paramilitar Heroes del Canal del Dique .  Cuando publiqué el artículo Revive la parapolítica (I): Senadores Daira, Lidio y Mauricio Lizcano, estarían en el mismo cadalso de David Char, dije textualmente:

“Probablemente de los 26 parlamentarios que están en la lista, algunos no llegarán a la meta de las elecciones de marzo de 2018, porque podrían sufrir una caída que lo lleve al pabellón de la parapolítica de La Picota, como le sucedió a Piedad Zucardi, William Montes Medina, Javier Cáceres, Jesús Puello Chamié, Vicente Blel y representantes como Miguel Rangel, esposo de la senadora Sandra Villadiego”.

Por error incluí en la lista a Jesús Puello Chamié, ya que la recordé de memoria sin percatarme de que, si bien estaba siendo investigado por la Corte Suprema de Justicia, no había sido detenido. El exsenador Chamié, en esa oportunidad, muy amablemente me solicitó que hiciera la aclaración respectiva, lo cual hice en el siguiente sentido:

“Nota aclaratoria: Expreso mis excusas al exsenador conservador Jesús Puello Chamié, porque —si bien la Corte Suprema de Justicia compulsó copia a la Fiscalía General para que lo investigara dentro del proceso de parapolítica que condenó a su segundo en la lista, José María Conde Romero— nunca ha estado preso”.

—Por favor,una vez termine este artículo, lea: (Dele clic) “Revive la parapolítica (I): Senadores Daira, Lidio y Mauricio Lizcano estarían en el mismo cadalso de David Char”

Uno de mis lectores, el jurista José Rugero Chica Durango, me conminó a aclarar, en los siguientes términos:

“Con el respeto que se merece el distinguido periodista y amigo Lucio Torres me permito ACLARAR que el exsenador JESUS PUELLO CHAMIE, nunca estuvo involucrado en la para-política como lo afirma en su escrito. Seria conveniente toma nota de este comentario por parte del amigo Lucio Torres y hacer la respectiva nota aclarativa del artículo”.

Sobran los comentarios. Pero quiero decir, que cuando incluí al exsenador Puello en la lista, no lo hice porque había estado preso o no, sino que en la sentencia condenatoria de la Corte Suprema de Justicia contra José María Conde Romero, y en la cual la corporación solicitó a la Fiscalía General investigar al exsenador conservador, tomando en cuenta que en aquella época (2011) le habían quitado la competencia de investigar a los exparlamentarios, pero luego hubo una sentencia de cierre donde se aclaró que la Corte Suprema de Justicia podía seguir conociendo los procesos de la parapolítica aunque renunciaran de sus investiduras. El primer condenado por este caso, fue el senador de la época William Montes Medina, también conservador y financiado por la Gata con dineros de Salvatore Mancuso.

En el mismo artículo que publiqué, una de mis lectoras de Barranquilla, Inés carbonell, dijo:

Dios mío al fin te va a tocar la hora de poner a estos asesinos políticos en su lugar por ese dicho que dice DIOS tarda pero no olvida es verdad. Colombianos es la hora de poner los pies sobre la tierra este pueblo se ha querido morir porque los de la FARC se han querido postular en las próximas elecciones , pero no piensan que estos señores políticos que es están sentados en el Senado, Cámara y Congreso han comedido peores asesinado y esto lo han hecho por la avaricia de tener más plata COMO DIJO EL PAPA EL DINERO ES EL DIABLO CUANDO ENTRA EN EL BOLSILLO.

Pero en las redes sociales, el artículo fue compartido en 340 ocasiones por Facebook, como también en tuiter. Tuvo 35 mil lecturas.

Recordemos…

Cuando la investigación se inició contra congresistas del Caribe colombiano, especialmente de los departamentos de Córdoba, Sucre, Magdalena y Bolívar, el país no sabía que el 35% de su congreso se había aliado a las facciones armadas de las autodefensas (financiadas por el narcotrafico) que cometieron centenares de masacres, asesinaron a más de 300 mil personas desde los años 80 y provocaron el desplazamiento forzado a más de 7 millones de colombianos. Antioquia es el departamento que más parapolíticos están investigando y desde donde diseñaron y ejecutaron todo un plan político y militar —so pretexto de combatir a la guerrilla— para quedarse con los corredores estratégicos que históricamente ha manejado el narcotráfico.

En la Corte Suprema de Justicia (2006) se conformó una Comisión liderada por el magistrado auxiliar Iván Velásquez y se abrió el proceso bajo el radicado 26.625, del cual salían las investigaciones individuales.  Luego llegó como coordinador el magistrado auxiliar Álvaro Pastás, quien fue declarado insubsistente por la desaparición del expediente de Macaco donde estaban comprometidos varios parlamentarios. La Corte lo declaró insubsistente en 2015 y de inmediato le inició un proceso penal. Nombró en su lugar a Iván Cortés.

Uno de los informes del Colectivos de Abogados José Alvear señala que en 2005 el alcance del paramilitarismo como proyecto nacional dentro de la legislatura comenzó a evidenciarse a partir de la afirmación realizada por el entonces jefe paramilitar Salvatore Mancuso Gómez, quien dijo que el 35 % de los miembros del Congreso eran ‘amigos’ [1], afirmación que después fue ratificada por el jefe paramilitar José Vicente Castaño Gil [2]. Luego, ante los medios de comunicación en 2008, Mancuso aseguró que más del 50% del Congreso colombiano tenía nexos con el paramilitarismo [3]. Es importante recordar que estas alianzas entre funcionarios públicos y el paramilitarismo no se han limitado a miembros del congreso, sino también a otros servidores públicos locales [4]—funcionarios municipales y departamentales, alcaldes, concejales y diputados, que pertenecen a los mismos movimientos políticos de los congresistas investigados— hasta altos funcionarios del Gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez [5] y la misma elección del presidente en 2002, como fue confirmado por los jefes paramilitares Diego Murillo Bejarano, alias “Don Berna”, y Salvatore Mancuso Gómez, alias “Santander Lozada”, entre otros [6].

Conde Romero y Jesús Puello

El exparlamentario Conde Romero se allanó a los cargos y fue condenado por la Corte Suprema de Justicia. En su declaración había dicho que también Puello Chamié había recibido apoyo de los paramilitares, directamente de Edward Cobos Téllez, alias Diego Vecino y del sanguinario paramilitar Mercado Pelufo, alias Rodrigo Cadena, quienes dominaban los Montes de María.

Con la captura de Chamié, la premisa que señalé el año pasado en el mes de octubre, según la cual se revivió la parapolítica, no solo es verdad, sino que implica que muchos de los parlamentarios reelegidos (218—2020) no llegarán a concluir su período, porque probablemente serían guardados en el pabellón de la parapolítica de la cárcel La Picota de Bogotá. No tengo nada personal contra Puello Chamié, pero cuando uno ha cometido una falta, tarde o temprano la justicia se impondrá. Vendrán nuevas capturas y no solo parlamentarios, sino también grandes empresarios que financiaron a los grupos paramilitares.

La Justicia Especial de Paz (JEP) les espera, como ya la pidieron Jorge Luis Alfonso, Alías El Gatico, o el mismo al exsenador David Char. La lista se alargará como los tentáculos del paramilitarismo. Pero deberán decir la verdad y delatar a sus compinches. ¿Puello Chamié se acogerá a la JEP?

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.