La Madame, una puta respetuosa con un servicio de fantasía (II)

La Cartagena del Despeluque.

Ver a Liliana Campos Puello —popularmente conocida como la «Ronca» o «Madame»— acusada por la Fiscalía de ser proxeneta, sentada en la celda No 1 de la decrépita cárcel de mujeres de San Diego, en el centro histórico de Cartagena, nos hace pensar que del éxito al fracaso solo hay un paso. Ya no están los yates lujosos. El whisky a la roca. El sangundeo. El goce. Los verdes americanos. ¡La dolce vita! No hay nada de eso. Donde está, hay historias, tristes historias de mujeres alegres o tristes con un reciente pasado sórdido, desenfrenado y sin límites, como el caso mismo de Liliana Campos.

Estuve en la cárcel distrital que se está cayendo a pedazos como la moral de esta Cartagena del Despeluque que tiene dos clases de cedazos para impartir justicia. Un cedazo para filtrar la moral de los que detentan y se disputan el poder, y otro para juzgar a los seres empobrecidos. Estamos en una sociedad alienada que la única manera para subir de categoría social es ser un diestro para robar, traficar y escalar posiciones de poder en el ámbito económico o político. O ser una puta respetuosa como Liliana Campos, quien elevó la profesión más vieja del mundo a un emprendimiento del entretenimiento, el lujo, el sexo y la fantasía. La misma Liliana reconoció que ejercía con dignidad su profesión.

La exuberante belleza de Kelly Marrugo, primera princesa de Altos de San Isidro armoniza con la fantasía de la Bahía de Cartagena. ¿Cuál es su relación con Liliana Campos, la Madame?

La investigación de la fiscalía ahora quiere atar cabos. En este caso quiere saber cuál es la relación de Liliana Campos Puello con la exprimera princesa del Reinado de la Independencia (2002), Kelly Marrugo Gonzalez, 35 años, oriunda de Altos de San Isidro, un barrio tan popular como Blas de Lezo. Esta bella mulata de exuberante cuerpo, se ha destacado como empresaria del turismo, puesto que tiene un hotel en la vía al mar, me dijo:

Mi relación con Liliana Campos es meramente comercial. Le arrendé por intermedio de una inmobiliaria el apartamento que aparece en Castillo Grande”.

Eso me aclaró Kelly Marrugo presentadora de un magazin de Tv. En efecto, la vivienda arrendada por la Madame está a nombre de Kelly Marrugo. Está situada en  la carrera 5 con calle 5 # 1-85, edificio Paola, apto. 1A en Castillo Grande, de Cartagena. (La entrevista con Kelly, se la presentaré en la próxima entrega).

Mientras tanto, el 24 de agosto será la audiencia donde se fijará la condena contra el depredador sexual, Raúl Romero Pabón, capitán de la Armada Nacional, quien se allanó a los cargos. Después que accedía sexualmente con niñas menores de 14 años, a quienes les tatuaba su nombre en la pelvis.

Las preguntas de Liliana Campos

Esta podría ser la pregunta que se estaría haciendo a esta hora Liliana Campos. Y habrían muchas otras más.

«¿En qué fallé para estar en esta celda?»

¿Acaso no fue la diosa afrodita que satisfizo las apetencias sexuales y caprichosas de las élites sociales? ¿Acaso no dignificó una profesión donde las chicas son discriminadas por una sociedad hipócrita y por los mismos clientes que ahora claman para que la Madame los borre de su base de datos? Como en la obra de teatro escrita por el filósofo francés, Jean Paul Sartre, la Madame es una puta respetuosa que ha dignificado la profesión, ya que sus chicas no se entregan en parqueaderos, en parques y solares abandonados o en hoteluchos de mala muerte. La puta de Sartre tiene ética y no vende su conciencia para condenar a un negro inocente acusado de matar a otro negro que en realidad fue asesinado por un blanco de la élite del sur de Estados Unidos.

El negocio de la Madame estaba debidamente organizado. “Cartagena Fantasy Services S.A.S”. Así se llama su empresa, según lo corroboró El Espectador.com. Este periodista pudo comprobar que ayer fue la última modificación que se le hizo a la firma con el fin de que no aparezcan socios que quieren mantener el anonimato. Es una agencia especializada en viajes fantásticos, con chicas fantásticas, deseadas, y deseantes que te pueden acabar tu aburrimiento con una felación de ensueño. ¿Acaso no hay un mercado que cada día crece en los altos estratos sociales, incluso, para culminar un buen negocio en la economía o en la política?

Un veedor, cuyo nombre me reservo, dice tener pruebas de que hay jefes políticos de la región que para ablandar a investigadores de la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría, le han dado un paseo por las Islas del Rosario en yate privado en compañías de chicas fantásticas. Todo incluido, y todo es todo. Al respecto, el veedor de dijo:

«Mira, Lucio, es una práctica que jefes políticos y servidores públicos financien viajes de fantasía, con todos los juguetes, a investigadores cachacos de la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría. Un recorrido por Cholón con varias chicas —como las de la Madame— ablanda a cualquiera, hasta el más duro de los investigadores».

Me piden que revele la lista de clientes de la Madame. Y yo respondo: estoy en eso, investigo.

La «Ronca», más conocida como la «Madame», es una emprendedora. No hay duda. Construyó una especie de «holding del sexo». Tiene una agencia para canalizar el turismo sexual nacional e internacional. Una lista de proveedores de yates deportivos tripulados por nativos de las islas. Proveedores de bebidas nacionales e internacionales. Chefs particulares que le satisfacen las fantasías gastronómicas a distinguidos comensales en medio de faenas sexuales. Platos típicos, nativos, a base de moluscos y cocteles de camarones  con una capa de polvos de «mero macho». Ese polvo debe estar bien dosificado para que al cliente no se le pare… el corazón.

Y, por supuesto, en su cadena de proveedores hay hoteles estrellas. ¿Dónde se pueden alojar sus ricos clientes? ¿En un hotelucho? Por supuesto que no. ¿La Fiscalía se hace la vista gorda? Tal vez voltea la cara para no ver que la gran proxeneta no es la Madame, que ésta solo es un eslabón de una industria que crece cada día más en Colombia causada por la subcultura traqueta, el enriquecimiento ilícito, el narcotráfico y la corrupción. Pero también causada por la ambición de enriquecimiento fácil.

49 prostitutas fueron liberadas

Pero vale la pena resaltar los operativos que se han hecho para liberar a damiselas encerradas como animales en dormitorios que se han convertido en prisiones. Estas mujeres no son como las chicas de la Madame que libremente hacen parte de su portafolio y que muchas veces se desempeñan como aplicadas universitarias que los fines de semana se «espelucan» y, luego, aparece una lluvia de billetes verdes de los Estados Unidos.

Según Mario Gómez, Fiscal Delegado contra la Violencia de Niños, Niñas y Adolescentes, 49 jóvenes fueron liberadas este fin de semana festivo, 23 son oriundas de Venezuela. Estaban en los sótanos de tres edificaciones donde funcionan discotecas con show de fantasía sexual cerca de la Bomba del Amparo.

La Madame no podría ser la gran proxeneta de Cartagena, pero tiene un gran olfato para este tipo de negocios que le ha dado todo lo que tiene a costa de haber hecho de su capa un sayo, pero también es un negocio que la ha llevado al fracaso y, muy probablemente, los verdes ganados con su capa no le alcanzaría para reparar los daños sufridos con su caída en la celda No 1 de la Cárcel de San Diego dirigida por Jimmy de Avila hijo.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.