¿Favores sexuales en la cárcel distrital de San Diego? (II) Interna sale en defensa de guardián

Esta imagen artística es cortesía. No tiene otro fin que ilustrar la información de un hecho tabú. Agradezco a las artistas que participaron en esta danza y al fotógrafo que tomó la escena.

Susy, una de las internas involucradas en la riña del pasado 12 de mayo en la cárcel de mujeres, luego de leer la primera entrega de ¿Favores sexuales en la cárcel distrital de San Diego?donde se cuestionó el presunto abuso de poder de un guardián para tener favores sexuales de internas, salió en defensa del jefe de guardia de la penitenciaría y consideró que ella no tiene ninguna relación sentimental con el servidor público, y todo se debe a una retaliación.

(Te puede interesar: ¿Favores sexuales en cárcel distrital de San Diego? Directora toma medidas disciplinarias).

También dijo que existen algunas internas que carecen de credibilidad por su comportamiento antisocial y adicción a las drogas que las llevan a mentir y manipular la realidad. Que su enfrentamiento con la Barranquillera no fue por razones pasionales ni nada parecido.

Susy le dijo al periodista:

«Acá hay tráfico de drogas, porque hay adictas. Es un problema que se sabe, pero que no se toca. Creo que es una manipulación la que unas internas tratan de hacer en contra del guardián. Tengo entendido que él ha decomisado más drogas que otro en esta cárcel».

Con el fin de desatar el lío, conversé con el que fuera jefe de guardia de la cárcel de San Diego acusado de recibir “favores sexuales”, y cuyo nombre omito para no afectar la investigación ni el buen nombre de los protagonistas de esta historia hasta que el proceso disciplinario lo den a conocer oficialmente. El guardián manifestó:

«No se de dónde viene esa información que me perjudica, ya que tengo mi esposa y mis hijos. Soy el guardián que más drogas he decomisado  en el penal. La otra vez decomisé cerca de 180 gramos de “perico” a una de las internas, y ya lo he hecho en seis oportunidades. Creo que esta es la causa para que me difamen y afecten mis derechos. Algunas internas que no se sienten bien porque cumplo con mi trabajo, pueden estar detrás de este hecho».

Ante esta realidad, es decir, de que existe un problema de fondo que afecta la sana convivencia interior, vale la pena preguntar:

¿Qué papel debe asumir la directora Judith Figueroa? De hecho, si hay una denuncia debe darle el trámite correspondiente para no pecar de omisión, porque si no lo hace, ella respondería disciplinariamente. En tanto al guardia se le debe respetar el debido proceso. ¿Puede Judith Figueroa cambiarle el rumbo a la cárcel y construir convivencia? ¿Tendrá la suficiente templanza y diligencia para tomar el toro por los cachos?

Pero surge una pregunta problemática: ¿Por qué no le han dedicado una parte de los $1.800 millones de presupuesto del plantel correccional para construir convivencia social, prevenir la adicción a sustancias psicoactivas y mejorar la salud mental de las internas y de los guardias para garantizar la no repetición delos delitos? Judith Figueroa y Yolanda Wong ¡tienen la palabra!

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.